jueves, 28 de octubre de 2010

DEMASIADO TARDE

Algunos lloran desconsolados, a otros, en cambio, las lágrimas se les atragantan en el pecho y no hay forma de que las puedan derramar, quizás porque la soberbia se las enjuga antes de que afloren, quizás porque ya las vertieron casi todas y las que les quedan en el fondo las reservan para el último día.

Quien más, quien menos sabe que el infierno se manifestará ante sus ojos. Por un lado, porque se saben responsables, y por el otro, porque saben que también se manifestará ante los ojos de sus hijos, y con esto último no se juega.

Se dieron cuenta demasiado tarde de que al puzzle en que han convertido a la Tierra le falta una pieza, tan sólo una, pero tan imprescindible como las otras.

38 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Esos señores poderosos que mueven el puzle,se olvidaron del amor...!
...Y la vida no les devuelve lo que no dieron...!

Mi felicitación por tu profunda síntesis,amiga.
Mi abrazo inmenso.
M.Jesús

Rosario dijo...

Por supuesto falta la pieza de los sentimientos, sí en este planeta verde que tanto queremos cuidar.
Un abrazo fuerte desde mi librillo.

Mary dijo...

Todas las piezas son importantes,la falta de una de ellas hace que el mundo se desmorone por momentos...¿seran nuestros hijos más listos que nosotros?,espero que si.

Un beso Lili.
TKM.

Juan Sin Nombre dijo...

Antes de terminar llorando sería bueno de que las cosas se pensaran mejor y para el bien común.
Como siempre, tu micro es impecable en la forma y en el mensaje.

Un beso enorme, querida Li.

Liliana G. dijo...

Justamente eso es, M. Jesús, cosechamos lo que hemos plantado, lástima que también debamos cosechar lo que planta un puñado de inescrupulosos. Está en cada uno de nosotros el dar lo que otros niegan.

Gracias, querida amiga.

Otro abrazo gigante para vos :)

Liliana G. dijo...

Y si faltan los sentimientos, nos falta todo, ¿verdad que sí?

Muchas gracias, Rosario, es un gusto grande volver a encontrarte :)

Besos.

Liliana G. dijo...

Esperemos que sí, Mary, pero para que nuestros hijos sean mejores que nosotros tenemos que educarlos como corresponde. Creo que esa es la única forma de que no perdamos nuestro horizonte.

Gracias mil, amorosa.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Juan, como dice el refrán "de nada sirve llorar sobre la leche derramada..."
Este es otro ejercicio que debiéramos perfeccionar: hacernos cargo de lo que hacemos.

¡Gracias!

Besos y cariños.

Juan Antonio ( Amaneceres mios) dijo...

Parece mentira que con absoluta soberbia manejen el mundo sin tener en cuenta la herencia que dejan.Y encima intentan hacerte responsable de algo que desgraciadamente no esta en nuestras manos, salvar el mundo con nuestra humilde aportacion cuando ellos expiden basura por doquier.Espero que nuestros hijos sepan valorar la grandeza de las pequeñas cosas y lo que es verdaderamente importante y enseñarles eso si esta en nuestras manos.Para ellos siempre nuestra mejor verdad.Besos Lili

Charly T. dijo...

Somos parte de un todo donde el equilibrio lo mantiene en armonía, cuando el equilibrio se rompe el caos se hace presente. Ojalá que la conciencia prime ante los intereses.
Muy bueno, Lili, aunque te lo diga siempre, te lo seguiré diciendo mientras así me lo parezca (siempre).
Besos, amiga.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Juan Antonio, nos piden que hagamos lo que ellos no hacen. Aquí se cumple el "haz como yo digo, pero no como yo hago". Esto se puede cambiar solamente con la educación, lástima que no todos tienen acceso a ella...

Gracias, querido amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Y ese equilibrio es tanto o más frágil que cualquier otro, Charly, con una conciencia no basta, para cambiar las cosas se necesita conciencia social. No perdamos la esperanza.

Gracias mil.

Besotes.

PATSY dijo...

¡¡Qué tema!! Vengo de tu otro blog donde leí sobre la existencia, y llego a este donde leo sobre la supervivencia...
La verdad es que después de tantos años que nos conocemos, no debería asombrarme tu capacidad para tocar cualquier tema, pero sí, me sigo asombrando y eso me parece maravilloso. (Palabras de una amiga)

Besos


P.D.: ¡¡Valijas preparadaaaaaas!! :))

Liliana G. dijo...

Palabras de una amiga incondicional, eso son las tuyas, Patricia.
Esa capacidad de asombro que se mantiene siempre alerta es la que nos ayuda a seguir en el camino de la vida.
Mil gracias por tu acompañamiento. Sos mi otra hermana.

(Te voy a extrañar, pero un viaje semejante, bien vale la pena :)

Marcos dijo...

Justamente la soberbia del ser humano es quien le hace perder el horizonte de la vida. Pero cuando además del horizonte hace peligrar al mundo, su suelo, la soberbia se traduce en estupidez.
Magnífico tu cuento y tu mensaje.

Besos, recién llegados de Salta.

apm dijo...

