sábado, 8 de octubre de 2011

SECRETO NOCTURNO

Cada noche, cuando todos dormían, la muchacha salía a hurtadillas de su casa y caminaba sobre un rayo de luna hasta perderse detrás del horizonte, justo allí donde nacen las estrellas.

Aquella vez, Álvaro la descubrió mientras trataba de ahuyentar su insomnio sentado en la vieja mecedora del porche, la misma que aún guardaba el recuerdo de su abuela. Le llamó la atención la inusual hora que había elegido para dar un paseo, pero se abstuvo de imaginar posibilidades, pues no quería dolerse pensando lo que no era.

Sin embargo, la siguiente noche lo encontró sumido entre la ansiedad y el desconsuelo, por lo que se propuso seguir a la joven para ver adónde se dirigía. No debió esperar demasiado, con la última campanada de medianoche, Alba –tal era su nombre– emprendió camino, y Álvaro, furtivo, la siguió de cerca.

Caminaron y caminaron hasta que ella se detuvo frente al pórtico de un predio rebosante de rosas color té. En el instante en que Alba entró en aquellos jardines secretos, Álvaro la vio tal cual era: un rayo de sol entibiándole las entrañas.

46 comentarios:

Rosa dijo...

Hay sueños que se desvanecen al llegar el amanecer.
Besos.

Marcos dijo...

Una metáfora bellísima sobre el encuentro del amor verdadero, el descubrimiento que entibia las entrañas de aquel que lo experimenta.

La dulzura del cuento recorre los renglones. Tu dulzura.

Besos

Jess Vilardi dijo...

Lo encuentro mítico y honorable respecto a la figura de la mujer, ella que ilumina las noches oscuras de un hombre solitario.


Un placer leerte,

Jéssica Vilardi.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Rosa, menos mal que otros nacen en la noche y crecen con el día :)

¡Muchas gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es que toda la magia se pone en movimiento cuando de enamorarse se trata, no hay imposibles para que esa tibieza que recorre los caminos de nuestras entrañas, llegue al corazón.

Gracias, Marcos.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Bien se dice que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer, él ha descubierto que ha encontrado a su complemento y eso siempre es mítico.

Muchas gracias, Jess.

Besotes.

apm dijo...

!Que final tan bonito y tan poético, Lili!... y si el amor siempre se va al amanecer -que decía Paul Valery-, también puede venir al alba... ¿a que no sabes que yo, como aquí el Alvaro del relato, también soy insomne?... verdaderamente es un latazo no poder coger el sueño rápidamente, y si encima, ya que lo coges, te despiertan los ruidos de la calle y tienes que volver a empezar, apaga y vámonos !que coraje!

Mil besitos gordotes

Kiki Nikon dijo...

Bello, misterioso y romántico tu cuento de hoy, Lili. Las noches son ideales para que en ellas se gesten historias de amor.

Muchos cariños y feliz semana!!!

Chogui dijo...

El misterio de la noche a través de una mujer que se transmuta al alba o amanecer para darnos su calor mientras llega el nuevo anochecer.

Hermoso relato.

Abrazos Liliana G.

Antonio Misas dijo...

Al Alba, al Alba... se desvanecen todos los fantasmas que nos visitan en el ocaso.
Es un cuento mágico Liliana.

Muchos besos

MAJECARMU dijo...

Precioso cuento,que nos trae a la mente a esa mujer "camaleónica" y mágica que es capaz de tomar la belleza y el amor de la naturaleza para transformarse en la noche y ser una alentador rayo de luna.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso,poeta.Feliz semana,amiga.
M.Jesús

OZNA-OZNA dijo...

¡¡que preciosidad de relato nos regalas dulce y sensible poeta ¡¡¡ infinitas gracias por hacernos participes de su belleza, besinos de esta amiga admiradora que te desea con cariño feliz inicio de semana.

Mary dijo...

Que bonitoooooooooooooooo, Alba es el rayo de luz que Alvaro necesita para llenar su vacio de soledad.

