jueves, 19 de mayo de 2011

DE LOCOS

Me comienzan a invadir las sospechas, intuyo que hay algo raro detrás de todo esto.

Las consonantes se niegan a alinearse sobre el renglón y se amontonan al pie de la página, espantadas. Apenas tres o cuatro mayúsculas se han achicado tanto que parecen subíndices, y ni hablar de las vocales, corriendo de aquí para allá como tontas, salvo las “a” que están en contubernio con las “h” y se la pasan gritando: “aaaaaaaaaahhhhhh”.

Se niegan a formar palabras, oraciones, párrafos y… cuentos. Primero pensé que era un problema sindical. Sin embargo, me dicen, es por el honor.

56 comentarios:

Charly T. dijo...

¡Muy bueno! Un estilo inusual dentro de tu modo de escribir, pero con la calidad de siempre. Intuyo un mensaje velado. Si las letras no quieren convertirse en cuentos tiene que haber un motivo valedero.

Repito, hay algo más... Me encanta quedarme con la intriga.

Besos, Lilita.

José Miguel Ridao dijo...

¡Tremendamente gráfico! Me ha parecido ver a las letras correteando de acá para allá, juntándose, separándose, conspirando... ¡Te has lucido! Pulso rápido el botón de publicar, que se me alborotan las letras.

Un beso.

maduixeta dijo...

Simplemente: genial.
bss

El Mar...Siempre el mar dijo...

Querida Lili buenos días.

Las letras podran tomar el camino que le lleve hasta donde ellas pretenden pero...nada pueden Ellas pueden tirar con todas las fuerzas pero tu maestria consigue hacer de tu entrada una delicia.

Mi mejor sonrisa para ti

Uka. dijo...

Sea por el problema que sea,lo cierto es que en ocasiones son muy escurridizas,pero vuelven a unirse,ya lo verás.
Besos.

Linus dijo...

Las letras saben lo que se juegan cuando se reúnen en un texto. Seguramente temen decir lo que piensan, aunque las muy tontuelas no saben que si eres tú quien las reúne será para un excelente fin.

Muy bueno y simpatiquísimo.

Besos.

MAJECARMU dijo...

Liliana,tus letras están de huelga y se manifiestan abiertamente,gritan,se quejan,difunden manifiestos de justicia,renovación y autenticidad.Nuestra clase política debe oirlas.Seguimos atentos los acontecimientos de la plaza del Sol.Allí y aquí la revolución de las letras es una realidad,ya era hora...!!
Mi felicitación por tu mensaje en clave,que cada cual puede interpretar a su manera.Y por supuesto mi abrazo grande siempre,maestra.
M.Jesús

Liliana G. dijo...

En cuanto al estilo, querido Charly, trato de incursionar aquí y allá, eso sí, sin perder mi identidad literaria. En cuanto al relato, no se puede negar lo bien que me conocés :)
Siempre hay algún motivo que avergüence a las letras por conformar algunos textos cargados de despropósito, en la forma o en el mensaje. Convengamos que no todo lo que se escribe es digno de encomio ¿verdad?

Muchas gracias, Charly, de verdad.

Besotes.

P.S.: Crear intriga es genial siempre que no nos la creen a nosotros, jajajaja

Liliana G. dijo...

¡Hola José Miguel! Siempre es estupendo encontrarte, no cualquiera está a la altura de tus ¡chop!

Yo diría que cuando las letras se encuentran en tu cuaderno, por ejemplo, bailan rumba. Allí sí que se deben sentir libres, muertas de risa, pensantes, poéticas, denunciantes, escatológicas, subordinadas, ruborizadas... pero siempre ¡Geniales!

Gracias, Ridao. Ya volveremos al ruedo (espero que me deje el tiempo).

Besotes encantados.

Liliana G. dijo...

Bienvenida Maduixeta, lo genial es seguir encontrando gente que guste pasar por este sitio con tan buena predisposición.

