lunes, 16 de noviembre de 2009

LAS DEUDAS DEL PASADO - Salvador Robles Miras


Se detuvo a contemplar el camino recorrido, y, después de otear el horizonte, cuando quiso reanudar la marcha, le fue imposible levantar los pies del suelo; el ayer le había dado alcance. El futuro y el presente habían sido engullidos por un pasado repleto de cuentas pendientes. Y el hombre no podía saldarlas. El capital de su vida había sido invertido en un pasado que apenas producía dividendos. ¿Qué hacer? A la derecha, discurría el río, impetuoso tras las intensas lluvias caídas en la región. Un salto por encima de la baranda, y adiós deudas. Pero no se atrevió o, para ser más preciso, no quiso atreverse. En el último instante, en un ramalazo de dignidad, el hombre, sosteniendo la mirada deudora del pasado, se dispuso a pagar con creces todo lo que debía. Y, en ese momento, como por arte de gracia, el presente y el futuro insuflaron vida a su vida. Y dio un paso hacia delante.

31 comentarios:

Liliana G. dijo...

Otro cuento de Salvador, para pensar y disfrutar, donde el futuro tiene cara de esperanza y la vida el precio de los sueños.
Se los dejo con todo cariño.

Besos a todos.

¡Gracias, una vez más, Salva! :)

Nirvana dijo...

Cuando la desesperanza da un paso al costado, es cuando el hombre puede dar un paso hacia adelante. ¡Qué final tan bonito! Otro cuento lleno de vida, es un gusto Salvador.

Cariños

Lili, un beso grande, amiga.

princesa_ dijo...

Liliana gracias por haber traido hasta aquí tan hermoso relato. He de ser sincera en cuanto a que desconocía al autor y su estilo pero no se puede tener mejor emabajadora que tú.
Es un relato precioso traido de tu mano.
Un beso de alguien que SABE que te tiene muy cerca, que el estar a veces en diferentes lugares es cuestión de imaginación:
Se dobla el mapa a la mitad y ya estamos pegadas.
Un arrechuchón cargado de cariño de tu amiga.

Lisandro dijo...

Sin palabras... este hombre si que es un grande!!!!! ; ) .... un abrazo!

SANDRA... dijo...

MARAVILLOSO LEERLO AMIGA GRACIAS, QUE TENGAS UNA BELLA SEMANA, TE DEJO MUCHOS ABRAZOS Y BESITOSSSSSSSSS BUENAS NOCHES .

Salvador dijo...

Gracias, Lisandro, Nirvana, Princesa, por vuestras palabras reconfortantes. En este maravilloso blog de la gran Liliana, mi yo escritor se siente en la gloria. Y crece, crece, crece... sin perder nunca contacto con el suelo. Abajo, me aguarda el esfuerzo que conduce a la grandeza: hoy escribo mejor que ayer y un poquito peor que mañana. De todo corazón

Manolo Jiménez dijo...

Sin ajustar cuentas con el pasado el futuro es un imposible y el presente una carga.

Es el primer cuento que leo de Salvador pero no será el último, me ha impactado por el tratamiento del momento y la belleza del mismo.

Saludos y felicitaciones a Salvador.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Sandra, (buenos días, cuando te leo), sí que es maravilloso leer los cuentos de Salvador.

Un cariño grande y excelente semana.

Liliana G. dijo...

Hola princesa, es un gusto encontrarte... Siempre estoy cerca tuyo, no te quepa la menos duda, amiga mía.
Sí que el relato de Salvador, es digno de leerse, es un placer compartirlo.

Gracias por el "arrechuchón", otro para vos.

Juan Sin Nombre dijo...

Una vez más es un gusto leer un relato de Salvador. Para él la vida tiene el precio de la vida misma y se encarga de demostrarlo en cada escrito.

Un fuerte abrazo.

MAJECARMU dijo...

Salvador, mi enhorabuena, tu microcuento es un gran cuento de esperanza..
.. Y no me cabe la menor duda,de que ese gran río desplegó su energía positiva,que llegó directamente al alma del progagonista,dándole la dignidad y el amor propio que necesitaba para enfrentarse a la vida.. Y la vida estaba esperándole con los brazos abiertos..!!
La vida guarda silencio y respeta nuestra libertad,pero la naturaleza siempre nos manda su energía y su apoyo para seguir adelante.

Precioso relato,amigo.
Me alegro de que estés cerca de Liliana, ella es como tu gran río, que a todos nos da energía..
Es un placer sentir esa coordinación, mágica y espiritual entre los dos,que a todos nos beneficia.

Mi admiración y mi abrazo para ambos.
M.Jesús

Salvador dijo...

A veces, lo sencillo es lo grandioso. Y no hay palabra más sencilla y grandiosa que esta: Gracias.

