domingo, 12 de septiembre de 2010

PESADILLA

Es cierto, nunca te dije que lo sabía. Haberlo admitido hubiera alertado tu ira, exponiéndome al escarnio de rebajarme, aún más, a la docilidad de la esclava en que ya me has convertido.

Pero hoy, cansada de aguantar tantas mentiras y tanto maltrato, te lo digo de frente. ¡Lo sé!

Siempre supe de tu pasado sombrío, del tiempo que purgaste en prisión, desde donde me escribías tus cartas de amor. Sí, era yo quien las contestaba, la cara oculta tras el anonimato de un nombre inventado. Yo fui la idiota que se enamoró de un criminal confeso y la que ahora está pagando el precio de su locura.

Ya es tarde para arrepentirme. Pero te aseguro de que este fue tu último golpe.

66 comentarios:

Eurice dijo...

Buen relato.
Al final despues de cometer errores siempre queda la esperanza de poder salir a flote y respirar aire limpio.
Saludos!

Nirvana dijo...

Qué tema tan fuerte. Una vez más, la mujer se erige en culpable de su desdicha, hasta que dice basta y la historia cambia de rumbo.
Es maravilloso el poder de síntesis que hace que en la brevedad digas tantas cosas.

Excelente, Lili. Feliz comienzo de semana.

Mery Larrinua dijo...

Fin que comenzo desde el principio.
Muy buen relato!
un beso

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Liliana:

Definitivamente, parece que si existen los amores que matan.

Abrazos.

Charly T. dijo...

Es cierto que el amor no reconoce fronteras, pero como bien lo plasmaste en este descarnado relato, la paciencia sí tiene un límite (afortunadamente).
Tus cuentos siempre sorprenden. Maravilloso.

Besos Lili.

Barbara Himmel dijo...

.excelente micro..con muy buen poder de síntesis..,va como siempres nos tienes acostumbrados..,ahora si que elegiste tema eh!!!
y tan a la orden del día..la violencia de género..bien Lili
básico y letal!
barbara

El Mar...Siempre el mar dijo...

Holaaaa.
En verdad eres una maestra en estos micro relatos y adema...los temas son de la mas rabiosa actualidad.

No hace mucho tiempo que te leo pero...me permitirá ofrecerte un pequeño regalo..? Tengo una bellisima rosa azul para aquello poeta que en verdad me gustan y tu...lo ha conseguido de largo.
La tiene en mi pagina de el Mar...siempre el mar.
Me encantaria que la aceptases desde mi cariño.

Mi mejor sonrisa para ti.

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

Este fue su ultimo golpe,el tuyo no Lili, tus finales son golpes que acarician y enseñan la verdad de muchos,espero que aceptes la rosa azul de nuestro compañero,como dice el te la mereces de largo.

Un beso Reina de las letras.

TKM.

Manolo Jiménez dijo...

Cuando el amor se convierte en locura, sobre todo por culpa de cualquiera de los dos, lo mejor es marchar sin mirar atrás.

Estupendo relato.

Abrazos.

Mar dijo...

Maravilloso relato.

No fue su último golpe. El golpe se lo diste tú al decirle la verdad.

Mil besos, Liliana, y feliz semana.

desnuda en otoño dijo...

No existe la locura en el amor,sino el despertar de la razon.precioso relato......un saludo

LEONORCITA dijo...

Por desgracia, así es el amor, no se atiene a razones. A pesar del sabor agridulce de tus palabras, son muy bonitas por todo lo que transmiten.

Besos.............leo

Alís dijo...

...cansada de aguantar...

Parecen palabras fáciles de decir, pero cuántas mujeres mueren antes de atreverse a decirlas, que no a pensarlas.

Muy buen relato, Liliana. Con mucha fuerza.

Besos

esteban lob dijo...

Haces, Liliana, de lo que podría ser argumento de película larga, una estupenda síntesis, llena de matices...y zozobras.

Un beso.

Liliana G. dijo...

La esperanza está siempre latente, es cierto, pero en estos casos en particular, resulta tremendamente difícil despertarla.

