lunes, 17 de octubre de 2011

EN BUSCA DEL HORIZONTE

Cuando el avión levantó vuelo pensó que estaba alcanzando la utopía tan ansiada, la misma que se perfilaba en el otro vuelo, en el de su imaginación, cuando intentaba viajar a través de ella hacia la tierra de sus mayores, allí donde sus raíces habían hecho de la semilla, cien árboles.
Se sintió el pasajero de sus propios sueños y no pudo evitar que un nudo le oprimiera la garganta ni que una lágrima le nublara la visión. Pero, recomponiéndose, comprendió que necesitaba estar mejor que nunca para abrazar, junto a su familia, la historia de aquel equipaje de vida que llevaba prendido a su alma de niño.
Y allí estaba ahora, con el océano debajo de aquellas alas, las del avión o las suyas, eso no importaba, cualquiera de las alas que lo llevara a su destino serían las adecuadas.

46 comentarios:

PATRICIA PALLERES dijo...

MUY LINDO BLOG!!!
TE INVITO A PASAR POR EL MIO: http://elritualdelaamistad.blogspot.com/
SALUDOS...PATRY

MAJECARMU dijo...

Cuando los sueños se hacen realidad,no acabamos de creerlo y nos parece que flotamos,sin llegar al punto de destino.Lo importante es acompañar al niño interior,emocionado y tembloroso que asiste a su sueño.
Mi felicitación por este micro lleno de ilusión y esperanza,amiga.
Mi abrazo inmenso y feliz semana,Liliana.
M.Jesús

Rosa dijo...

Que importante es tener sueños, ilusionarte cada día, perseguirlos, abrazarlos.
Soñemos, que no cuesta nada.
Besitos.

Mary dijo...

Soñar que vas camino de conseguir tus propios sueños, eso es lo mejor que puedes vivir, cuando lo leí por primera vez me gustó y ahora me gusta más.

Como dice Salvador, lo mejor que le puede pasar a un relato o libro es ser releido y con tus poemas y cuentos lo consigues, yo siempre te releo.

CHUIC X MIL

Charly T. dijo...

Te digo como nuestra amiga Mary, este es un relato que me emocionó en su momento cuando estaba concursando, y lo sigue haciendo ahora.
La búsqueda de las raíces, el reencuentro con una familia que no se conoce pero que se ama, son temas que dejan de ser sueños cuando la realidad llama a la puerta. Estoy seguro de que alguna vez, esa misma realidad llamará a la tuya.

Un beso, querida amiga.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Patricia, ya he pasado y también me gustó el tuyo :)

Cariños

Liliana G. dijo...

Qué verdad, María Jesús, los sueños y las esperanzas vuelan en nuestra imaginación hasta que la realidad los trae en su alforja.
Esta vez sí me siento identificada con el personaje, yo sueño con viajar a Asturias para conocer a mi familia. Sé que algún día lo haré :)

Gracias, querida amiga.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Y son tan importantes los sueños, Rosa, que sin ellos nuestra vida no tendría verdadero sentido.

Sigamos soñando que es gratis y además nos endulza el alma.

¡Gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Claro que Salva tiene razón, Mary, y yo agrego, la relectura no sólo es lo mejor que le puede pasar a un cuento o a una poesía, sino también a los que escribimos...

¡Muchas gracias, otra vez! :)

Mil besos.

Liliana G. dijo...

Yo también estoy segura que así debe ser, Carlos, cuando el sueño es tan fuerte, ni la realidad puede doblegarlo.

Te di las gracias en su oportunidad y gustosa te las vuelvo a dar ahora. ¡Gracias!

Un beso grande.

Rayén dijo...

Paso a saludarte y a pedirte que pases por mi rinconcito, me gustaría compartir contigo el Premio Corazón.

Con cariño.

Juan Sin Nombre dijo...

La sangre siempre espera por el reencuentro.

"sus raíces habían hecho de la semilla, cien árboles." Esta metáfora me parece bellísima, abarca la nostalgia por conocer esos "cien árboles" que han quedado en la Madre Patria. Te crecerán esas alas, Lili, estoy seguro.

