jueves, 15 de octubre de 2009

EL DISFRAZ DEL AMOR - Un relato de Salvador Robles Miras

Hastiado de la vida que llevaba, el hombre solitario, antes de perder la razón, o quizá después de haberla perdido del todo, decidió ponerse un disfraz distinto cada día de la semana y actuar en consecuencia. Así, el lunes se disfrazó de payaso; el martes, de cura; el miércoles, de vendedor ambulante; el jueves, de titiritero; el viernes, de ejecutivo; el sábado, de torero, y el domingo, de novio. Con este último disfraz, el segundo domingo, en el pórtico de una iglesia, conoció a una novia que acababa de ser abandonada al pie del altar. El hombre y la mujer caminaron mientras se miraban a hurtadillas, conversaron utilizando palabras que nunca antes habían pronunciado, callaron mientras se admiraban, y, entre palabras y silencios elocuentes, las horas pasaron deprisa, ya había anochecido. Se despidieron con un beso largo en la mejilla.

De vuelta a casa, el hombre, cuando se desvistió, colgó el traje de novio en la percha del vestíbulo, y no en el armario donde guardaba los otros disfraces; entretanto, a cuatro manzanas de distancia, en un apartamento, la mujer extendía su vestido de novia en el sofá-cama del salón. El hombre y la mujer presentían que pronto acudirían a una boda.

53 comentarios:

Liliana G. dijo...

Querida gente, hoy quiero deleitarlos con un relato de mi gran amigo, Salvador Robles Miras.
Salvador lleva publicados cerca de veinte libros (novela, ensayo, cuento breve, pedagogía), es un placer y un orgullo tenerlo entre nosotros. Espero que lo disfruten tanto como yo.

¡Gracias Salva! De todo corazón.

Un beso a todos.

Duna dijo...

Me ha encantado el relato por la buana narrativa, y la moraleja que contiene.
Totalmente cierto.
Andamos perdidos por la vida,interpretando papeles erróneos, hasta que encontramos el camino. Ahí es donde nos damos cuenta de cual es el rumbo a seguir.

Felicidades!

Besos para ambos.

Nirvana dijo...

Cuando el hastío de uno, se une al desamor de otro, surgen caminos de esperanzas que hacen que la vida vuelva a tener sentido para ambos.

Estupengo relato, revaloriza la vida a pesar de los desalientos.

Gracias, Lili, por este regalo.
Gracias Salvador por este cuento magnífico.

Un fuerte abrazo.

ALEX dijo...

Precioso relato Liliana...parece que el amor siempre triunfa...besos.

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAA LILIANA QUE BONITO RELATOOOO TE DEJO UN ABRAZO Y TE DESEO MUY BUENAS TARDESSSSSSSS
CHRISSSSSSSSSSSSSSSS

LEON PLATA dijo...

Quizás el hombre solitario se disfrazó de sí mismo. Acudiendo a " El Lobo Estepario" recordé que todos los hombres tenemos varios "yo", siempre contradictorios, siempre complementarios. No hay una estructura de personalidad única y fuertemente cohesionada, todos mudamos de atuendo según las circunstancias.
El hombre del cuento no está loco, sencillamente es un hombre atormentado por su honestidad, por ser hombre a cabalidad; por no querer ser un autómata monocromático...es un hombre rebelde y por lo tanto ve más allá de las falacias que envuelven la realidad...Ya voy entendiendo su soledad.

No es por comparar, pero este cuento tiene la genialidad de Gogol. Muchas gracias Liliana por compartir este fausto relato y así nutrir de sentido este día.

Besos para ti, y por favor dale mi fuerte abrazo a Salvador.

mari dijo...

ESTE RELATO,NO TIENE CONTINUACIÓN???????SI LA TIENE ME GUSTARIA LEERLA Y SI NO LA TIENE ME LA IMAGINO YO....MUY BONITO!!!

GRACIAS SALVADOR Y GRACIAS LILI POR COMPARTIR CON TODOS NOSOTROS.

BESITOS!!!!

Salvador dijo...

En efecto, Mari, este relato tiene continuación... en tu imaginación. Ahí tendrá un final apoteósico. Gracias por tu estímulo

apm dijo...

Lili, precioso este relato de tu amigo Salvador Robles... muy muy bonito, lo acabo de leer en voz alta a mi hija que me ha preguntado que hacía, y después de escucharlo, María (13 años) me ha dicho que es molón y chulisimo, coincidimos totalmente: precioso relato... igual que leer tus entradas y poemas es un gustazo, los de tus amigos, igualmente

Un besote enormisimo de esos gordos y sonoros (uno para tí, otro para Salvador)

Salvador dijo...

