lunes, 18 de octubre de 2010

FRAGMENTOS

Con las manos del recuerdo acarició por última vez el rostro que tanto había amado y que ahora se difuminaba entre los recovecos del tiempo.
Luego guardó sus caricias que se convirtieron en nostalgias, hasta que un día echaron a volar, llevándose con ellas un trozo de su alma. Y fue desde ese día que buscó, en la tierra, otra porción de amor para su alma incompleta.

42 comentarios:

Mar dijo...

Buen consejo, Liliana... Así lo tomo.

Mil besos, preciosa.

Juan Sin Nombre dijo...

Una síntesis maravillosa y una conclusión más maravillosa aún: la vida continúa.
Tu poder de expresión se perfecciona cada día. Felicidades.

Besos, Lili,

Mary dijo...

Sin nuestra porción de AMOR siempre estamos incompletos,devemos buscar o dejarnos ser encontrados.....PRECIOSO LILI Y DESDE LUEGO UNA IMAGEN PERFECTA PARA TUS LETRAS.

Un beso,REINA DE LAS LETRAS:o)

maile dijo...

Hermoso y triste, querida Liliana, pero tremendamente real e ineludible. Un adios siempre duele, y abrigar en tu alma una nostalgia deja siempre un rincon que entristece y no siempre vuelve a llenarse.
Porcion de amor... con su permiso me lo quedo.
Le dijo un enorme beso.

Manolo Jiménez dijo...

¡Qué hermosura de texto!

Y es la vida, seguimos caminando a pesar de todas las cicatrices que tiene el alma, a pesar de todas las perdidas.

Enorme texto, enorme.

Abrazos.

MAJECARMU dijo...

El tiempo se lleva la vida poco a poco...Pero el alma no descansa y sigue buscando a ras de tierra,fluyendo en busca de ese mar,que la llene de plenitud...!!
Mi felicitación por tu preciosa síntesis,que nos reconforta y alienta.
Mi gratitud por compartir y mi abrazo inmenso,Liliana.
M.JESÚS

Charly T. dijo...

Cada vez menos palabras, pero cada vez más contenido. Tu forma particular de escribir, siempre con la esperanza de lo positivo, deja una sensación de placidez al llegar al punto final, porque en realidad ese punto se transforma siempre en puntos suspensivos, dándole la oportunidad al lector de continuar con el relato.
Lili, sería maravilloso que pudieras recopilar estos cuentos en un libro. "Alguna vez", también puede estar cerca.

Besos mi querida amiga.

Pedro Sanchez dijo...

Bello poema acompañado de una bonita y original fotografía.

Besos.

Alís dijo...

Porque el alma no puede alimentarse de recuerdos, hay que saber cerrar ciclos.

Muy bueno, como siempre, e invitando a reflexionar

Un abrazo

Liliana G. dijo...

Me da gusto de que el texto te sirva de algo, Mar. El mensaje lo dice todo...

Muchas gracias, amorosa.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Juan, mi único mérito consiste en aprender de un grande, de un verdadero maestro, para él mi humilde homenaje.

Besos, amigo.

Liliana G. dijo...

Es cierto Mary, todo en la vida tiene su complemento, cuando falta, apenas somos una mitad.

¡Gracias!

Besos y cariños :)

Liliana G. dijo...

No necesitás mi permiso para llevarte una frase, querida Maile,ya es tuya.
Es verdad, un adiós siempre duele y cuando es eterno, más aún. Pero siempre, la tristeza se convierte en nostalgia, y luego se transforma en esperanza, y esta en sueños. Para llegar a ellos es que debemos seguir avanzando en la vida.

Gracias, amiga.

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Las heridas del alma las sana el tiempo, y si vivimos nuestra vida, no quedarán cicatrices.

Gracias de todo corazón, Manolo.

Besazos.

Liliana G. dijo...

El alma se alimenta de aquello que encontramos a ras de la tierra, de todo aquello que en su magnífica esencia, nos completa como personas.

Muchísimas gracias, querida M. Jesús, la calidez de tus palabras te preceden.

Un beso inmenso.

Liliana G. dijo...

Carlos, me conocés muy bien y sabés que soy una escultora de la esperanza, que a fuerza de cincelar la vida, la he moldeado con los ojos de los sueños.

Claro que me encantaría recopilar los cuentos para editarlos, ese "tal vez", llegará cuando sea el momento, mientras tanto disfruto escribiendo.

Gracias, querido amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Pedro. A mí también me encantó la fotografía, y si un experto como vos me da el visto bueno, quiere decir que no me equivoqué :)

Otro beso.

Liliana G. dijo...

Nada más cierto, Alís, los recuerdos sólo alimentan nostalgias, y está bien que así sea, pero de ellos no se vive...

Gracias, amiga.

Besotes.

Kiki Nikon dijo...

Esta vez son nada más que dos párrafos, dos pequeños párrafos donde se transmite toda una filosofía de vida. Maravilloso mensaje, Lili.
Un beso grande.

Manuel dijo...

los recuerdos son el alimento del alma...

esteban lob dijo...

Hola liliana:

Sin recuerdos la vida flaquea. Sin realidades...doblemente tropieza.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Muchas veces no hacen falta muchas palabras para expresar un sentimiento o una idea, basta que se comprendan las que están escritas :)

Gracias, Kiki.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Así el Manuel, son las únicas cosas que jamás perderemos en la vida...

