sábado, 26 de mayo de 2012

LA ÚLTIMA LÁGRIMA

Cuando su propio caso le nubló la objetividad, Edith se excusó ante el auditorio, y abandonó la conferencia sobre los Derechos del Niño. Imposible no recordar cuando una orden de desahucio la dejó en la calle junto a Martín, su pequeño de dos años. De nada habían servido sus súplicas, ni las promesas de su ex marido de abandonar las apuestas, esas que se habían devorado todos los ahorros y la vida misma. Luchó como una leona para salir adelante, hizo de su esfuerzo una doctrina y finalmente logró levantar cabeza. Recordó la primera vez que Martín, aferrado a su pato de goma, durmió abrazado a ella en un banco de la Plaza Mayor. La lágrima furtiva no se hizo esperar, pero por fortuna sólo le quedaba esa, la última. La flamante abogada volvió a entrar en la sala de conferencias, y entre aplausos, continuó su disertación.

50 comentarios:

MariCarmen dijo...

Verdaderamente una gran lucha para una gran mujer, su hijo es la fuerza y en Dios tiene la fé.

Conmovedor querida Liliana, pero dejas ver que saldrá triunfante.

Mi abrazo sincero

Liliana G. dijo...

Ya ha salido triunfante, MariCarmen, la lucha ha valido la pena. Sus infortunios quedaron atrás y es una mujer nueva. Ese "luchar como una leona" le ha valido los aplausos en la conferencia y en la vida...

Muchas gracias, querida amiga.

Un beso enorme.

Rodolfo Cuevas dijo...

¡Que hermoso relato, estimada Lili!, me ha taladrado el alma. Sí que vale la pena luchar hasta la última consecuencia; comparto, contigo y tu lectores, esta hermosa frase de Borges que, con respecto al micro, viene como anillo al dedo: «Un escritor, o todo hombre, debe pensar que cuanto le ocurre es un instrumento; todas las cosas le han sido dadas para un fin y esto tiene que ser más fuerte en el caso de un artista. Todo lo que le pasa, incluso las humillaciones, los bochornos, las desventuras, todo eso le ha sido dado como arcilla, como material para su arte; tiene que aprovecharlo» (Jorge Luis Borges, "SIETE NOCHES, CONFERENCIA SOBRE LA CEGUERA").
Esos los abogados, de una u otra manera, lo aprendemos en carne propia. Excelente relato, hermana querida, tan bueno como todos los que aquí compartes.
Gracias, sé que venceremos, pa'lante siempre, pa'lante. Recibe mis siempre fraternales abrazos junto a mis más cariñosos afectos.

Ana dijo...

Unas pocas líneas le permiten al lector imaginarse la trayectoria vital de una madre admirable, una madre ejemplar que hace del coraje su bandera. Un microrrelato inspirador. Mis sinceras felicitaciones, Liliana.

chus dijo...

IMPRESIONANTE. QUE VIDA TAN COMPLICADA. UN ABRAZO

Liliana G. dijo...

Estupenda frase de Borges, Rodolfo, es como lo ha manifestado: debemos aprovechar todas las circunstancias de la vida para dar forma al arte, al mensaje y a la superación personal.
Celebro que te guste el cuento, vaya con él mi homenaje a los verdaderos "leones jurídicos" que luchan por los más altos ideales sociales y patrióticos: para vos, querido Rodolfo, a quien es un honor tener como amigo.
¡Venceremos, hermano! No lo dudes :)

¡Gracias!

Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

El relato inspira a los lectores que leen con los ojos el corazón y se detienen a razonar con las palabras, ese es tu caso, querida Ana.

Mil gracias por tu invalorable apoyo en la literatura y en la vida.

Con inmenso cariño.

Liliana G. dijo...

Todas las vidas son complicadas, Chus, lo que pasa es que muchas veces no nos damos cuenta hasta que la vemos reflejada sobre los renglones, o la escuchamos, o la vivimos... A pesar de todo, siempre es un lujo poder luchar por ella.

Gracias, Chus.

Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Liliana,la vida nos prueba continuamente,vamos moldeando las letras y el alma,que adquiere su fortaleza,su temple y su belleza...
Mi felicitación por tu bello y emotivo micro,que nos hace reflexionar.
Mi abrazo inmenso y espero,que todo vaya bien,me alegro muchísimo verte de nuevo por aquí con fé,esperanza y amor,amiga.
Feliz domingo y mi ánimo siempre.
M.Jesús

mj dijo...

La última lágrima. A veces una madre tiene que estar dispuesta a eso, para vestirse de corage ante la adversidad.
Me ha encantado leerte de nuevo.
Un abrazo enorme

Charly T. dijo...