Gracias, Eurice.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

El tema, Patri (y vos lo sabés tanto como yo, por haber trabajado sobre él), es que el hombre golpeador, también es un hábil manipulador, de suerte que la mujer cree verdaderamente que es culpable de algo y que por eso merece los golpes.
Es terrible escuchar a estas mujeres inculparse, más aún por la convicción que las embarga.

Gracias por estar siempre :)

Un besote.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Mery, pero eso lo vemos desde "afuera", es difícil que quien lo vive en carne propia se dé cuenta en lo que se mete...

Gracias, amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Hola Rafael, que no te quepan dudas, y lamentablemente cada vez con más frecuencia.

Muchas gracias.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Es que no sé si en este caso se trata de perder la paciencia o de recuperar el amor propio, hay una gran diferencia entre las dos situaciones. El tema, da para largas charlas...

Gracias, Charly.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Lo que pasa, Bárbara, es que es un tema que ya ha dejado de esconderse, afortunadamente, y ahora que sale a la luz, lo vemos a diario. También merecía ser tocado.

Muchas gracias, amorosa.

Besos.

Liliana G. dijo...

Holaaaa Paco, como habrás visto, me he traído tu rosa azul con el mismo cariño con que me la has regalado, ¡es hermosa!

Gracias de todo corazón, por la rosa y por tus palabras, que son tan dulces como la rosa misma :)

Un besote grande.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Marita, aunque no lo sea, al lado tuyo una se siente una reina :)

Como habrás visto, ya me traje la rosa ¿no es preciosa?

Un besote gigante. TKM

Liliana G. dijo...

Yo también creo lo mismo, Manolo, pero supongo que debe ser bien difícil no mirar hacia atrás...

Muchas gracias, amigo.

Un beso.

Liliana G. dijo...

El golpe se lo daría de buena gana a quien no respeta a la otra persona, que no te quepan dudas, Mar :)
Además, creo que todos acusamos el golpe emocional cuando sabemos de casos como este...

Gracias, amorosa.

Muchos besos.

Liliana G. dijo...

Es cierto "desnuda en otoño", yo también lo creo así...

Bienvenida. Muchas gracias por estar aquí :)

Cariños.

Liliana G. dijo...

Tan agridulces como la vida, Leonorcita, o como decimos por aquí: "una de cal y otra de arena"...

Gracias, querida amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Son palabras fáciles de decir cuando uno no está dentro del problema y cuando estamos escribiendo un cuento. La realidad nos dice algo bien distinto, algo que no se debe callar porque justamente es lo que duele...

Muchas gracias, Alís.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Ese es un gran cumplido, Esteban, sí que lo es. Cuando comencé a escribir microrrelatos me costaba muchísimo llegar a la síntesis, decir mucho con pocas palabras me parecía imposible. Por eso, tu comentario me resulta tan halagüeño...

Muchas gracias, de todo corazón.

Besos.

Marcos dijo...

Un problema que se ha convertido en flagelo para la sociedad y un texto que resume de maravillas, el amor, la violencia, la culpa y el decir "basta" con todo lo que eso implica. Un texto mínimo para tanta circunstancia de vida y tocado con la sensibilidad que te caracteriza, eso requiere destreza, la que evidentemente no te falta.
¡Enhorabuena!

Un beso y todo mi cariño, Lili.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Marcos, estas palabras tuyas me acarician con la calidez de la amistad y el fervor de un profesor de tu talla. Es un gran cumplido. :)

Un beso grande, amigo.

Melody Paz dijo...

Lili que duro, y es verdad, enamorarse de un presidiario. Tiene que ver con la locura. Vienen a mi memoria, casos reales, de criminales, autores de hechos espantosos, que recibían y reciben cartas de mujeres enamoradas, con admiración. Es algo inentendible; pero como dicen el amor tiene razones, que la razón no comprende. Si es que es amor o enfermedad, es para pensar...
Un relato impactante.
Besitossss maestra.

Linus dijo...

Un relato impactante, donde el amor-odio es el protagonista de una relación nacida de la personalidad cuasi enferma de dos seres en soledad.
Excelente síntesis para un tema durísimo.

Un beso, es un placer leerte.

Liliana G. dijo...