Verdaderamente es un un honor para mí participar en un blog como éste. No hay que calentarse los cascos más. El éxito en la literatura es que lectores que aman la literatura disfruten y aprecian tu obra. Nada más y nada menos. Desde la lejanía, me he sentido dichoso. Gracias de todo corazón

Marcos dijo...

Cuántas veces la vida nos obliga a ponernos tantos disfraces como estado de ánimo tengamos, y cuántas otras encontramos esa mitad que nos complementa y nos quita el último atuendo dejando nuestros sentimientos a descubierto.

Un cuento genial.

Gracias Lili por compartirlo con nosotros y gracias Salvador por habernos ofrecido este relato tan interesante.

Saludos a ambos.

Salvador dijo...

Gracias, Marcos, de todo corazón. Cuando todo parece perdido, no todo está perdido. Si estamos dispuestos a amar, siempre hay esperanza. El amor nos recuerda ese proverbio tan sabio que más o menos dice así: "Lo que das, lo ganas, lo que te quedas, lo pierdes". Que aplicado a la literatura podrías reformularlo así: "Si te quedas un cuento contigo en exclusiva, lo pierdes; si lo das, lo ganas. He ganado, gracias.

Liliana G. dijo...

Duna, la buena narrativa y la moraleja, son dos atributos que contienen todos y cada uno de los cuentos de Salvador. Me alegra muchísimo que hayas reparado en esos dos detalles tan importantes para un escritor.

Muchas gracias de parte de ambos.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Ése es justamente el mensaje, Nirvana, se pueden remontar situaciones que parecen perdidas, sólo hace falta darle una oportunidad al amor y a la vida.

Gracias por tu comentario.

Besos.

Liliana G. dijo...

Siempre Álex, Salvador lo sabe y lo expresa magníficamente.

Gracias.

Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

En esa búsqueda del hombre por SER,ensaya distintos papeles que su estado de ánimo le va marcando.. Un día pone toda la magia de su ser en la cara y en la palabra.. y la vida le responde,sorprendiéndole con un gran aplauso..
He ahí el encuentro consigo mismo..e ahí la esencia de su SER..!!

Mi felicitación para Salvador por su sugerente e inspirado relato.
Mi abrazo para ti Liliana.
M.Jesús

TIPEX dijo...

hola me llamo Tipex, y nos gustaria que participaras en el proyecto que estamos comenzando, en la creacion de un blog, de dar a conocer blogs, con la calidez y calidad del tuyo, en los que se haran comentarios en referencia a tu manera de escribir,las reglas las encontraras en una de las entradas, atentamente TIPEX,
http://corazonsimple.blogspot.com/

Lisandro dijo...

Aplausos, alausos, aplausos... a veces nuesro disfras puede ser desvestido por x persona, y eso si que es un amor puro y verdadero... yo apuesto al nuevo encuentro entre ellos!

Liliana G. dijo...

León, me gusta tu versión, el hombre es tan honesto que hace lo que los otros no pueden, es decir mudar de trajes según sus circunstancias. Esta honestidad que en principio lo atormenta con el hastío, muda nuevamente, pero esta vez en sentimientos, ya que le permite el encuentro que dará color a su vida, en definitiva, le permite encontrar el amor...

Celebro que te haga pensar en Gogol, es cierto, es una genialidad.

Muchas gracias amigo mío, por lo que a mí respecta es un placer haberlo compartido.
Tu abrazo le llegará a Salvador de tu propia parte, ya que él está en España, vos en Colombia y yo en Argentina... ¡Qué maravilloso!

Liliana G. dijo...

La historia que me contás con María, de tan sólo 13 años y atrapada por el cuento de Salvador, es enternecedora, apm. Quisiera que le dijeras a ella que su propio comentario es "molón y chulísimo", me ha encantado sobremanera y descuento que Salvador se ha quedado de igual modo que yo y más aún, siendo su propio relato.

Muchas gracias, de todo corazón, amiga. Recibo tus besos, y Salva recibirá los suyos.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por la propuesta TIPEX, pasaré por tu blog a interiorizarme del proyecto.

Saludos.

Salvador dijo...

Hoy, como cada mañana, me he puesto a escribir (la escritura también es disciplina), y, enseguida, el hombre del disfraz y la mujer abandonada delante del altar, han aparecido en la pantalla del ordenador. Iban transmutados en otros personajes. Les he prestado atención y... ¡La Literatura! Pronto, lo que me han contado recorrerá miles de kilómetros y estará ahí, con vosotros. Tan lejos (estoy en Bilbao) y tan cerca, a tiro de un cuento. Es la magia de la Literatura

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

precioso, lili...
buen finde guapa

Liliana G. dijo...