Un beso grande y esperanzador.

Liliana G. dijo...

¡Muchas gracias, Rayén! Me lo traje con todo cariño :)

Besotes.

Liliana G. dijo...

Me emocionaste, Juan, yo creo que con tanto impulso algún día levantaré vuelo...

¡Mil gracias!

Un beso grande.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi apreciada Lili:
Hermoso relato, siempre es importante reencontrarse con los suyos... y... ¿por qué no?... también con el destino, sea éste cual sea, si es el caso... me encantó el micro, hermana, ya lo sabes.
Besos y abrazos muuuy tierno, Lili, y mucha, mucha salud.

PATSY dijo...

Cuando hay sueños y esperanzas las distancias se convierten en un pañuelo, todo es poco por alcanzar la meta, incluso elevarse con alas imaginarias.

Hermoso, Lili, releer este cuento me endulzó el día, es puro sentimiento.

Un beso.

Lapislazuli dijo...

Sueños y esperanzas acortan las distancias. Un abrazo

Scarlet2807 dijo...

Un micro relato precioso.
Siempre he pensado que los sueños, son el tranvía que nos conduce a lugares inalcanzables...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Rodolfo, los lazos de sangre muy difícilmente se cortan, aunque haya un mar de por medio, ellos quedarán siempre dispuestos a seguir anudados. Lo sueños acortan los tiempos.

Muchas gracias, querido hermano.

Un beso muy grande y un abrazo.

Liliana G. dijo...

Lo dicho, Patri, volemos con las alas de los sueños que algún día dejarán de serlo. La vida es un permanente discurrir donde las sorpresas están a la orden del día.

Gracias, nena.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Siempre es así, Lapislazuli, afortunamente nos queda ese recurso, el de soñar y tener esperanzas, un recurso cargado de magia.

¡Gracias!

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Y has pensado bien, Scarlet, ese tranvía también surca los cielos y los océanos, además tiene parada en el andén del alma.

Gracias, amorosa.

Besos.

Antonio Misas dijo...

Es un paralelismo de la realidad física y del paisaje mental. Como siempre perfecta, ésta, entrañable... Liliana, tienes cuentos que rozan la perfección técnica, absoluta.
Siempre lo pienso y nunca te lo digo, pero siempre pienso que sobran las fotos. En tus historias tienes la mejor maquina fotográfica que nadie jamas pudiera imaginar.
Como siempre, maestra; muchos besos.

//elojodelhuracan// dijo...

No puedo menos que decirte que coincido plenamente con el comentario de Antonio, quien fue sumamente claro en sus apreciaciones y están en la misma línea de lo que pienso sobre tus cuentos.
No es fácil escribir tanto en tan pocos renglones, hacerlo con estilo es prerrogativas de pocos, y entre ellos, te destacás vos.

Un beso grande.

**Andrea** dijo...

Me encantó la imagen que se desprende de las palabras, los sentimientos que impulsa y la esperanza que alienta. Hermoso!!!

Besos

Liliana G. dijo...

Antonio, sí que has logrado que me ponga inflada con tu opinión sobre mis cuentos. Tu comentario es un mimo para el ego, que también se lo merece ¿verdad?

Es cierto que me encanta trenzar lo real con lo ficticio, lo tangible con lo emocional, en ocasiones lo psíquico toma vuelo sin que yo lo pueda evitar... Soy de los que creen que un cuento debe decir más entre renglones que sobre los renglones, y allí juega un papel estelar el intelecto del lector. El tuyo, Antonio, siempre me maravilla.

Mil gracias por leerme con tanta atención.

Muchos besos más.

Liliana G. dijo...

Es muy emotivo saber que se comparten opiniones a través de mis cuentos, además del honor que eso representa, es un gran aliciente para seguir en la línea y superarme.

Gracias, querido Jorge.

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Andrea, este pequeño cuento se ha ganado otro galardón con tantas buenas opiniones.

Un beso grande.

Patricia 333 dijo...

