sábado, 20 de marzo de 2010

DECIR "MAGIA"




Fue la primera vez en los últimos años que el escritor salió de su casa sin pluma y sin papel, de modo que cuando en plena calle lo acosó la inspiración, lejos de rechazarla, la invitó a que lo acompañara a la Oficina de Correos. Pensaba retirar un libro que alguien le había enviado desde la otra punta del mundo, y luego, pasar por una librería para comprar aquellos elementos, pues sin ellos, se sentía despojado y a merced del olvido.

Estuvo a punto de cambiar el rumbo, disponiéndose firmemente a no separarse de aquellos ímpetus literarios, pues temía que lo abandonaran a mitad del camino. El libro podía esperar, las ideas, no. Sin embargo, mientras dudaba, casi sin darse cuenta ya estaba en las dependencias de la Oficina Postal. Qué más daba…

Una vez que firmó la conformidad, le entregaron el paquete. La curiosidad que había sentido en determinado momento por saber el título del libro que le obsequiarían, quedó relegada al fastidio por retrasar la escritura de su cuento. De todos modos, se dispuso a liberar “al libro” de su embalaje forzoso. Rasgó los precintos de la caja de cartón y la abrió. Adentro había otra pequeña caja que no podía albergar, por su tamaño, a ningún libro que se precie. Pero cuando abrió la segunda caja, la pequeña, apareció frente a sus asombrados ojos, una pluma, sí una pluma negra y brillante que invitaba a ser esgrimida como escudo de la ignorancia. Debajo de ella, había una pequeña nota en un papel escrito sólo por una cara, la otra, seguía en blanco.

Ya tenía la pluma y el papel. También la magia de la amistad que había viajado nada más ni nada menos que diez mil kilómetros, sólo para que él pudiera escribir un cuento, ese día y a esa hora.




46 comentarios:

Charly T. dijo...

La magia de la amistad obra milagros, dichosos quienes gozan de ese privilegio. Yo tengo la fortuna de contarte entre mis amigos más preciados, querida Lili.

Me conmovió tu estupendo relato, es el mejor de los homenajes.

Un beso grande.

La abuela frescotona dijo...

Dicen que el destino está escrito,la pluma llegó a tiempo para escribirlo..
Hermoso escrito, un cariño para ti, Liliana G.

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana:
Ciertamente así, de precavida y oportuna, es la vida, querida amiga-hermana; ojalá que tal escritor haya logrado escribir una pequña obra de arte de esas que nos gustan tanto...
Abrazos tiernos, mi querida.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

qué bonito, niña; yo he llegado a escribir en servilletas, billetes de tren...
un besazo

Mary dijo...

Que bonito Lili,me has emocionado muchisimo...Todo tiene un porque,todo tiene su momento,las cosas pasan porque ya estan escritas y ahora esa pluma tan preciosa tiene que escribir su capitulo.

Un beso de los que se sienten.

TKM.

SÍSIFA dijo...

Me fascinan las sincronicidades. Un texto hermoso y mágico, como vos.

Duna dijo...

Liliana, yo también llevo los bolsillos llenos de notas escritas en servilletas, hojas de libreta, y donde puedo...La vida son momentos pasajeros y esporádicos e irrepetibles. Merece la pena plasmarlo.

Gracias por compartirlo,amiga.
Muchos besos

Juan Sin Nombre dijo...

La vida tiene esas cosas, esa magia que nos lleva a asombrarnos de las coincidencias y sus implicancias.
Me gustó mucho este cuento tan lleno de sentimiento.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Querido Charly, la fortuna de la amistad es recíproca, cualquier homenaje que podamos hacer resulta poco.

Muchas gracias.

Besos.

Liliana G. dijo...

Seguramente abue, aunque creo que el destino no está escrito por ninguno de nosotros, sólo ayudamos a que se cumpla.
Hermosas palabras las tuyas. Gracias, abue :)

Un besote.

Liliana G. dijo...

La vida es así de precavida y oportuna, justamente porque es la vida, Rodolfo, la exaltación del ser humano con sus virtudes y sus defectos, pero siempre humanos, siempre cerca...
Seguramente ha logrado escribir una obra de arte, todo lo que se escribe con el corazón, lo es.

Querido amigo-hermano, sos un dulce. Gracias. :)

Besos.

Liliana G. dijo...