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Gracias, Paco! Qué amoroso. Las tuyas, tus palabras, siempre se juntan para convocar a la ternura.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Así es Uka, siempre terminan dándole sentido al sinsentido de algunas situaciones, menos mal que tenemos el privilegio de agruparlas con el corazón :)

Muchas gracias, amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Eso es cierto, Linus, las letras se reúnen para distintos fines, algunos non sanctos, pero siempre habrá alguien que les devuelva su gallardía.

¡Muchas gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con vos, María Jesús, son las letras, reunidas en magníficas palabras las que deben alzarse ante la injusticia, la deslealtad de cualquier tipo, el inconformismo social y la iniquidad en general. Ellas saben que son la llave para que las circunstancias se modifiquen, y siempre esperando que sea de la mejor manera.

Desde Argentina, todos estamos atentos de los acontecimientos de la Puerta del Sol.

El mensaje en clave, es "tan clave", que puede aplicarse a la mayoría de las situaciones que nos rodean :)

Mil gracias, querida amiga, siempre es un placer escuchar el eco de tus palabras.

PATSY dijo...

Tus letras están siempre preparadas para la frase justa, la genialidad de un cuento y el más sentido poema.
Tus letras bailan de la alegría, Lili.

Me encantó!!!!!!!

Besos y feliz finde.

ZEDIECK dijo...

Esas letras están encantadas de vivir en tu casa, la de tu inspiración, que hace nacer cuentos como este. Encantador.

Besos.

Mary dijo...

Si,Amigo Charly,hay algo más....“aaaaaaaaaahhhhhh”.ES POR EL HONOR.

GENIAL LILI,CON Y SIN MENSAJE.

Un super beso¡!

Pd.a la hogueraaaaaaaaa ;O)

Charly T. dijo...

Estimada amiga Mary, siempre hay algo más, no lo dudes. Y si de honor se trata, ya sabemos que nuestra querida Liliana, rinde homenaje perpetuo a esa maravillosa palabra.
Coincido con vos, es genial.

Un beso.

Mary dijo...

Charly,gracias mil gracias por contestarme,Tu no tienes blog pero quiero que sepas que soy tu seguidora,con muchos de tus comentarios reflexiono y aprendo, PALABRA¡!,eres una persona que creo que tienes mucho que decir,te lo digo de todo corazón,aunque te este tuteando te respeto muchisimo.

Un abrazo Charly¡!

Pd.Perdón Lili por quitarte un trocito de blog.

apm dijo...

!Por el honor!, ya lo creo que por honor, Lili, tus letras se han enterao del movimiento de Indignados y quieren unirse a esos cientos de miles de personas que se están concentrando pacificamente en calles y plazas de todas las cuidades para mostrar su descontento con la clase política y sindical, con la globalización etc y pedir que haya una auténtica democracia real... y, como no pueden ir a las setas (La plaza de la Encarnación, que es la plaza de Sevilla donde estan acampados el movimiento de indignados), o a la Puerta del Sol (en Madrid), se niegan muy dignas a formar palabras: ellas también están indignadas por los derroteros por donde va el mundo.
Me uno a tus letras Lili, yo también soy como una de esas minúsculas cualquiera arrinconá al pie de página... por el honor, indignada, muy indignada.
Que sepas que me ha encantao tu relato: fantástico!!!

Mil besotes gordotes

Ana dijo...

Las personas que nos dedicamos a escribir sabemos lo difícil que resulta a veces "apacentar" las díscolas palabras. LO que no sabíamos algunas, y ahora lo sabemos, es que las palabras tienen honor. El honor que les confieren sus letras. Todo un honor haber leído este excelente microrrelato.

Liliana G. dijo...

Y cuando no están dispuestas, las preparo a la fuerza, Patricia, es el único modo que conozco de poder llegar al lector: con perseverancia y esfuerzo.

Gracias, querida amiga, es un verdadero placer contar con tu presencia.

Besos mil, que pases un buen domingo.

Liliana G. dijo...

Gracias, ZEDIECK, el encanto es que leas mis textos :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

Siempre con mensaje, Marita, siempre...
Un cuento sin mensaje es como un libro en blanco esperando por tener sentido.

¡Por el honor! Tenés toda la razón...