OH, que bueno... y reflexivo a más no poder Lili. Desde luego el planeta ya lleva tiempo gritando y nosotros pasando de él veinte pueblos (por si no se entiende bien, esto de pasar viente pueblos es una expresión muy de aqui, que significa que pasamos de largo ante el tema y que nos da igual ocho que ochenta)... efectivamente todas las piezas son igual de importantes en este puzle nuestro del mundo, es aquello de que el que siembra viento recoje tempestades, y nosotros, mirando para otro lado, como si no vivieramos aquí, como si no fuera con nosotros... nuestros hijos, quiera dios que sean más listos, más sensibles y más solidarios que nosotros

Un besote, ya sabes, de los gordotes y sonoros.

Melody Paz dijo...

Soberbio!! Lili me has dejado pensando esa pieza mmm a todas nos falta una y nos empeñamos a veces en poner otra en su lugar, pero nunca encaja. Y ahí todo se transforma en lo menos parecido a un cielo.
Feliz halloween! Más vale tarde que nunca jaja y todavía me he quedado en el festejo conservando mi entrada de Noche de Brujas.
Besito maestra! muahhk

Liliana G. dijo...

Lástima que la estupidez del hombre no tiente límites...

Muchas gracias, Marcos.

Besotes.

¿Recién llegado de Salta? ¡Qué bueno! (Ya me contarás)

Liliana G. dijo...

Me encantó eso de "pasando de él veinte pueblos", lo voy a usar :))
Es verdad, apm, cada uno mira para donde le conviene y esa falta de solidaridad nos atañe a todos por igual...
Claro que nuestros hijos serán mejores, ya lo verás.

Muchas gracias, amorosa.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡Hola Melody! Seguro que si queremos encajar un círculo en un cuadrado no va a coincidir, pero siempre hay un estúpido haciendo fuerza...

Gracias, dulce.

Muchos besotes.

gaviota dijo...

sentimientos de alma y corazon de sentir como muy nuestro nuestro alrededor la belleza germinar tras de nosotros no olvidar besitos gaviota

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Vaya pieza ausente en el puzzle de la vida¡¡¡¡¡

Un beso.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Liliana:

El único engranaje que no debe faltar es el amor, sin él todo se detendría.

Gracias por visitarme,

abrazos.

Kiki Nikon dijo...

Conciencia de sociedad, eso es lo que nos falta, sin ello estamos irremediablemente perdidos.
Tu cuento es un cachetazo a la realidad, Lili, pero sobre todo, a la desidia que se apodera de las mentes corruptas.

Excelente amiga.
Besos.

Liliana G. dijo...

Olvidar la belleza que nos ofrece el mundo es no darle oportunidad de mantenerla. Es cierto, Gaviota, no hay que olvidar.

Gracias :)

Un besote.

Liliana G. dijo...

Siempre nos falta alguna, Esteban, y no hay más responsables que nosotros.

Muchas gracias, querido amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Rafael, el amor engloba a todos los demás sentimientos: solidaridad, comprensión, ética...

Es un placer visitarte, como siempre.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Concuerdo también con vos, parece que faltan tantas cosas que nos convendría replantearnos qué podemos hacer al respecto.

Muchas gracia, Kiki.

Besotes.

Linus dijo...

Muchas veces pienso en lo necio que somos los seres humanos para dejar escapar de las manos las riquezas que el mundo nos otorga.
Excelente relato, todo dicho en poquísimas palabras.

Besos, Liliana.

Liliana G. dijo...

Coincido, Linus, más persistimos en nuestros errores, más necios somos...

Muchas gracias. Besos :)

Mistral dijo...

Por más piezas que falten, el amor es capaz de volver a reconstruir lo que la sinrazón destruyó.

Me gusta leerte.

Feliz fin de semana y... gracias siempre Liliana

//elojodelhuracan// dijo...

Creo que es una cuestión de conciencia, el mundo no es solamente de uno sino de todos, quienes piensan lo contrario se engañan a sí mismos y se desprestigian ante los demás.
Muy buen cuento que llama a la reflexión, como siempre.

Besos.

Liliana G. dijo...

Yo también lo creo, Mistral, pero necesitaríamos muchas más gente que sea capaz de amar como vos :)

Gracias, amoroso.

Un beso inmenso y feliz fin de semana (a mí también me gusta de que me leas)

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu aporte, //elojodelhuracan//, realmente entre todos hemos sacado unas conclusiones maravillosas.

Besos.

Antonio Misas dijo...

La pieza (que falta) está en una habitación con hermosas ventanas y cristales de hormigón, donde el ser humano pierde su mirada y fabrica unas cortinas.
La materia se transforma en basura pero no se destruye- El hombre ha venido al mundo a hacer de él un vertedero, a sembrar miseria. No habrá más Jesucristos. Cuando ya no quede nada filmarán una nueva versión de "el planeta de los simios"

Besos Liliana.

aniki dijo...

El mundo es una gran tela de araña, cuando se rompe algún hilo, toda ella se desmorona.

Besossss.

Liliana G. dijo...

Totalmente de acuerdo, Antonio, eso es lo que yo llamo "estupidez", pero no nos devanemos los sesos: no tiene cura.

Besos.

Liliana G. dijo...

Muy acertada tu comparación, Aniki, en verdad nuestras vidas están entretejidas unas con otras, de modo tal que todos dependemos de todos.

Besotes, amiga.