Extrañaba tus microrrelatos, tu síntesis acabada, tu mensaje implícito. La última lágrima se escurre afrontando los peores problemas, no caben dudas.
Magnífico tu cuento, querida Liliana, es un placer tenerte de vuelta.

Todo mi cariño y mi apoyo, estoy cerca.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias, querida María Jesús, siempre es alentador y emotivo encontrar tus palabras tan repletas de cariño y de buena voluntad.

Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

Hola, mj, y a mí me ha encantado volver a publicar y a reencontrarme con tantos amigos que me alientan para seguir adelante.
Sí, es cierto, el coraje de una madre es el coraje supremo.

¡Gracias, mj!

Besos.

Liliana G. dijo...

Yo también extrañaba no estar por aquí, Carlos, pero lo cierto es que mi tiempo, ahora, más que nunca, está limitado. Prometo traer mis trabajos toda vez que pueda.

Muchas gracias por tu aliento, querido amigo.

Un abrazo muy grande.

MAJECARMU dijo...

Liliana,cuánto me alegro de recibir tus palabras,amiga...
A veces,en internet la gente desaparece y me dá mucha pena,quiero a la gente,vivo sus letras y sus sentimientos,igual que tú...Tu vuelta me emociona y me alegra la tarde,a veces el tiempo pasa rápido y nos lleva por delante...Por eso,tenerte cerca de nuevo es un triunfo de la vida,que debo celebrar,amiga.
ESTOY MUY CONTENTA DE VERTE ANIMADA Y CERCA DE NOSOTROS DE NUEVO,SE ME
CAEN LAS LÁGRIMAS,PERO NO IMPORTA,SOY FELIZ DE QUE ESTÉS MEJOR...!!
Mi abrazo inmenso,amiga,te echaba de menos y ahora ya estás aquí de nuevo...
Animo y que la Providencia te aliente y te dé fuerza.
M.Jesús

ANGELINA GOMEZ RUEDA dijo...

No he visto hasta ahora tu nota.Siento mucho lo que te ocurre,ahora todo avanza.Confía.

Un abrazo,Angelina

http://youtu.be/FVmzozWphQg

Esteban dijo...

¡Qué alegría poder leer tu relato! Prueba de lucha y vida. Vida, de la que no te desahuciarán. ¡Somos muchos los que nos oponemos!
Un abrazo muy fuerte y un beso con todo mi cariño.

Elda dijo...

Una belleza de escrito Liliana.
Un coraje que yo creo se experimenta cuando se ve en la necesidad imperiosa de rescatar a un hijo de la miseria. Pero también espero que ese mismo coraje lo emplees tú para que sigas escribiendo unas letras tan magníficas.
Te mando mis cariños.

Marcos dijo...

Una gran luchadora escribe sobre otra gran luchadora, es inevitable que ambas tengan en común la misma fuerza. Excelente tu cuento Lili.
Estoy muy contento de verte nuevamente en actividad.

Un beso y un abrazo muy grandes y con todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

¡Cuánto me has emocionado, María Jesús! Estas son las cosas maravillosas de las que pocos hablan en la web. Hay lazos que se aferran a la presencia, al compartir y al transitar los mismos caminos. Es así como crece nuestra alma, al amparo de todas las otras que nos acompañan.

¡GRACIAS! ¡DE TODO CORAZÓN!

Un besazo inmenso.

Liliana G. dijo...

Bienvenida Angelina, muchas gracias por tu apoyo y tu presencia.

Un gran cariño y un abrazo.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Esteban! Qué gusto tan grande encontrarte cerca de mí, con tanta fuerza para contagiar y con esos maravillosos deseos a cuestas. Ese es el empuje que se necesita cuando las cosas amenazan con no marchar.

¡Muchas gracias!

Un beso y un abrazo inmensos.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Elda, nuestros hijos sacan lo mejor de nuestro "yo-madre", la fuerza se hace enorme por y para ellos. También para nosotros cuando en momentos extremos la necesitamos.

¡Gracias!

Besos y cariños, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Toda lucha es ardua, Carlos, pero bien merece ponerse mil escudos y seguir librándola que bajar los brazos y esperar la estocada.

Muchas gracias, sé que cuento con vos.

Un beso grande.

//elojodelhuracan// dijo...

El mensaje es claro: la vida nos pone en aprietos pero también nos da la oportunidad de aprender de ellos y luchar por evitarlos.
Me parece un extraordinario micro Liliana.

Es un gusto volver a recrearse en tus letras. Todo mi ánimo y mi cariño están con vos.

Un gran beso.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Jorge, y muchas veces el costo es altísimo, pero siempre, absolutamente siempre, vale la pena.

Muchas gracias, querido amigo.

Un beso muy grande.

Rayén dijo...

