sábado, 30 de mayo de 2009

AHORA QUE SOY LIBRE

¡Derrumbé mis propias fronteras! ¡Soy libre!
Las cadenas que una vez me aprisionaron yacen herrumbradas a mis plantas y el candado de aquel grillete torturante duerme el sueño eterno de los inútiles. En otros tiempos apenas si vislumbraba el resplandor de la luna colándose entre los intersticios de mi celda. Ahora mi vista se pierde allende los campos, sobre el horizonte, donde el alambrado de púas arranca un ramillete de sangre al magistral ocaso.
Antes, caminaba en círculos rebotando contra las paredes y socavando con mi andar desesperado las piedras de aquel piso frío y gris. Ahora, se me dio a elegir entre los senderos que no acaban sino más allá del infinito donde no llega siquiera la inmaterial sustancia de mi pensamiento,
En otros tiempos comía del horroroso festín de la ignorancia apretando los ojos en un intento por borrar de la mente la imagen de aquellos desperdicios que me eran ofrecidos como único alimento. Ahora, se me ha servido el banquete reservado a los grandes y puedo saborear el elixir de la vida en la exquisita copa de la sabiduría.
Antes no podía pensar siquiera en otros mundos sin correr el riesgo de agotar mis últimas fuerzas en el intento ya que me resultaba imposible asumir esa idea habiendo nacido en miserable cautiverio.
En cambio, ahora que soy libre, vuelo sobre eternidades pobladas de seres que como yo, buscan el arcoiris para proyectarse sobre la tierra con los cálidos rayos de la esperanza.
Alguna vez perdí las uñas al rasquetear las piedras que me rodeaban tratando de encontrar un resabio de naturaleza, más ahora mis dedos se hunden suaves en la fértil tierra cuando deposito la simiente fecunda de la vida y descubro alborozada el milagro de la siembra.
Tantos fueron los años de aquella soledad entre millones, de aquel vacío limitado por las únicas vivencias que el espacio me ofrecía, que ahora me resulta fantásticamente extraño el aire puro que respiro y el agua cristalina con que apaciguo mi sed cuando el sol calienta la arena bajo mis pies.
Porque de tanto caminar mi libertad, toparon mis pasos con el mar. Y fui cielo, y fui agua, y fui sal..., fui gaviota, fui orilla y un poco más allá, horizonte donde las olas danzan con la música del viento y el murmullo infinito de las distancias.
¡Ahora que soy libre, no puedo detenerme nunca más!

28 comentarios:

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

qué rebonito, niña, sentí rozarme cada palabra
besotes

esteban lob dijo...

Imposible decirlo mejor.

Abrazo.

mari dijo...

hay personas que teniendo la libertad mas adsoluta se sienten entre esos muros de piedra ahogando su grito de libertad...yo me libero cada dia con tus escritos , haces que aprecie mas todo lo que poseo GRACIAS LILIANA!!!

Un besote...

salvadorpliego dijo...

Estos versos me conmovieron en lo más profundo. Te los aplaudo.
Un fuerte abrazo.

MAJECARMU dijo...

Puedo decirte como Salvardor.."estos versos me conmovieron.." Porque,la poesía brota rebelde..y no quiere ser prosa,sino..cielo,agua,sal..horizonte y mucho más..!

Liliana, tu cuento es un magnífico conjunto de versos..prueba en tu mente a formarlos verás..!

Ha sido un placer disfrutar de la libertad de ese sentimiento..

Un abrazo muy fuerte.
M.Jesús.

Liliana G. dijo...

Hola Mª Ángeles, encantada por tu visita, amiga.
¡Gracias!
Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

¡Hola Esteban! ¡Bienvenido! Muchísimas gracias por anotarte como seguidor y por tus palabras, es un gusto.
Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Es cierto Mari, para ser libre hay que ser primero buena gente, caso contrario se vive entre las rejas de las propias acciones.
¡Qué lindas tus palabras! Me siento muy gratificada por ellas.
¡Gracias de todo corazón!
Un beso gigante.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Salvador, por visitar este nuevo sitio y por tus palabras que siempre tomo en cuenta y guardo en mi corazón.
Un abrazo fortísimo, amigo.

Liliana G. dijo...