Yo también recuerdo casos reales y me pregunto cómo puede ser que alguien se meta en semejante lío, pero bueno, supongo que en estos casos habrá una parte de locura y otra de amor (y mucho de soledad), vaya uno a saber...

Gracias, Melody :)

Besotes, amorosa.

Liliana G. dijo...

Eso mismo le decía a Melody, Linus, creo que la soledad tiene mucho que ver en este asunto, pero también la locura, nadie que lo piense dos veces, puede ser arrastrada por esta situación...

Muchas gracias.

Besos.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Liliana G.!
Un relato desgarrador.
Amor en sus ultimas pausas.

Saludos de J.M. Ojeda.

//elojodelhuracan// dijo...

Un cuento descarnado, la realidad muchas veces supera a la fantasía, pero si supera a este relato, te diría que me quedo con la fantasía.
Excelente.
besos, Lili.

Juan Sin Nombre dijo...

Es indudable que escribir es tu don innato, particular y armonioso, no importa si el tema no amerita armonía por sí mismo, la armonía la ponés vos con la magia de tus palabras, siempre apropiadas.
Muy bueno.

Con el cariño de siempre.

Liliana G. dijo...

Es verdad, José Manuel, el relato es desgarrador, seguramente porque es parte de la vida misma...

Muchas gracias por leer mis cuentos.

Besos.

Liliana G. dijo...

Seguramente que la realidad supera con creces a la fantasía, //elojodelhuracan//, pero no hay más remedio que enfrentarla, la fantasía puede ser mucho más generosa con el hombre, pero no se puede vivir con y para ella...

¡Gracias!

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Las palabras apropiadas para hacerme sentir una diosa, siempre la tenés vos Juan (y siempre las tuviste). Gracias de todo corazón.

Besos y cariños.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Hermana querida:
Muy buen relato; el arrepentimiento tiene siempre la mejor de las recompensas; mas, no sucede así con la maldad que siempre suele cobrar muy mal. No quisiera ni imaginarme lo que vino después de: «Ya es tarde para arrepentirme. Pero te aseguro de que éste fue tu último golpe.» Pues cuando una mujer golpea, golpea bien duro.
Besos y abrazos tiernos, mi querida Lili.

Abuela Ciber dijo...

El tomar la decision de que es la ultima vez, encamina hacia la recuperacion del ser lesionado.

Cariños

Liliana G. dijo...

Bueno, Rodolfo, el final queda abierto justamente para que te imagines lo que vendrá :)
Menos mal que es un cuento porque si no, sería una tragedia, aunque convengamos de que detrás de cualquier relato hay una cuota de realidad, a veces, desgraciadamente.

Gracias, querido amigo-hermano.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Abuela Ciber, pero esa decisión muchas veces es difícil de tomar para las mujeres involucradas... claro que una vez que la pueden tomar, la vida les cambia por completo.

Gracias :)

Besotes.

Antonio Misas dijo...

Liliana,
Es un tema durísimo y la manera de exponerlo es aterradora. Quién si no tú iba a llegar al núcleo. Tremendo.

Besos

MAJECARMU dijo...

La imaginación es poderosa,domina al corazón...y éste aguanta,aunque sabe la verdad,porque está sólo...Menos mal que,por fín la mente y el corazón se unen y escapan del laberinto...!
Impactante,certero y claro,Liliana...!
Mi felicitación y mi abrazo,amiga.
M.Jesús

J. Manuel Cáceres dijo...

Duro tema es el que tocas, pero lo has desarrollado magníficamente, el amor, pasando por la locura, casi siempre termina en odio.
Juan Manuel

Patricia 333 dijo...

Lili me impacto tu escrito lo he leido 2 veces ..... Al igual que M de Jesus te felicito mi querida Lili

Te dejo mi cariño que sabes que te quiero a la distancia

Besosss

Liliana G. dijo...

Sí que es un tema durísimo, Antonio, pero se me ocurrió que también le debía una oportunidad.

Muchas gracias, querido amigo :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es verdad, M. Jesús, cuando el corazón dice "basta", o se muere o reacciona, no tiene más alternativas. Reaccionar a tiempo es difícil, pero se puede...

Muchas gracias por estar siempre presente, es un gusto encontrarte, amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Es un buen pensamiento, J. Manuel, hay extremos que casi siempre se tocan.