Lili!! soñar ha sido mi vida , que haria yo sin los sueños ..

Mi amiga bella ,pido que me disculpes por no venir pero he tenido problemas con mi conexion tuve dias y dias sin poder conectarme :( hoy
aca son las 2 am y tenia que venir a saludarte

Te dejo un beso y mi cariño de Siempre Lili ...

Me ha gusado mucho tu cuento :)

moderato_Dos_josef dijo...

La foto estremecedora y el micro una maravilla. Es precioso e incluso nostálgico. Veo que esa pluma brillante que te caracteriza sigue siendo el sello de tu estilo.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Patricia! Es cierto, la vida sin sueños no es vida, quien dice que no sueña está soñando que no lo hace...

Muchas gracias.

(Nada de disculpas, paseamos por los blogs cuando podemos y queremos)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Hola, Josef, es un gusto encontrate en este vuelo. Es cierto que cada uno de nosotros tenemos un sello personal en nuestro modo de escribir, aunque a veces nos vayamos de tema, siempre nos reconocemos en el estilo.

Mil gracias.

Otro gran abrazo.

Mª Carmen dijo...

Bonita entrada y entrañable, la emoción a flor de piel.Feliz semana amiga.Besitos.

Marymar dijo...

Es un relato muy emotivo Lili, donde los sueños se montan en las alas del deseo para llegar a la realidad ansiada. Bellísimo, me llegó al alma.

Un cariño enorme.

ZEDIECK dijo...

Liliana, ese avión tiene sabor a nostalgias, a ternura, a sed de reencuentros. La intensidad de tu prosa hace que vuele con tus sueños.
Besos

Liliana G. dijo...

Soñar siempre produce emoción, M. Carmen, y si a ello le agregamos la búsqueda de nuestras raíces, el resultado resulta grandioso.

Muchas gracias, querida amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Y el deseo, Marymar, es la cuna de los grandes anhelos que se revisten de fuerza para llegar a ser realidad.

Gracias por tus palabras.

Otro gran cariño.

Liliana G. dijo...

Hay nostalgias e intensidad, ZEDIECK, claro que los hay, y siempre los habrá mientras la realidad todavía se quede atrapada en los sueños.

Gracias por tus cariñosas palabras.

Un beso.

Marcos dijo...

Lo importante es tener alas para que la imaginación y los sueños lleguen a destino. El tuyo es un micro muy emotivo, cargado de poesía y de magia.

Besos y buen fin de semana, Lili.

Liliana G. dijo...

Mis sueños siempre llegan donde el sentimientos los impulsa.

¡Gracias, Marcos.

Un cariño grande.

Ramon Bonachi dijo...

Sueños y esperanzas en pos de unas alas que te llevan al destino fijado, muy bello tu horizonte de letras , besos

Liliana G. dijo...

Cada uno nos dirigimos al horizonte que necesitamos, el de las letras es grandioso :)

Muchas gracias, Ramón.

Un beso grande.

Garla Kat dijo...

No hay una sensación que enriquezca mas el espíritu que la de un sueño alcanzado. Me sentí en ese avión, cargando mis sueños.

Liliana G. dijo...

Qué bueno que el cuento te ha llegado, Garla Kat, a veces también podemos soñar montados en el sueño de otros :)

¡Gracias! Y bienvenido.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Soy " La Fundación " en Forogente y he visto un escrito suyo en un foro
http://www.forogente.com/foros/showthread.php?p=405172#post405172

Quisiera preguntarle si lo ha escrito usted o ha dado su autorización para que fuera usado.

Quedo a la espera de sus noticias

Liliana G. dijo...

Hola "La Fundación", acabo de entrar al enlace que me has dejado pero no he visto ningún escrito mío. Tal vez si fueras más específico, podría identificarlo, por ejemplo, por el título o la fecha.
Personalmente no he autorizado ninguna publicación, y sólo se pueden publicar mis textos si se nombra a la autora, que es lo que corresponde. Todos mis textos están registrados.

Ahora soy yo quien quedo a la espera de tus noticias. Saludos.