Gracias por pasar. Bienvenido.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Nada más acertado que tus palabras, Esteban, los recuerdos ya son parte de nuestro pasado, pero la realidad la tenemos frente a nuestros ojos.

Muchas gracias, querido amigo.

Un beso.

Rebecca dijo...

hola Liliana,
la imágen es tan ingeniosa, hoy tengo manzanas en casa y trataré de cortarla de esa manera, a ver si sale!..jaja
Es una reflexión muy propicia para mi, para mi corazón, para mi alma: sencilla y profunda a la vez. Pero no deseo buscar más, dejaré por eso que se tropiecen conmigo, que me encuentren. A lo mejor así encontraré la felicidad!


Me gustó mucho leerte.

un abrazo, Liliana^^

gaviota dijo...

todo esta ahi los sueños los anhelos el horizonte tan bello el amanecer de las palabras y el renacer de lo bello solo tenemos que alcanzarlo es tan poco lo pedido alcanzalo y acogete a su camino besitos gaviota

Marcos dijo...

De una languidez que llama a la reflexión pero también llama a la esperanza. La búsqueda eterna del amor es el norte del ser humano. La vida sigue.
¡Precioso!

Un beso, diosa.

Liliana G. dijo...

Eso me parece fantástico, Rebecca, la felicidad, el amor... no se buscan, hay que esperar a encontrarlos, es la única forma de que se perpetúen en la vida y en el tiempo.

Espero que te haya salido la manzana-mariposa, jajajajaja

Gracias mil ;)

Besos.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Gaviota, todo está al alcance de la mano, sólo hay que abrirla para dejar que la vida nos regale lo que necesitamos.

Muchas gracias :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

¡Gracias, Marcos!

Un comentario poético y amoroso, claro que la vida sigue.

(Me encantó lo de "diosa" :)

Besos y abrazos.

**Andrea** dijo...

Lili, qué preciosidad de texto!! Cuánta ternura en dos párrafos.

"...otra porción de amor para su alma incompleta."

Esta frase me desarmó. Pasar a leerte es un placer obligado.
Muchos besos.

Liliana G. dijo...

Leer siempre es un placer, Andrea, y si además leés mis textos, el placer es eternamente mío.

¡Gracias!

Un cariño enorme.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, mi estimada hermana Lili:
He aquí plasmada la siempre eterna busqueda de nuestra alma gemela, de nuestra media naranja u otra mitad; siempre sucederá eso de que, y aún más si estamos solteros, nos sintamos incompletos.
Gracias mi querida amiga por el hermoso comentario vertido en mi página.
Recibes, de mi parte, miles de besos y abrazos, muy felices días, Lili querida.

Linus dijo...

Es bueno que los recuerdos se vayan transformando con el tiempo, la búsqueda permanente le da sentido a la vida.
Tienes una facilidad asombrosamente sintética para revelar lo importante en poquísimas palabras. Ya te lo he dicho, eres grande.

Es un placer leerte. Besos.

apm dijo...

Ay Lili, que hermosisimo relato de amor, bueno de amor no, de desamor, pero asi es la vida, pasa el amor y ella sigue, y sigue y nuestra alma, apenas se recupera, va buscando lo que perdió, ese amor que le falta... qué hermosura de texto.

Mil besitos gordísimos

Anónimo dijo...

Tan breve como bello, tierno y esperanzador. Me encantó leerte. Un fraternal saludo desde México.
TMM

Liliana G. dijo...

Hola Rodolfo, es cierto, la búsqueda del alma gemela ocupa nuestras vidas por siempre. Pero lo más triste es cuando uno la encuentra y luego la vida te la quita, allí es cuando uno siente que ha quedado incompleto. Pero la esperanza, que es el motor perpetuo de la persona, hace que miremos hacia un horizonte que se nos antoja nuevo, y busquemos detrás de él, ya no el recuerdo de quien no está sino la ilusión del que puede volver a ser.

Gracias, querido amigo.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Linus, la síntesis tiene (creo) el mismo valor que el tema desarrollado, pero le da al lector la posibilidad de sacar sus conclusiones en base a su propia experiencia.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Cuando la pérdida del amor obedece a la pérdida de la vida, el amor no muere con la persona sino que se hace perpetuo en la memoria. La búsqueda de una nueva "mitad", es sólo una metáfora, apm, generalmente lo que se busca no se encuentra, lo bueno, viene solo.

Gracias, amorosa.

Mi besos y un abrazo grande :)

Liliana G. dijo...

Muy agradecida, "Anónimo", se te espera en este espacio cuando quieras.

Un abrazo... desde Argentina.

Antonio Misas dijo...

Liliana,

Yo tampoco sé estar solo. Alguien que se va de tu lado te llena de la primera pena de tener que seguir viviendo con la devastadora esperanza de tener que sustituirlo por otra esperanza presente, por otra futura pena.

Condensas el mundo.

Besos

Liliana G. dijo...

¿Verdad que sí, Antonio? Pero yo me quedaría con la esperanza del presente y del futuro... démosle una chance a la vida, bien se la merece.

Muchas gracias, Antonio, sos un sol.

Besos.