miércoles, 13 de enero de 2010

UN NUEVO LIBRO DE SALVADOR ROBLES

En las Letras todo es posible. Es posible hilvanar sentimientos, acunarlos, renegar de ellos, atesorarlos en la profundidad del corazón y de la razón, pero también es posible jugar con las palabras, acercarse a ellas poniendo lo mejor de sí para llegar al lector y atraparlo en ese juego maravilloso donde la realidad, disfrazada de fantasía, echa a volar abriéndose camino entre la atención y el asombro. Salvador Robles posee una habilidad extraordinaria para transmitir esas vivencias cotidianas, que convertidas en relatos, se erigen en el hilo conductor de este nuevo libro. Para muestra, sólo basta un botón...


LA GATA ESPERANZA

Todas las mañanas, la primera tarea que la maestra Adela ordenaba a sus alumnos era que dibujasen lo que les sugería la palabra que previamente había escrito en la pizarra. Aquel día el vocablo elegido fue la esperanza.

Un sol, una flor, una boca sonriente, el ojo de Dios dentro de un triángulo, la cumbre de una montaña, una puerta entreabierta... un gato con botas. ¿Un gato con botas? Qué curioso. Y se le había ocurrido a Dolores, la niña más triste de la clase.

—¿Por qué un gato, Dolores?
—No es un gato, doña Adela, es una gata.
—De nombre Esperanza, ¿no?
—Eso es.
—Y las botas de siete leguas, ¿para qué son?
—Para que no tarde toda una vida en recorrer las miles de leguas que la separan de mí.

34 comentarios:

Liliana G. dijo...

Queridos amigos, tengo el gusto de presentarles el libro número dieciocho de Salvador Robles. Editado por Paréntesis Editorial, Colección Umbral, acaba de salir a la venta.
Quiero contarles, con sumo orgullo, que luego del Prólogo encontrarán mi opinión de este libro bajo el título "La grandeza de las pequeñas palabras", un honor que recordaré por siempre.
Espero de todo corazón que sea de vuestro agrado.

Reciban mis cariños de siempre.

Liliana G. dijo...

Gracias Salva, por hacerme partícipe de tu arte permitiéndome compartir unos renglones de este libro pletórico de amor y de sabiduría.

¡Ëxitos, querido amigo!

Besos

Rosario dijo...

Me ha gustado mucho esa pequeña muestra del libro de Salvado Robles.Lo intentaré leer, pues me parece muy interesante.
ENHORABUENA
A menudo las niñas tristes, nos sorprenden con unos sentimientos muy maduros y profundos.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Draco dijo...

ENHORABUENA SALVADOR,PRIMERO POR TU LIBRO Y SEGUNDO POR LA MADRINA LILIANA ...ESTOY SEGURISIMA QUE NECESITARAS LAS BOTAS DE SIETE LEGUAS PARA PODER RECORRER TODOS TUS LARRRRRRRRRRGOS EXITOS.

UN BESO PARA LOS DOS.

MARY.

Nirvana dijo...

Un relato con la ternura y la crudeza que nos ofrece la vida. Me ha conmovido gratamente, es verdad que los niños muchas veces son nuestros mejores maestros.

Felicidades por este nuevo libro.

Muchos cariños.

Linus dijo...

No hay palabras que sean pequeñas cuando la "esperanza" es grande. Un muy buen cuento, que a modo de adelanto, anticipa un buen libro.

Enhorabuena, Salvador, y un abrazo para ti, Liliana. El vuestro es un buen equipo.

Liliana G. dijo...

Gracias Rosario, es verdad, los niños tristes generalmente maduran antes de tiempo.

Sí, el libro de Salvador es interesante, todo lo que compete a la vida lo es, y más aún cuando está maravillosamente escrito.

Cariños

Liliana G. dijo...

¿Ahora soy madrina, Mary? :) Si es así, es un gusto serlo de un libro como "Pequeñas palabras".
Seguramente que los éxitos de Salva, necesitarán las botas de las siete leguas.

Muchas gracias Marita, de parte de Salvador y un besote de parte mía.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Nirvana, y de la observación de la vida surgen relatos como este, llenos de sentimiento y bien reales.

Muy agradecida en nombre de Salvador.

Cariños

Liliana G. dijo...

Gracias, Linus, es un gusto que hayas interpretado la esencia del cuento. Puedo asegurarte que verdaderamente "Pequeñas palabras", no defrauda, todo lo contrario.

Un abrazo del "equipo" :)

Charly T. dijo...

Ciertamente que la realidad disfrazada de fantasía nos llega a través de la magia de las palabras, esas palabras que agrupadas en un cuento como este, captan y valoran los sentimientos.

Felicitaciones a Salvador por el nuevo libro y gracias a Liliana por darlo a conocer.

esteban lob dijo...

Me siento representado. En mi lejana infancia también fui un niño triste.

Juan Antonio dijo...

Que esa gata se quede a vivir en la casa de esa niña triste y procree mas gatos esperanzados en el tejado.
Mi vida triste la cambio un payaso infeliz que me ha acompañado toda la vida.Es verdad Liliana que la esperanza de la vida viene en palabras pequeñas.Generalmente las
grandes palabras suponen grandes mentiras.Enhorabuena por haber pasado a la eternidad de un libro.

salvadorpliego dijo...

Suena muy interesante. Gracis por compartirlo.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Coincido con vos, Charly, cuando se escribe con sentimiento, afloran las buenas historias, las que hablan de algo concreto, las que se sustentan en el diario vivir aunque no están exentas de la magia del soñar.