Excelente relato, una madre lo da todo por sus hijos.
Esperando que te encuentres mejor de salud te dejo un enorme abrazo, lleno de cariño.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias, querida Rayén, es un gusto encontrarte por aquí.

Besos y cariños.

PATSY dijo...

La fuerza que impulsa a una madre se supera a sí misma. Un cuento genial como siempre y con tu fuerza monumental.

Besotes. Sigo cerca.

Mary dijo...

Una gran mujer que jamás permitira que su pequeño vea más lagrimas, GENIAL¡¡¡¡¡

CHUIC X MIL¡¡¡¡¡¡

Marymar dijo...

Un cuento con alma, con alma de lucha y espíritu de esperanza. Qué hermoso!!

Lili, me da mucho gusto disfrutar nuevamente de tus letras.

Mi mejores deseos y todo mi apoyo. Muchos besos.

MAJECARMU dijo...

Liliana,cuánto me alegro de recibirte,amiga...!!
Me emocionas de nuevo,que la Providencia te siga dando fuerza,inspiración y mucha vida.
Te dejo mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus palabras.
FELIZ DOMINGO Y TODOS LOS DÍAS.
Mucha fuerza y mucho ánimo.
M.Jesús

Humberto Dib dijo...

Excelente micro, de esos que hay que ser mujer para escribirlos, pues quién sino una mujer puede representar tan bien el sentir de madre.
Un beso.
HD

Giancarlo dijo...

Bella storia, lottare è sempre giusto! buona giornata...ciao

Antonio Misas dijo...

Querida Liliana,
qué historia tan tremenda, qué difícil es salirse afuera, tomar distancia, cuando estamos implicados, cuando la sangre de nuestra sangre ha sido parte del discurso y lo vivido ha quedado grabado.

Espero que estés bien.

Muchos besos Maestra.

Liliana G. dijo...

Una madre es algo así como un superhéroe cotidiano :)

Gracias, Pat, una contestación un poco tarde pero segura...

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Maryta, no es justo que un hijo vea las lágrimas de su madre cuando estas nacen del desconsuelo...

Mil gracias, reina. TKM

Un montón de besos.

Liliana G. dijo...

Todas las letras tienen alma, el alma de quien las escribe. Es un honor que hayas visto la mía...

Muchas gracias, Marymar, por tu apoyo y tu cariño.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Aquí estaré, querida María Jesús, quizás no tan seguido con mis publicaciones pero con el corazón pendiente de todos aquellos que me miman y me alientan.

¡Muchas gracias!

Un beso enorme y lleno de cariño. Estás cerca.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu reconocimiento, Humberto, por el cuento y por lo que me toca :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

¡Bienvenido, Giancarlo!

Muchas gracias.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Seguro, Antonio, es difícil. Suele decirse "nadie dijo que la vida fuera fácil sino que es un placer vivirla"... y lucharla, diría yo. Pero cuando están implicados nuestros hijos, esa lucha se magnifica hasta más allá de lo que nos creemos capaces. ¿Verdad?

¡Mil gracias! Es un gusto encontrarte :)

Muchos besos.

Linus dijo...

Hay paño de madre coraje en este maravilloso cuento, Liliana, seguro que el mismo paño que se te intuye en tu fortaleza.

Un beso, niña, grandísimo.

Liliana G. dijo...

Hay generosidad en tus palabras, Linus, y me da mucho gusto :)

¡Gracias!

Un fuerte abrazo, querido amigo.

esteban lob dijo...

Qué linda historia de coraje y entereza.
Es elogiable que aquella lágrima furtiva derramada mientras Martín se aferraba a ella en un banco de la plaza, haya sido la última.

Admiro, Liliana, que seas capaz de decir tantas cosas, prácticamente el retrato de las vidas de madre, hijo y ex marido, en tan pocas palabras.

Un beso.

esteban lob dijo...

Quise decir "mientras Martín aferrado a su pato de goma, se aferraba a ella en un banco de la plaza". Mis excusas.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Esteban, por valorar tan buenamente mis cuentos (y mis poemas, por supuesto).
Muchos de los trabajos que publico fueron parte de algún concurso en su momento, y estaban sujetos a pautas de cantidad de renglones, cantidad de palabras claves, tema, etc. Así que siempre es un desafío escribirlos. El resto, querido amigo, es simple observación de la vida :)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

P.D.: A la madre o al pato, el niño estaba aferrado a sus ilusiones, así que de cualquier forma no hace falta de que te excuses :)

Más besos.

Amapola Azzul dijo...

Interesante madre coraje, besos.

Conmovedor. Un abrazo, de verdad.

Liliana G. dijo...

Qué no superan las madres por colmar las necesidades de sus hijos ¿verdad?

¡Gracias, Amapola!

Un besote :)