¡LA HOGUERA! :))

Muchas gracias, y otro súper beso para vos.

Liliana G. dijo...

Me permito "escuchar" las palabras que compartís con Marita, Carlos. Gracias una vez más.

Liliana G. dijo...

Nada de disculpas, Mary, para mí es un honor que en este espacio se puedan compartir tan hermosas palabras de amistad.
Es todo de ustedes. ¡Gracias!

Liliana G. dijo...

Claro que sí, apm, mis letras siempre se reunirán para defender la paz, el criterio y la razón. Ellas tienen el honor de decir lo que muchas veces nuestra boca debe callar.
Y no creo para nada que seas una "minúscula arrinconada", por el contrario, son ellas, las aparentes minúsculas, las que tienen por meta, formar entre todas "la letra capital".

Un beso enorme, apm, y de todo corazón.

¡Gracias!

Liliana G. dijo...

Nada tan cierto, querida Ana, ser pastores de letras es un arduo trabajo al que se debe dedicar mucho tiempo, amor y "afán de superación".
El honor que tienen las palabras siempre pasa por el honor y la ética de quien las escribe.

Tu visita sí que es un honor. Ella hace que estas letras desordenadas te sigan de cerca.

¡Muchas gracias!

Besos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo afectuoso, mi estimada Lili:
Sucede que si el escritor es un gerente y sus obreros son las letras, pues muy justo es que, algún día al año, éstas le monten una huelga de brazos caídos... a mí, las letras se niegan a obedecerme muy de vez en cuando. Como el dibujante y pintor que soy, me encantó este relato, debido a lo tremendamente gráfico que es.
Besos y abrazos, muchos, para ti, mi querida Lili.

Charly T. dijo...

Lo sé por Liliana, Mary. También yo siento un gran cariño por vos a través de ella, sus amigos son los míos en todo el sentido de la palabra.
Podés tutearme tranquilamente, desde luego. Tengo más años que el girasol, pero eso no es impedimento para que lo dejes de hacer, por el contrario, me hago ilusión de que tengo menos, jajajaja

Un beso Mary, y muchas gracias por tus palabras.

(Y gracias a vos Lili, por este lugarcito tan cálido.)

Marcos dijo...

A mí también me comienzan a invadir las sospechas; si las palabras se niegan a hacerte caso es porque son unas salvajes :)
Sé que las domarás con maestría para que marchen hacia la meta.

Y a mi juicio ya lo han hecho, tu micro es estupendo.

Besos, querida amiga.

OZNA-OZNA dijo...

las letras están esperando que un alma sensible y dulce de Poeta como la tuya las situé con magia y belleza. un besin muy muy grande de esta asturiana.

Antonio Misas dijo...

Y sin embargo, sin pensamiento no hay nada, no hay manera de juntar las letras, ni siquiera el honor haría un buen papel con la palabra si no existiera el pensamiento. Aunque el discurso sindical, el político, está vendido a la vanidad del marketing y de las masas, al populismo, para identificar los egos con grandes palabras, que en si mismas, sin hechos, no son nada.
La narrativa es otra cosa; yo me he sentido un niño en la escuela leyendo tu cuento, MAESTRA.
Muchos besos

Liliana G. dijo...

Hola Rodolfo ¡es cierto! Las letras también tienen derecho a la huelga cuando se las explota de vil manera. Y vaya que hay casos en que debieran acudir a un sindicato, pues hay textos que merecen no haber sido escritos nunca...

Muchísimas gracias, querido amigo.

Un beso enorme y un gran abrazo.

Liliana G. dijo...

Gracias a ustedes, Carlos, me honra que desde aquí puedan departir y afianzar amistades.

Besos.

Liliana G. dijo...

No se me había ocurrido esa comparación, Marcos, me encantó. Pero en "mi" sitio, las letras deben obedecer a su única entrenadora ;)

Muchas gracias.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Ozna, sos un cariño, mis letras te lo agradecen de corazón.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Muy de acuerdo, Antonio, de nada sirven las palabras si no hay quien razone en su aglutinado mensaje. Y en este punto "los vendidos de siempre" hacen el ridículo, pues los textos descubren a sus autores.