A todos los que escribimos nos pasa lo mismo M. Ángeles, la inspiración no reconoce lugares ni horarios, sólo que la dejemos expresarse.
Yo también escribo donde puedo cuando no estoy en casa (y a veces, cuando estoy en casa también :)

Muchas gracias.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Y si no están escritas, las escribimos, Marita, aunque para que esto pase, no hace falta que todos seamos escritores, sólo que tengamos la voluntad de escribir otro capítulo de la vida.

Gracias, amorosa.

Un beso gigante, con abrazo :)

Liliana G. dijo...

¡Hola Sísifa! ¡Qué alegría encontrarte!
Te había perdido de vista, es bueno volver a verte :)

Si hablamos de sincronizaciones, la vida siempre nos reserva una sopresa a la vuelta de cada esquina, eso es lo que la hace mágica.

¡Gracias!

Besazos contentos.

Liliana G. dijo...

Igual yo, Duna, (luego no entiendo mi propia letra). Lo que no se nos debe pasar, es ese momento mágico de la inspiración

Muchas gracias por compartir estos momentos, es bueno saber que hay algo que nos aúna a todos los que escribimos, algo tan personal como nuestras "notitas".

Muchos besos.

Liliana G. dijo...

Gracias, Juan Sin Nombre, si la vida no nos deparara sorpresas dejaría de ser mágica, porque dejaría de ser vida.

Un cariño muy grande.

**Andrea** dijo...

Creo que no hay casualidades, sino causalidades, aunque lo sorprendente siempre nos toca el alma.

Un cuento mágico y lleno de ternura. ¡Precioso!

Cariños

Mundo Animal. dijo...

HOLA AMIGA QUE LINDO RELATO, QUE TENGAS UNA GENIAL SEMANA, ABRAZOSSSS DE TU AMIGO CHRISTIANNNNN

Mary dijo...

Lili,Decir " MAGIA ",tiene su MAGIA,cambia las letras de lugar, ¿te has dado cuenta?

MAGIA...AMIGA...,tener a una amiga como tú es tener MAGIA,eso es lo que trasmites con tus escritos "MAGIA"

A sido un impulso,queria decirlo.

Un abrazo!!!!

maria de la luz mayorga morales dijo...

Lili,hiciste que se me pusiera la piel chinita,
cuantas veces los pensamientos se borran al dar vuelta a la esquina,y el verso,la prosa huyen con el viento.

Tu relato...precioso.

recibe un abrazo de afecto en este dia primaveral y un beso de admiración.

tu amiga marucha.

MAJECARMU dijo...

Cuando buscamos algo intensamente..cuando lo deseamos de corazón,lo teniamos ya y no lo sabíamos..De ahi ese refrán que dice:
"Salí a la calle a avergonzarme y vine a mi casa a consolarme".

El universo se nos adelanta y se rie socarronamente,porque lo que pedimos,no es necesario hacerlo..El sabe que nos lo ha dado..

Mi felicitación y mi abrazo,amiga.
M.Jesús

princesa_ dijo...

Me gusta escribir como relatas en ese momento adecuado sin saber porqué..ni cómo. No me gusta priorizar con otras cosas, ni me importa dónde escribir. Soy maniática con mis libretas y también con "mi" bolígrafo.
Pero necesito plasmar lo que siento en el momento. No puede esperar, ni suelo hacer borradores...solo el momento, igual que un buen fotógrafo capta la imagen que desea en ese justo instante.
Cuando me regalan papel, libretas, plumas, bolígrafos...libros, saben que soy la mujer más sonriente del mundo.
Entiendo y comparto tu magia que supongo que es la que nos acontece a muchos.
Un beso muy especial Lili

Manolo Jiménez dijo...

Sin duda el mejor regalo para los que amamos retratar instantes. Una pluma dice mucho de las dos personas: de la que es regalada y de la que regala.

Abrazos.

Liliana G. dijo...

Hola Christian, muchísimas gracias, lo mismo para vos...

Que tengas una excelente semana.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡No me había dado cuenta, Marita! La magia la hacés vos con tanto cariño. Tu impulso es una ternura, nena :)

Gracias de todo corazón.

Un besazo.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Marucha, es mucha la desazón que nos invade cuando no tenemos con qué o dónde escribir lo que nos surge, sabiendo que ese momento es tan frágil que puede desaparecer...

Me encantó eso de "la piel chinita"... ¡Qué dulce!

