miércoles, 27 de mayo de 2009

CLARA Y EL MAR

Clara, la hacedora de sus propios días. Recostada sobre la playa bebiéndose de a poco el sol de estío, podía encrespar las olas en un tumulto de espejos o hacer girar los vientos en su vaivén alocado. Podía formar remolinos de arena que danzaban siguiendo el compás de una música imaginaria o convocar espesas nubes de lluvia que hacían llorar a los cielos salitre de penas.
Nadie sabía quién era Clara ni de dónde venía, nadie le preguntaba nada y ella no hablaba más que con el mar. Le arrancaba confesiones del pasado hundidas en su lecho abismal reflotando aquellas historias que habían naufragado allá abajo, en el verdor profundo y frío que se perdía en tumbas de milenios. Durante la noche caminaba sobre el reflejo de la luna llena que plateaba la superficie del agua y siguiendo aquel sendero de luz que la llevaba hacia las estrellas prendía en silencio su propio lucero.
Pero un velo de nostalgia opacaba aquellos ojos transparentes y hacía que su mirada se perdiera más allá del horizonte donde reinan las sombras de la muerte.
Clara era sobre la arena la hacedora de sus días, pero en el mar tenía forjado su verdadero destino de ensueños. Como un pez fuera del agua que espera la marea para volver a nadar, así esperaba ella su propia marea hecha de antiguos recuerdos de sal.
Y un día la marea llegó y se llevó a Clara.
La vieron nadar entre un séquito de nereidas hacia las deslumbrantes profundidades de su reino llevándose consigo un nombre que alguien le ofreció al pasar. Y como una perla entrando a su ostra, Clara volvió al mar.

28 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Qué bueno, Liliana, un blog de relatos. No sé cómo tienes tiempo, te cuento ¡cuatro blogs!
Tu prosa es mágica, poco más te puedo decir. Y me recuerdas a Alfonsina, de la que me hablaste el otro día.

Un fuerte abrazo, y enhorabuena.

Liliana G. dijo...

¡Bienvenido José Miguel! ¡Qué gusto encontrarte!
Pero recordarte a Alfonsina, eso ya es demasiado, ni a los talones le llego...

Un secreto José Miguel, estos relatos son parte de un libro inédito, no es que los estoy escribiendo sobre la marcha, nunca me daría el tiempo.

En cuanto a los otros blogs, de la hostería me he salido por la mosca blojonuda que te contaba, pero mantengo el sitio por un buen amigo. En "La nave..." somos muchos, así que cuando no puede uno puede el otro.

Ya ves, madre de cuatro hijos, una aprende a arreglárselas. Y si no, que te lo cuente la santa.

Muchas gracias, Ridao, cariños.

Nirvana dijo...

Hola Lili, me desarmaste con este relato. Es que hasta tus cuentos tienen poesía, secretos y magia. Pareciera que siempre tenés un as en la manga para dar una sorpresa.
Un beso grande.

sedemiuqse dijo...

Liliana muchisimas felicidades por tu blog precioso. Iremos poco a poco leyendo.
besitos y amor
je

Liliana G. dijo...

Por lo menos trato de tener un as en la manga, Nirvana, aunque a veces es difícil.
Gracias, amiga por tu elogioso comentario.
Besos.

Liliana G. dijo...

¡¡BIENVENIDA SEDE!! Es un gusto enorme tenerte también por aquí. Iré preparando otro café para que te sientas cómoda...
¡Gracias querida amiga!
Muchos besos.

mari dijo...

CLARA VOLVIO AL MAR....Y YO,????? HA QUEDARME MUDA,CON TAN BONITO RELATO...

MUCHOS BESITOS...

Anónimo dijo...

¡Qué estupenda idea tuviste! Ni bien me enteré, me vine volando, además supe que aquí se ofrecía café. Jajaja
Felicitaciones Lili, te leeré.
Besos.
Marcos

Liliana G. dijo...

¡Noooo, vos no Marita! Vos quedate donde estás. Si te quedás muda yo me quedo con cargo de conciencia. Jajaja
Gracias, amiga.
Besotes.

Liliana G. dijo...

Vos dijiste: "Vi la luz encendida y entré..." Jajaja
Gracias Marcos, un gusto.
Cariños.