Muchísimas gracias, por tu contudente comentario y por tu ternura ;)

Muchos besos.

//elojodelhuracan// dijo...

Yo también sospecharía de las letras. Tal vez ocultan un asesinato literario o palabras de amor que deben mantenerse en secreto ¿por qué no?
Lo único que sé es que este cuento deja abierta la puerta de la imaginación del lector y lo hace con la maestría de todos tus escritos.

Encantador, Lili.

Besos.

Rayén dijo...

Al parecer las letras estan un poco alborotadas.Dales una pausa, ya responderán.

Un abrazo, amiga.
Hasta pronto.

Kiki Nikon dijo...

Mis letras se unieron para decirte lo genial que me pareció tu cuento y te regalan un "Ooooooohhh" de admiración. Tiene gracia y estilo.

Un beso grande, Liliana, pasar por aquí siempre supone una sorpresa.

esteban lob dijo...

¿Y acaso no tienen derechos sidicales, Liliana?
Jajajaja.


Un beso.

Liliana G. dijo...

¡Asesinato literario! Nunca mejor dicho, Jorge, hay textos que merecen la hoguera :)
Por suerte, el final abierto nos da la oportunidad de evitar la pira...

Gracias mil.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Está bien que se alboroten de vez en cuando, también tienen derecho ¿verdad? Ahora están de recreo :)

Muchas gracias, Rayén.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Siempre digo, Kiki, que la literatura tiene esas cosas que también te permiten jugar con el texto, es agradable y hasta me resulta simpático a mí :)

Gracias, amiga.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡Por supuesto que sí, Esteban! Hoy en día si no lo tuvieran, estarían haciendo un "piquete" en Plaza de Mayo, jajajajaja

Un beso, Esteban.

Marymar dijo...

Si que es raro, Lili, estas letras no saben lo que se pierden si no forman tu cuento, pero sé que sos una maestra que sabe cómo dominarlas.

Y ya lo has hecho!!! Tu relato es un amor.

Besos.

MA dijo...

Liliana amiga, encantada de leer tu escrito: De locos, una locura de letras que da lugar a crear un juego de sopa letras. Cada una suelta andando como loca por su casa y mundo de fantasía.

Abrazos de MA para ti amiga mía.

Liliana G. dijo...

A veces las letras se despitan un poco, pero luego de reflexionar vuelven donde deben :)

Gracias, Marymar.


Besotes.

Liliana G. dijo...

Así es, Ma, de vez en cuando latras se toman un recreo para hacer lo que quieren, jajajajaja

Muchas gracias, amiga.

Besos y cariños.

El alegre "opinador" dijo...

Anda que si las letras se ponen reivindicativas, va a ser un desastre...
Besos.

MariCarmen dijo...

Maestra, agradable sorpresa! Veo con agrado tu versatilidad y un estilo diferente pero igualmente entretenido y con mucho por decir, puedo leer entre lineas lo mucho que dicen este sindicato de palabras revoltosas.

Buena entrada que me entusiasma y deleita, muchos besitos mi buena amiga....

apm dijo...

Lili... que no lo entiendo, cómo puedo darle a publicar un comentario y que en tu blog se me publique, y en el mío, no me reconozca el perfil y no me deje publicar por más que lo intento: ¿que tengo que hacer o donde le tengo que dar?... ¿ves como sí que soy una letra minúscula y ando arrinconá por el blogger, el google o la informática en general?
Gracias, besitos a miles y miles

Liliana G. dijo...

Es verdad, Opi, ya las veo yo lanzadas a la calle con pancartas, bombos y platillos pidiendo mejoras salariales :))

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola MariCarmen! Qué gusto tan grande encontrarte con tan entusiasta acogida.

Muchísimas gracias, querida amiga.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Aaay, apm, no es porque seas una minúscula arrinconada, jajajaja Es que Blogger está así de picarón, como las letras de este cuento.
Verás que en un par de días te deja entrar donde quieras. Ya me lo ha hecho a mí y he vuelto a la normalidad bloguera. Paciencia, amorosa.

Besazos :)