Gracias.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

El que te sientas representado, Esteban, sugiere que el cuento tiene un sustento verídico y racional. Lamento que hayas sido un niño triste, aunque seguramente eso determinó que luego fueras quién sos ahora, una gran persona.

Gracias, amigo.

Besos

Liliana G. dijo...

Si ese payaso infeliz, cambió tu vida triste, aunque haya vivido dentro tuyo tiene el mérito de haber revertido la situación.

Juan Antonio, no he sido yo sino Salvador Robles, quien ha pasado a la eternidad de un libro. Yo aún espero mi oportunidad :)

Gracias por tus palabras.

Cariños

Liliana G. dijo...

Gracias a vos, Salvador Pliego. Seguramente es interesante, doy fe...

Un abrazo.

**Andrea** dijo...

El cuento es de una calidez amorosa y a la vez cruda. ¡Cuántos niños se aferran a la esperanza de la felicidad! Me encantó.
Trataré de conseguir el libro.

Felicitaciones.

apm dijo...

En primer lugar mi sincera felicitación a Salvador, por ese nuevo libro, que un libro es un libro, nada más y nada menos que un libro !menudo!
En segundo lugar, el título es encantador, muy evocador, resuena a ternura... por lo menos, a mí !me gusta!
El relato de la gata Esperanza, precioso, absolutamente delicioso, ¿como una niña triste no iba a dibujar la esperanza con una gata con botas de siete leguas?, claro que sí, si estaba cantado... c´est vrai, que dirian los franceses.

Lili, dos besotes de esos gordísimos, uno para tí y otro para Salvador.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Andrea, muchas veces damos por sentado que todos los niños son felices. Sin embargo la tristeza también está con ellos. Sólo los sueños y la esperanza pueden ayudarlos a crecer.

Te lo recomiendo, Andrea, no te arrepentirás.

Gracias y muchos cariños.

Liliana G. dijo...

A mí también me encanta el título, apm, encierra el sentido de la sabiduría y de la humildad.
El libro no me deja mentir, hay que leerlo...

Gracias de parte de Salva y mío, amiga.

Besotes, tan gordos como los tuyos :)

Lorenzo dijo...

Salvador Robles, alias "Lorenzo", os da las gracias a todos por vuestros elogios. Este blog es una fuente inagotable de estímulo. Por otra parte, os pido disculpas por no haber "aparecido" hasta ahora. Cuando hablan del libro de uno, es mejor mantenerse al margen. Liliana, a pesar de haber escrito sólo la presentación de "Pequeñas palabras", es una parte importante de la obra. Palabra . De todo corazón

Marcos dijo...

He leído varios cuentos tuyos, Salvador, que Lili ha publicado en este blog y debo decirte que me han gustado mucho. Son relatos donde la realidad es puesta a prueba por la fuerza de tu estilo.
Felicitaciones por este nuevo libro.

Abrazos

P.D.: Aunque Lili haya escrito sólo la presentación, siempre está presente, me consta. Y si ella lo ha hecho, es porque tu obra lo merece.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Salva, ya sabés que para mí es un honor y un gran halago haber podido compartir con vos, un espacio de Letras y una amistad verdadera.

Cariños :)

Liliana G. dijo...

Gracias por la parte que me toca, Marcos. Hemos compartido muchos años de amistad con vos para que sepas que siempre digo lo que siento.
Sé que Salvador se siente ampliamente gratificado por tus palabras.

Un fuerte abrazo de parte de ambos.

Juan Sin Nombre dijo...

Las palabras que se escriben desde la humildad, nunca son pequeñas, antes bien, son grandes en su esencia y en su sentir.
Muy conmovedor tu cuento Salvador, es cierto, "como muestra basta un botón"...
Éxitos con este nuevo libro.

Un abrazo.

futbol tico dijo...

Se ve excelente esta pequeña presentacion del libro seguro debe de ser muy bueno.

Liliana G. dijo...

Juan Sin Nombre, me tomo el atrevimiento de agradecerte en nombre de Salvador, que como habrás visto en su comentario y justamente desde esa humildad que has mencionado y que lo caracteriza, prefiere mantenerse al margen de los halagos que le prodigamos. Sólo decirte que cada palabra recibida, es para él un gran aliciente.

Muchísimas gracias.

Cariños

Liliana G. dijo...

Así como se ve, así es, futbol tico, muy bueno. Lo recomiendo sin dudar...

Gracias, amigo.

Saludos

Rodolfo Cuevas dijo...

Felicidades por tu trabajo, Liliana; en verdad, el relato de muestr es profundamente enternecedor...
Un dulce y cálido abrazo para ti Liliana....

Liliana G. dijo...

Mi trabajo sólo consistió en escribir una pequeña presentación del libro y armar este post, Rodolfo, el autor del cuento que transcribo es un gran amigo, Salvador Robles.

Muchas gracias por tus elogios al relato y por tu cariñoso abrazo.

Besos

Martha M. Candelero dijo...

Conmovedor relato donde la esperanza se viste de fantasía para acercarse a una niña que necesita ser feliz.
Evidentemente un libro que promete entretener y a su vez, hacernos reflexionar.
Felicitaciones por el libro.
Saludos desde Chile.

Liliana G. dijo...

Comparto tus comentarios sobre el cuento y el libro de Salvador, Martha. Leerlo es la consigna :)


Muchas gracias.

Un abrazo.