Los ensayos del hombre por SER, se basan en el juego de errores y aciertos, M. Jesús, como bien has dicho. A veces son tantos los errores que el mismo hombre descree del SER que lo habita y lo sume en el hastío del personaje, en la depresión, en el infortunio de un punto final que termine con su agonía. Y de improviso, la vida lo sorprende y lo rescata de sí mismo, le da la oportunidad verdadera de SER para que el hombre trascienda ¿Y qué mejor manera de trascender que encontrando el Amor?

Gracias M. Jesús por tus palabras siempre tan acertadas, tan de adentro...

Muchos cariños, amiga.

Liliana G. dijo...

Claro Lichi, todos apostamos a ser nosotros mismos en la vida a través del amor. Se encontrarán, no lo dudes...

Gracias, dulce. Tkm.

Liliana G. dijo...

¿Verdad que sí, Mª Ángeles? Y cuánto más nos nutre compartir con los amigos...

Gracias. Un cariño grande y excelente fin de semana.

Salvador dijo...

Uno escribe un cuento y lo lanza al mundo, por ejemplo, a diez mil kilómetros de distancia, y, horas después, vuelve a su lugar de origen, Bilbao, transformado. Se ha engrandecido con las miradas de Lisandro, de MajeCarmu, de Marcos, de APM, de Mari, de León Plata, de "Mundo Animal", de Alex, de Nirvana, de Dune, de la niña María, del lucero del Alba... de Liliana, y, además, el cuento vuelve a su autor y le dice: "Alguien ha visto en ti a Gogol". Los milagros existen, y se llaman Literatura. Gracias de todo corazón

Linus dijo...

He disfrutado con cada traje que se ha puesto este hombre, que son en definitiva, los trajes que tenemos colgados en el armario de la vida. ¿Cuántos de nosotros quisiéramos haber descolgado uno por cada día de la semana?
Leer entre líneas este relato, es poner al hombre en nuestra propia piel y considerar cuál será nuestra última vestimenta, la que nos permita acceder a la felicidad, o por lo menos acercarnos a ella.

Excelente relato. Lo he disfrutado.

Gracias, mi niña, por permitirnos compartir tu magia, y gracias Salvador por este cuento, que mira por donde, hemos de conocerte a través de nuestra querida amiga.

El beso de siempre para mi niña, un abrazo para ti, Salvador.

Salvador dijo...

Mira por donde es el mejor dónde, Linus, el blog Liliana. ¿Dónde iba a ser si no? Gracias por tu sabia y enriquecedora lectura de mi relato.

Àngel dijo...

Cuantas veces nos cambiamos de imagen sin darnos cuenta y mira.... nunca sabemos lo que nos puede ocurrir

Un abrazo

Liliana G. dijo...

Es verdad Ángel, no lo sabemos hasta que no nos animamos a abrir los ojos y a mirar a nuestro alrededor... allí seguramente encontraremos lo que estábamos necesitando y creíamos no tener...

Un abrazo grande. Gracias por tu visita.

Charly T. dijo...

Cuando un cuento breve está excelentemente redactado, contiene un mensaje entre líneas y atrapa al lector, es entonces cuando tiene el éxito asegurado.

Felicitaciones a Salvador Robles y un cariño muy grande para vos, querida amiga.

Salvador dijo...

Gracias por dejarte atrapar, Charly. Entre las líneas de tu comentario, adivino a un excelente lector. Nos vemos... en la literatura.

**Andrea** dijo...

Me encantó este relato, tiene el sello de la esperanza y la ilusión después de la tormenta del hastío. El planteo me pareció impecable.
Cariños.

Juan Sin Nombre dijo...

Un cuento donde la paradoja se pone el disfraz del futuro, mientras el hombre busca desesperadamente romper su hastío, en su búsqueda encuentra el atavío apropiado que lo proyecta hacia el amor. La bendición de encontrar el camino. No podría estar mejor expresado.
¡Enhorabuena!

Un beso grande para Lili y un fuerte abrazo para Salvador.

Salvador dijo...

Juan Sin Nombre tiene el nombre que conduce al Lector con mayúsculas. Gracias, Juan, por tu estímulo

Liliana G. dijo...

Un buen planteo como debe hacerlo un buen escritor, y ése es Salvador Robles, Andrea, el talento y la experiencia dejan huellas.

