jueves, 16 de junio de 2011

UMBRALES

De improviso me convertí en un extraño dentro de mi propio cuerpo. Una sensación de levedad, nunca experimentada antes, embargaba mis sentidos hasta el punto de envolverme en un extraño misticismo, como si estuviera a punto de transgredir los ignotos umbrales de la vida, y por qué no, los que quizás hubiera más allá de ella.
Podía hurgar en mi interior, y siempre descubría una luz que me elevaba hasta transformarse en el ímpetu incontenible de mi embeleso.
¡Maravillosa metamorfosis! Así quiero quedarme para siempre, anclado al tacto de tu piel, bebiéndome de a poco tus besos de canela.
Post N° 100

40 comentarios:

El Mar...Siempre el mar dijo...

Hola Liliana buenas noches.

Así quiero quedarme para siempre, anclado al tacto de tu piel, bebiéndome de a poco tus besos de canela.

Y quien no amiga mia, a quien no le encantaria poder llegar a un estado como tu lo cuentas. Es un a maravilla si amiga mia, una autentica maravilla ese cuento tuyo con ese final tan delicioso.

Mi mejor sonrisa para ti.

Mary dijo...

..."quedarme para siempre, anclado al tacto de tu piel, bebiéndome de a poco tus besos de canela"....QUEDARME PARA SIEMPRE,ANCLADA EN ESTE TU PEQUEÑO GRAN MUNDO,PARA DISFRUTAR DE TU POST Nº100 Y LOS 100 SIGUIENTES...Deseando beberme el 101.

TQM,Amiga¡!

MAJECARMU dijo...

Liliana,el amor nos eleva y nos lleva a las puertas de otros niveles etéreos...El amor es magia y nos convierte en seres mágicos y ciertamente angélicos.
Preciosa experiencia mística humana y divina,somos esencia del Creador.
Mi felicitación por esa síntesis.
Mi abrazo inmenso siempre.
M.Jesús

Marymar dijo...

Precioso!!! Como de costumbre el final fue una genial sorpresa: lo místico se transformó como por arte de magia en la dulce descripción de un amor. De tu mano todo es posible.

FELICITACIONES POR LOS 100 POST!!!
Ojalá que sean muchos más, tus trabajos lo merecen.

Un beso y un abrazo.

Antonio Misas dijo...

Dios sabe que esas son las puertas del paraiso.

Muchos besos Maestra

Liliana G. dijo...

¡Hola Paco!

Todos quisiéramos vivir como en los cuentos de amor, claro que sí, sólo hay que abrirse a la esperanza para que la ilusión siga el camino de la realidad. ¿Por qué no?

¡Gracias!

Un cariño muy grande, querido amigo.

Liliana G. dijo...

¡Qué amor, Mary! Te prometo muchos más cuentos, después del 101 seguirán muchos más, sólo para no defraudarte :)

Muchas gracias, reina.

Besotes. TKM

Liliana G. dijo...

Así es, María Jesús, el amor nos eleva siempre, haciéndonos tocar a la puerta de todos los sentimientos y de todas las vivencias. Así traspasamos los umbrales, trascendemos y somos uno con la vida.

Gracias, querida amiga, por la calidez y contudencia de tus palabras.

Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

La sorpresa en el final de un cuento, es como el sol al final del camino, sin ellos, todo sería opaco. Me alegro, querida Marymar, de poder haber iluminado tu lectura.
Sí, ojalá sean muchos más de 100...

Gracias por tus palabras y por tus deseos.

Besotes.

Liliana G. dijo...

...y nos da las llaves para que entremos a disfrutarlo.

Gracias, Antonio, siempre es un placer encontrarte aquí.

Un beso grande.

Charly T. dijo...

Una delicia de cuento, el manejo de los tiempos, entre el primer párrafo, la transición del segundo, y el desenlace (completamente inesperado) es sencillamente genial.

Besos querida amiga, nos vemos.

**Andrea** dijo...

Yo también quisiera quedarme así para siempre. Qué bonito!!!!!!!
Un cuento genial para leer en un día gris y lluvioso como este :0)

Besos!!!

Liliana G. dijo...

Gracias por tu entusiasta comentario, Charly, siempre es grato saber que se llega de algún modo.

Un gran cariño.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Todos quisiéramos quedarnos así, en un momento único... ¿verdad que sí?

Mil gracias, Andrea.

Besos.

(Si el tiempo sigue así, vamos a necesitar un libro no un microrrelato :)

Rosa dijo...

Que tierno suena.
Puedo imaginarme esos deliciosos besos con el suave dulzor de la canela.
Me ha gustado mucho, tanto que voy a quedarme y pasear a menudo por estos lugares.

Kiki Nikon dijo...

Tu cuento es una delicia Lili, el último párrafo es un verso que rezuma dulzura y deja a los sentimientos convencidos de la felicidad que trasuntan.
Me encantó.