Gracias, Marucha.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Causalidades o casualidades, no es tan importante la acepción sino la sorpresa en sí misma, por lo menos en estas ocasiones. En no perder la capacidad de asombro radica la verdadera magia.

Muchas gracias, Andrea.

Un gran cariño.

Liliana G. dijo...

No conocía ese refrán, M. Jesús, el acervo popular nunca miente.

Es verdad que el universo nos provee, mientras él se ríe socarronamente, nosotros disfrutamos con la sorpresa de haber recibido lo que necesitábamos.

Gracias de todo corazón, amiga.

Un cariñoso abrazo.

Liliana G. dijo...

Sí, Pilar, también yo disfruto a mares cuando recibo estos elementos, no hay nada que me haga más feliz, como si estas pequeñas cosas fueran un gran tesoro, es que para mí lo son.

En cambio, yo sí escribo en borrador y nunca directamente, trato de corregir, de releer, de no equivocarme, aunque a veces suceda. Le doy forma a lo que escribo, lo leo en voz alta, me gratifico en su lectura, y luego... recién allí lo publico.

Cada uno tenemos nuestro propio ritual respecto de la escritura, y cada ritual es hermosamente único.

¡Muchas gracias, querida Pilar!

Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

No lo había pensado Manolo, pero tenés mucha razón, tanto quien regala como quien recibe, se ven reflejados en el regalo en cuestión, y... ¡Qué bonito espejo!

Gracias, amigo.

Besos.

apm dijo...

!Ay que bonito!, !!!que bonitooo Lili, qué bonito!!!, precioso este microrrelato, como chulísimo ese regalito como escudo para la ignorancia con el que se encuentra sin siquiera él sospecharlo, esa pluma para escribir un cuento ese dia y a esa hora, sin dejar escapar ese momento único !genial!!!!
Me ha encantao Lili, me ha encantao

Un besote, como siempre, gordito y sonoro

Kiki Nikon dijo...

Maravilloso relato, Liliana, de esos que invitan a volar con la imaginación y con el alma.

Es un placer leer tus cuentos.

Besos.

Marcos dijo...

La vida tiene esas sorpresas que nos maravillan día día, plasmarlas de una forma tan bella, con tanto sentimiento y con tanta ternura, es prerrogativa tuya. Me encantó.

-Cariños-

Liliana G. dijo...

Las sorpresas tienen ese gustito que nos reconforta el alma... ¿Verdad que sí?

Muchas gracias, apm, sos un amor :)

Besotes, bien gordos y sonoros.

Liliana G. dijo...

Volemos entonces, Kiki, la imaginación no tiene límites, las alas las ponemos nosotros.

¡Gracias!

Cariños.

Liliana G. dijo...

Es prerrogativa del que escribe y del que lee, Marcos, creo que el resultado no sería el mismo si se leyera sin entusiasmo.

Muchas gracias.

Un beso.

Linus dijo...

Sólo te diré una cosa: decir "magia", es decir "Liliana". Estas palabras lo resumen todo.
¡Enhorabuena! Estupendo relato.

Besos.

Mistral dijo...

Es un placer haberte leído, sabes tensar las fibras del corazón. ¡Precioso!


Saludos y gracias

Juan Carlos Montserrat dijo...

Siguiendo el enlace de tu blog de poesía, llegué a este sitio. Tengo que decirte que me llevé una grata sorpresa, este cuento rezuma vida y amistad, es decir, amor. Me gusta la claridad con que fue escrito y el cariño que se percibe a través de tus Letras.
Mis felicitaciones.

Saludos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Linus, siempre disfruto de tus comentarios, son halagadores y tiernos :)

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Solamente porque tu sensibilidad te lo permite, Mistral, y eso es un halago a la hora de leerte.

Gracias a vos, amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Juan Carlos, bienvenido. Tu visita y tu comentario son muy gratificantes.

Un abrazo.

==MARIBEL== dijo...

Me gustó tu cuento, invita a soñar y a escribir, esperando que esa magia se cumpla.
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Cuando se sueña y se escribe, la magia siempre está a nuestro lado, no lo dudes.

Gracias, Maribel.

Un cariño.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Ahhh,así es la vida de caprichosa. Debe ser esa conspiración del universo, que no universal, de la que habla Paulo Coelho. Besitos.
Tadeo

Liliana G. dijo...

Seguramente que sí, Tadeo, la vida siempre es caprichosa y nos reserva sus sorpresas para cuando menos las esperamos.

Muchas gracias por tu comenario.

Besos.