Gracias por tu comentario.
Cariños.

Francisco Javier dijo...

Que historia mas interesante, por llamarla de alguna manera, curiosa sería la palabra perfecta para definiarla, pero me ha gustado mucho, es algo que te llama la atención desde principio hasta final, un placer visitarte, abrazos de cariño.

Dyhego dijo...

Deberían haberse casado. No por aburrimiento ni desesperación sino porque el azar, que sabé más que todos nosotros juntos lo había previsto...
Un saludo

Liliana G. dijo...

Hola Francisco, el relato en sí es una metáfora sobre sobre el hombre y sus circunstancias en la vida, cuando todo parece perdido siempre está la esperanza, lo impredecible que lo rescata de ese lugar del que reniega.
Es verdad, el relato atrapa y lleva al final sin que nos detengamos. Este trabajo no es mío sino de Salvador Robles, un gran amigo.

Gracias por pasar e interesarte.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Hola Dyhego, bienvenido. Es verdad, y seguramente lo han hecho. El final abierto te da la posibilidad de imaginarlo y cerrarlo a discreción, esa es la meta de concluirlo de esta manera...

Gracias por tu comentario.

Saludos.

salvadorpliego dijo...

Genial!!!!!! Van mis aplausos por este cuento. Bravo!!!

Un fuerte abrazo para ti.

Anónimo dijo...

Un placer leerlo y charlar con él. Primero, tuve la gran oportunidad de conocerle, tomar algo y compartir una comida. Una de las experiencias más enriquecedoras que he tenido y una de las personas más deslumbrantes que he conocido, realmente, pedagogicamente abrumador. Después pude leer algunas de sus obras y relatos cortos, de los cuales me quedé prendada. Desde España, me parece maravilloso que otros países hermano-hablantes puedan compartir a una gran mente como Salvador. Un saludo a todos.

cristal de uma mulher dijo...

Cuanta sensibilidad literaria,niña es uno fenomeno.Tengo uno premio para ti en mi blog.escritores-de-luz-propia..besito

Salvador dijo...

Respetaré el anonimato de "Anónimo", aunque, con los datos que aporta, es imposible no acordarme de su persona. Y eso que sólo nos vimos una vez. Es un honor para mí que alguien de su extraordinaria categoría humana me lea con semejante devoción. Escribir merece la pena. Gracias de todo corazón, "Anónimo".

Salvador dijo...

La sensibilidad de lectores como tú, Cristal de Uma Mulher, alimentan la sensibilidad de un escritor como yo. Gracias por tu "alimento".

Salvador dijo...

A Bilbao me llegan ecos de la excelsas poesías que escribe Salvador Pliego. La "genialidad" que atribuye a mi cuento, Salvador Pliego, además de un honor, constituye un acicate para perseverar en mi incansable tarea de mejorar mi "yo" escritor. Nos vemos, Salvador, en la poesía, en los cuentos... en la literatura.

Rocío A. F. dijo...

Siento no haber firmado Salvador, pero no sabía muy bien como iba esto. Seguramente con las pistas ya habrías adivinado quién era, pero seguro que esta mañana algo te habrá dicho el ave nocturna de Ger :) bueno un saludín, espero volver a leerte muy pronto.

Firmado: anónimo.

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Gran escritor denota ser tu amigo. Haces muy bien en mostrarlo al mundo.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Hola Esteban, me alegra sobremanera que el relato de Salvador sea de tu agrado. Efectivamente, Salvador es un gran escritor y si yo no lo mostrara al mundo, no sería su amiga.

Muchas gracias, de todo corazón.

Un cariño grande.

Salvador dijo...

No todos los mundos literarios son iguales. En el mundo de Liliana, las palabras se encuentran en su elemento, lejos de los tópicos y la verborrea, cerca del corazón de la Literatura, muy cerca, en el corazón. Es un honor haberme asomado a este mundo. Palabra.
Gracias.

Salvador dijo...

Era imposible que no te reconociera, Rocío. Hay personas que dejan huella, y que, por consiguiente, para nosotros,jamás podrán permanecer en el anonimato. Gracias por leerme con tanto cariño. Mi yo escritor se siente en la gloria con lectoras como tú.

Liliana G. dijo...

Gracias Salva, por habernos "prestado" tu relato y tu presencia en este sitio.
Las puertas quedan abiertas para que todas las veces que lo desees puedas acompañarnos. De hecho, ya estoy esperando el próximo cuento tuyo y creo que nuestros lectores piensan lo mismo que yo.

Un cariño grande y gracias una vez más.