(El café lo podemos tomar personalmente, jajaja)

Charo dijo...

Hola Liliana hermoso cuento!
Buenas noches.


Besos

Liliana G. dijo...

Gracias Charo. Un beso grande.
Buenas noches, amiga.

Mistral dijo...

Es muy relajante visitar tu blog, leerte y disfrutar de tu fluidez. Gracias

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Al final todos nos encontraremos en la mar.

No lo podías haber dibujado mejor, ha sido una noche de estrellas preciosa, todavía tengo salistre en la piel

BEsos

Javier.S.H dijo...

La Reina se multiplica, eso significa que tenemos que arrodillarnos dos veces y hoy tengo lumbago. Ta joia la cosa!!.
Que noooooooo, que es broomaaaaa.
Felicidades Liliana, aqui vendré de tanto en tanto para deleitarme la vista y los sentidos. Un beso enorme

Liliana G. dijo...

Gracias a vos Mistral, por visitar este nuevo espacio.
Me gustó eso de que es un sitio "relajante", pues a eso tiende.
Un cariño.

Liliana G. dijo...

¡Muchas gracias Luz de Gas! Hermosas palabras las tuyas, son de ésas que animan a seguir adelante.
Besos.

Liliana G. dijo...

¡No podía faltar mi Rey! ¡Y para colmo con lumbago! Lo que son los años... Jajajaja
¡Gracias por la visita, Javi! Me parece que deberé preparar más café, las visitas son más de las que esperaba, por suerte.
Muchos besos, cariño.

Marga Fuentes dijo...

Liliana, este relato es precioso. Me envolvió esta historia de Clara y el mar.
Me parece genial la idea de abrir este blog de relatos cortos. Tiene un gran atractivo.
Te sigo y me llevo tu link para poner en mi blog.
Besos y abrazos a granel y felicitaciones.

Marga Fuentes dijo...

Liliana querida:
Te dejo el Premio Violeta en mi blog porque el violeta, es el color de la mentalidad pensante, de la lógica y de la razón. Es el color de la madurez avanzada, del equilibrio, del razonamiento concreto. Sus vibraciones provocan un mayor rendimiento de la actividad mental, y esto es algo que nos hace crecer espiritualmente, nos indica respeto, dignidad y amor por uno mismo.
Te lo dejo con mi reconocimiento a tu amistad, a tu aprecio, a tu persona.
Un beso y un fuerte abrazo. Hasta la vuelta.

Liliana G. dijo...

¡Muchas gracias Marga querida! Me alegro que te haya gustado, ése es el fin, que se lea... y si además gusta, he cumplido mi cometido.
Un beso inmenso.

Liliana G. dijo...

Querida Marga, es un gusto, un honor y un placer, recibir este premio de una persona como vos, que lleva el arte en las venas y en el alma.
Este premio, además de el significado extraordinario que tiene en sí mismo, tal cual vos me decís, tiene el mérito de saberte cerca.
¡Mil gracias querida amiga! ¡Hasta la vuelta!
Muchos cariños.

MAJECARMU dijo...

Liliana,te encuentro a través de Sede..Me encantan tus cuents cortitos,claros y mágicos..!

Tienes el don de la palabra y es un placer leerte.

Pasaré a ver tu blog de poesía..
Entre tanto,te invito a mi blog y te ofrezco un ramo de rosas-versos.

Un abrazo muy fuerte.
M.Jesús.

Liliana G. dijo...

M. Jesús, yo soy la encantada de que estés haciéndome compañía. ¡Bienvenida!
Muchísimas gracias por el ramo de rosas, lo recibo con mucho cariño.
Un beso grande.

Emma dijo...

Hola Liliana! Yo también me apunto a tus fantásticos cuentos ;)
Este es maravilloso, feliz finde :-D

Liliana G. dijo...

¡Hola Emma, bienvenida entonces! Aquí nos reuniremos en rueda de amigos para leer y pasar un buen momento. ¡Gracias!
Un beso enorme.

Pablo Sánchez dijo...

y porque cambiaste????




que vas a hacer con el otro blog?

Liliana G. dijo...

Jajajaja No seas descolgado Pabli ¡tengo los dos! Éste de cuentos y el otro de poesías...
Eso te pasa por "monomaníaco", jajaja
Besos mi Masterblogger.