Un beso y buen comienzo de semana.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos muy afectuosos, estimada Lili:

Tremendo es el micro éste que hoy no has, regalado, hermana querida. Yo también me he sentido así, transmutado o metamorfoseado por la magia del amor en conjunción con los besos y caricias de un ángel en carne de mujer y he querido morir así mismo, sintiéndome a la vez poseedor y poseído. Bellísimo y hasta poético es este maravilloso relato...
Hermana querida, además de expresarte mi cariño y desearte lo mejor de la vida, te hago llegar venciendo la distancia, besos tiernos y muy fraternales abrazos.

Linus dijo...

Vaya cuento tan dulce, tú haces magia con la pluma. Admiro el arte que tienes para cambiar el ángulo con que comienzas, el último párrafo acaricia los sentidos.
Enhorabuena, Liliana!!

Besos.

apm dijo...

¿Así quieres quedarte tu sola?, así quisieramos quedarnos todos, Lili: anclados al tacto de una piel amada y bebiendonos sus besos de canela... yo me apunto, !me apunto!
Preciosisimo microrrelato, preciosisimo de verdad.

Millonazo de besitos gordis

Liliana G. dijo...

Hola Rosa, muchísimas gracias por tu cálido comentario. Dejo la puerta abierta para que te paseer por aquí cuantas veces quieras :)

Besos.

Liliana G. dijo...

Mil gracias, Kiki, el placer de que leas mis cuentos con tanto cariño hace que siga firme tratando de seguir aprendiendo.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Querido Rodolfo, hay instantes que deberían perpetuarse en el tiempo para reconfortarnos en momentos menos felices. Y lo hacen, claro que lo hacen, el recuerdo siempre vuelve para que lo tengamos cerca y lo disfrutemos de cara a la vida.

Mil gracias, querido hermano, la distancia no es nada más que una palabra cuando el cariño nos abraza.

Muchos besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Linus, las que acarician con su ternura son tus palabras, me las quedo y guardo :)

Besos.

Liliana G. dijo...

Yo sola no, apm, claro que no, no hay que ser egoístas, ojalá que así estemos todos, verías cómo el mundo sería un mundo mejor que cuando nos la pasamos guerreando :)

Muchas gracias, amorosa, Muack

MariCarmen dijo...

El amor, maravillosa y mistica experiencia al ser verdadero llega al punto de lo sublime y absolutamente maravilloso.
Me encanto el final, que nos hace remontar a otras dimensiones. Como bien dices, mejor amar que guerrear!

Gracias por sacarme de la rutina, un gran abrazo!

ZEDIECK dijo...

Esa sensación única e inigualable de estar enamorado, contada con las palabras justas y armoniosas.
Quién no quisiera ser parte de tan bella metamorfosis...
Muy bueno, Liliana, un cuento con corazón.

Besos!!

//elojodelhuracan// dijo...

Adorable cuento, Lili, el final es el broche de oro para adornar los sentimientos.

Besos, corazón.

Liliana G. dijo...

Es verdad, MariCamen, el amor verdadero roza lo místico, y es así como busca abrirse paso a través de la vida.

Muchas gracias querida amiga, siempre es un placer encontrarte.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Quien no quisiera, ZEDIECK... hay que disfrutarlo cuando se tiene y soñarlo cuando no, la metamorfosis siempre está esperando para producirse.

Gracias mil.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Jorge querido, el broche de oro lo has puesto con tus palabras.

¡Gracias!

Un beso grande.

ludobit dijo...

descripcion muy bella que me dan ganas de pasar por esa metamorfosis tambien. saludos.
p.d: te invito a visitar mi blog

Liliana G. dijo...

A todos nos gustaría ser parte de esa metamorfosis :)

Muchas gracias, ludobit, bienvenido a Cuentos... Pasaré por tu blog, lo prometo.

Un abrazo.

Rayén dijo...

Una sensación muy grata, parece una experiencia magica.

Te dejo mis cariñosos saludos.

Juan Sin Nombre dijo...

Espero sentir siempre esa levedad que produce el amor y que tan maravillosamente transmitís en palabras. El final es muy dulce. Magnífico cuento, Lili.

Un gran beso y todo mi apoyo, mi amistad y mis mejores deseos de que te recuperes rápidamente.

Mar dijo...

¡Qué bonito expresas los sentimientos, Lili!. ¡Qué bonito, niña!.

Tu final, como siempre, emociona, toca muy adentro:
Así quiero quedarme para siempre, anclado al tacto de tu piel, bebiéndome de a poco tus besos de canela....

Un millón de besos, preciosa.

Liliana G. dijo...

El amor es siempre la mejor de las experiencias, Rayén, por eso siempre es mágica.

Gracias, amiga.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias, Juan, tus palabras siempre son un bálsamo y un apoyo.

Un beso gigante, amigo mío.

Liliana G. dijo...

Mil gracias, queridísima Mar, si he logrado emocionarte, quiere decir que llegué a mi meta. Cuando el texto se siente, no se ha fallado.

Un beso enorme, dulce de leche :)

Marcos dijo...

Cuando se escribe con tanto sentimiento y con tanta dulzura, es porque la varita mágica de la creación ha tocado a tu puerta.
Hermoso, Lili.

Besos.

Liliana G. dijo...

Y ojalá que allí se quede, Marcos. Muchísimas gracias por tan bonitas y cálidas palabras.

Un beso grande.