Así es M. José, ya me había dado cuenta de ello. Es una prosa poética, lo quiera o no esos versos surgen, los respeto y allí quedan.
Este escrito tiene por lo menos quince años, y en él se nota la evolución que se fue generando en este tiempo. (Aunque no sigo un orden de publicación)

Muchísimas gracias por tus apreciaciones tan justas y por ello tan valoradas por mí.

Un cariño enorme.

Nirvana dijo...

"¡Ahora que soy libre, no puedo detenerme nunca más!" ¡qué bonito! Un excelente remate para un excelente relato.
Cariños.

≈ Estrellita ≈ dijo...

QUE BELLO ESCRITO, ESCRIBES HERMOSO, TE DEJO MIS SALUDOS DESEANDO DISFRUTES DE ESTE FIN DE SEMANA BESITOSS

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te digo que no te detengas Liliana, nunca.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Gracias Nirvana, es un gusto encontrarte y saber que mis escritos llegan de alguna manera.
Un beso, amiga.

Liliana G. dijo...

Hola Estrellita, muchas gracias y que pases un excelente fin de semana, de todo corazón.
Un cariño enorme.

Liliana G. dijo...

Mientras pueda seguir mi camino no me detendré Javier...
Muchas gracias por tu aliento, se siente.
Un abrazo de oso.

Laura dijo...

Liliana, mi torpeza informática me ha llevado a pinchar en este enlace...¡qué suerte que tengo de ser tan torpe!
En prosa o poesía eres LO MAS...
La historia que cuentas me pertenece tanto como a ti. Yo la viví. Tú la has contado.
GRACIAS.

Liliana G. dijo...

Jajajaja Laura, por acá decimos "no hay mal que por bien no venga", justamente para ilustrar lo que te pasó con el enlace.

No sabés qué gusto me da que te hayas sentido identificada. ¡Ésa es la meta! ¡Gracias!

Te espero cuando quieras para compartir este ratito.
Un beso enorme.

Linus dijo...

Pero mira por dónde vengo a dar con otro blog tuyo... ¡he tenido suerte!
Deberías promocionarlo en grande, niña, que tiene la calidad que ya se te conoce. Los escritos que llevan tu sello son imperdibles, como este relato, maravilloso.
Te dejo mis felicitaciones y mi cariño.

Fiamma dijo...

Hola amiga!

Que alegría inmensa me da saber que te sientes libre como el viento y el mar.

Es un escrito que da luz a las almas e invita a soñar.

Gracias por el premio, pero seré despistadilla que no pude hallar la imagen? Estuve viendo el blog, pero no la hallé jiji.

Besitos y disculpa mi despiste.
muacks

Liliana G. dijo...

¡Bienvenido Linus! Muchas gracias amigo, por tus efusivas palabras. Es que no sirvo para "vender", jajaja, es decir para promocionar este blog. Cuento con la simpatía de quienes me siguen y por lo visto, no me he equivocado.
Un gran cariño.

Liliana G. dijo...

Hola Fiamma, no desesperes amiga, el premio está en el otro blog "Bitácora de vuelo", allí lo econtrarás.
Gracias por pasar y por tus palabras.
Un beso.

Charly T. dijo...

Hermoso Lili. Somos los únicos carceleros de nuestra propia libertad, está en nosotros trasponer la puerta... Muy buenas imágenes.
Besos, amiga.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Tus palabras conforman un texto exquisito que nos hace sentir la libertad, nos hace sentir el roce de nuestros sentidos tropezando en libertad con la naturaleza y nos haces sentir esa sensación que nos hace pensar en que es imposible volver atrás. Lo he disfrutado mucho. Besitos:
Tadeo

Liliana G. dijo...

Así es Charly, está en nosotros trasponer esa puerta, somos los únicos dueños de la llave. Usémosla...
Gracias, amigo.
Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Hola Tadeo, bienvenido a este espacio, es un verdadero gusto.
Tus palabras son muy gratificantes y halagüeñas. ¡Muchas gracias!
Un fuerte abrazo.

Francisco J. Gil dijo...

Mi querida amiga precioso canto a la libertad a nuestra libertad.
Eres buena pero que muyyy buena.
besos
hs

Liliana G. dijo...

Holaaaaa Paco, gracias de todo corazón. Me siento halagada.
Un beso inmenso querido amigo.
sp