Bienvenido y gracias por tu comentario.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

¡Muchas gracias, Patricia! Me agrada que te haya gustado tanto como para leerlo más de una vez, ese, para mí es el mejor premio.

Otro beso gigante para vos, con todo cariño.

Kiki Nikon dijo...

Uff, qué temazo!! Lo resolviste como una reina, no me caben dudas, y ese final que deja a la imaginación del lector, las palabras de la mujer... es tremendamente conmovedor.
Felicitaciones, el cuento es buenísimo.
Besos-

Liliana G. dijo...

En realidad, el tema da para varias novelas...

Gracias, Kiki, tu entusiasmo es un aliciene a la hora de seguir escribiendo.

Muchos cariños.

Ricardo Miñana dijo...

Escribes muy bien tus relatos de amor, pasar a leerte es un gusto.
feliz fin de semana.
un abrazo.

BARCELONA, (NO LO OLVIDES) dijo...

No sé si te lo dije en algun sitio pero por las dudas.

FELIZ CUMPLEAÑOSSSSSSSSSSSSSSSSSS¡!

MUAK TKM :o)

apm dijo...

!Oh, que fuerte!, uno de esos amores tremendísimos... ví una peli (ahora no me acuerdo del título) en la que ocurre más o menos ésto: que un asesino frio y calculador "enrea" a una pobre mujer funcionaria de la prisión y la enamora, -hace como que la enamora-, pues lo suyo es fingido, la otra, cae en la trampa y, solo al final de la peli se da cuenta de que todo ha sido un engaño, pero... ya no tiene margen de maniobra, y ella se ve envuelta en un juicio y es condenada.
Menos mal en tu relato ella, aún tiene reaños para jurarse a sí misma que ese era su último golpe !bien por ella!
... me ha alegrado enormemente volver a leerte, Lili. Resulta que he entrado en la hosteria y en los comentarios, Mary dice que -sabe de buena tinta- que vas a volver a publicar de inmediato una entrada !bien!

Un besote, ya sabes, uno de esos gordotes y mu sonoros

Patricia 333 dijo...

Lili querida mañana 29 cumplo años prepare un pastel virtual para compartirlo con mis amigos y tu mi querida amiga eres uno de ellos si no puedes pasar mañana te guardo el pedacito con mucho cariño

Besossss

La abuela frescotona dijo...

EL AMOR SIEMPRE ES AMOR, SOLO QUE LOS HAY BUENOS, Y DE LOS MALOS.
CON UNO MUERES DE FELICIDAD, EL OTRO TE MATA...
DEJO MI ABRAZO QUERIDA AMIGA

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Ricardo, para mí es un gusto encontrarte.

¡Gracias!

Otro abrazo.

Liliana G. dijo...

Me lo dijiste en todos los sitios, Marita, jajajaja

Gracias amorosa mía, para colmo te contesto cuatro días después, estoy ocupadísima, ya sabés a qué me estoy dedicando ;)

Besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

¡Hola apm! Se te extrañaba, dulce ;)

Yo también estoy perdidilla, como lo ha dicho Mary, ni bien me desocupe volveré a abrir la hostería. Es que todos los que vivimos por allí estamos atareadísimos, entre el trabajo y la literatura no hay quien pueda con más.

Sí, el tema del microrrelato es duro, apm, y se ha tocado en más de una peli. Mi desafío era escribirlo en menos de 150 palabras, me encantan los desafíos :)

Gracias mil, niña. Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS PATRICIA!

Pasaré por tu blog a buscar tu pastel y a compartir tu día :)

Besos, cariños y mucho amor.

Liliana G. dijo...

¡Cuánta razón abue! ¡Es verdad! Pero creo que coincidimos en que es mejor morir de felicidad ¿verdad? :)

Muchas gracias, querida amiga.

Besotes.

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Es admirable como te conviertes en tantas mujeres distintas, viviendo sus alegrías y sus dramas.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Esa es mi función cuando escribo, Esteban, mimetizarme como el personaje que imagino, es la única forma de dar credibilidad a un relato.

Muchas gracias por haberte dado cuenta, me pone muy contenta.

Otro beso.