Gracias, María Jesús, por tus hermosas palabras. Es un honor para mí.

mari dijo...

TU RELATO SALVADOR ES TODA UNA INYECCIÓN DE VIDA...PARA ATRAS NI PARA COJER IMPULSO,SIEMPRE ADELANTE.

SALVADOR NO DUDES NI POR UN INSTANTE QUE LILI Y TU HACEIS UN MUY BUEN EQUIPO...POR SEPARADO GENIALES,JUNTOS REQUETEGENIALES!!!!!

UN BESAZO PARA LOS DOS.

Liliana G. dijo...

Hola Manolo, muy buena tu frase, la comparto plenamente.
En cuanto a los relatos de Salvador, por supuesto que no será el último que colguemos, la calidad de sus trabajos, como te habrás dado cuenta, engalanan este sitio.

Muchas gracias, de todo corazón.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

A no dudar Juan, Salvador rinde homenaje a la vida en cada uno de sus cuentos, y el leerlos, nos hace partícipes de este homenaje...

Gracias, amigo.

Cariños.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

a este muchacho es una gozada leerle

Salvador dijo...

Y la gozada para mí, María Ángeles, es que una lectora como tú me considere literariamente una gozada. ¡Qué gozo! Gracias. De todo corazón

Liliana G. dijo...

Verdad que este relato es una inyección de vida Mari, los cuentos de Salvador siempre lo son...

Gracias por tan bonitas palabras, amiga.

Cariños por parte de Salvador y mía.

Charly T. dijo...

¡Cuántas veces nos vimos imposibilitados de levantar los pies del suelo! Magnífico relato, donde el presente le gana la partida al pasado tortuoso, merced a saldar esas deudas que nunca debieron quedar pendientes.

Un cuento, que no es cuento, es una realidad y una esperanza.

Abrazos para Salvador y un beso grande para Lili.

apm dijo...

Salvador, que bonito tu relato, que poético también y que reflexivo -como dice Lili, el futuro tiene cara de esperanza-, y, siempre hay que dar pasos hacía adelante, muchos o pocos, grandes o pequeños, pero siempre dando pasos, siempre hacía adelante. Es un gustazo leerte

Un besote, supergordo

Salvador dijo...

Es un honor tener unos lectores como vosotros. Un honor que trataré de corresponder esforzándome en mejorar como escritor. La escritura siempre es mejorable, siempre, como las personas, por eso no hay que regatear esfuerzos. Gracias por vuestro estímulo.

futbol costa rica dijo...

Como siempre super interesante leerte siempre queda algo interesante dentro que te hace reflexionar.

Linus dijo...

Excelente cuento, estimado amigo, el buen escribir es síntoma del buen entender. Felicitaciones.

Abrazos

Salvador dijo...

La excelencia que me atribuyes me espolea a perseverar en pos de la excelencia. Esta es una tarea que no tiene final. Como ha de ser. En la escritura, la supuesta excelencia de hoy, no te garantiza la de mañana. El esfuerzo y la humildad, tal vez. Gracias por leerme, Linus. De todo corazón

Emma dijo...

Un esperanzador futuro es lo que nos da la fuerza que en algunos momentos flaquean, y hay que ponerse manos a la obra en el presente.
En situaciones extremas es cuando nos damos cuenta de lo que tenemos y lo que vale.

Un gran abrazo Liliana y Salvador.

Liliana G. dijo...

Así es futbol costa rica, los cuentos de Salvador llaman a la reflexión y dejan un regusto a vida...

Gracias por tu aporte.

Abrazos.

Liliana G. dijo...

Así es Emma, y esa fracción de segundos donde nos damos cuenta (o no), marca la diferencia entre ser parte del futuro o no serlo nunca.

Muchas gracias, amiga.

Un beso grande.

María José Céspedes dijo...

Cuando el pasado nos aplasta y el presente es un tiempo sin futuro, solamente la dignidad nos hace fuertes ante la Vida. Felicidades por presentar un cuento con alma.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Verdaderamente la dignidad hace prodigios y la voluntad hace el resto... comparto tus palabras y te las agradezco, dándote la bienvenida a este espacio, María José.

Diste en la tecla, los cuentos de Salvador tienen "alma".

Cariños.

Lobo Atento dijo...

Genial el relato!
Siempre tenemos dos opciones: rendirse o seguir hacia adelante. Yo prefiero la segunda, por supuesto.

De nuevo me vuelvo dejar caer por aqui. Saludos desde La boca del lobo, auuuuu!

Liliana G. dijo...

Podés dejar caerte por aquí cuanto quieras Lobo Atento, es un gusto recibirte. Coincido con la genialidad del relato.

Gracias por tu visita.

Saludos.