Me ha encantado que bonito por Dios¡!

Un besazo Lili.

Liliana G. dijo...

Si estás insomne como Álvaro, APM, te aconsejo que hagas como él y salgas a perseguir un sueño siguiendo el camino de la luna, tal vez en medio de la noche encuentres la magia que te falta para descansar tranquila ;)

Mil gracias, amorosa.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es el mismo misterio de la noche el que le pone romanticismo al cuento, las historias se gestan solas...

Gracias, Kiki, un besazo y buen comienzo de semana.

Liliana G. dijo...

Esa es la magia de la noche y de la mujer, ambas saben cómo llegar al corazón :)

Gracias, Chogui.

Un fuerte abrazo.

Cecylya dijo...

Hace ya un tiempo que no recorría la imaginación de tus letras...la magia de la noche nos envuelve en sutiles rayos de luna mientras que la claridad del día nos revela la verdadera escencia...hermoso me encantó!!! Un Abrazo!!

Liliana G. dijo...

Es verdad, Antonio, el alba ahuyenta los fantasmas de la noche, y nos prepara para enfrentar a los sueños del día.
La magia está en el simbolismo que nos alienta a leer entre líneas.

Mil gracias y muchos besos.

Liliana G. dijo...

La noche, la luna, el misterio y más allá de los sueños, el amor que se abre camino en un mundo que a veces necesita de la magia para poder ser transitado.

Muchas gracias, querida María Jesús.

Un abrazo muy grande y excelente semana.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias por tanto cariño, Ozna, siempre es un placer encontrarte y deleitarse en tus mimos.

Un besote y feliz semana.

Liliana G. dijo...

Y que todos los Álvaros, encuentren su propia Alba, la que les indique el camino que debe seguir el corazón enamorado.

¡Gracias, querida Marita!

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Cecylya! Me da mucho gusto encontrarte.

La esencia, querida amiga, la llevamos en el corazón, y nos es revelada cuando lo tenemos abierto a la vida... y a la lectura :)

¡Muchas gracias!

Un gran abrazo.

Linus dijo...

Mi querida niña, haces que la magia pase de tu cuento al lector con la facilidad de un suspiro, eso sólo lo pueden hacer aquellos que están enamorados de las letras.
Enhorabuena, Liliana.
Besos.

Ana dijo...

Un microrrelato impregnado de ternura y romanticismo. Alba y Álvaro, una pareja de cuento de hadas, en el sentido más noble de la expresión, que despide un aroma inconfundible: el de la buena literatura.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Linus, esoy enamorada de las letras, son ellas mi norte y mi futuro, las que alientan mi camino y se esfuerzan por acompañarme. Ese poder transmitir lo que escribo ya es un premio.

Muchas gracias por estar abierto a recibirlas.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

La literatura, la mía, se hace buena cuando se siente recorrida por tus ojos y reconocida por el impulso de tu propia creación. Es allí cuando comparte su magia.

Eternamente agradecida, querida Ana, por tu incansable estímulo.

Besos.

MariCarmen dijo...

Bella Metáfora a la mujer la que envuelve esta rayo de luna, me encanto!


Sigue escribiendo Liliana y muchas gracias por compartir este don que Dios te ha dado.

MariCarmen.

Charly T. dijo...

Un hermoso cuento que ha sacado ese romanticismo que llevás adentro, pero la magia siempre tiene un motivo y es el mensaje que la historia lleva implícito.
Años que leo tus trabajos y siempre me embelesan.

Besos.

Cinarizina dijo...

Hola Liliana, un bello relato, lleno de ilusuión y de magia, que convierte en mujer a un rayo de luz, y es que en verdad la mujer tiene encanto y lo ilumina todo. Un placer leerte, recibe un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, MariCarmen, de nada me serviría escribir para guardármelo, lo que verdaderamente hace grande a mis escritos, son los ojos de los lectores, hoy, tus ojos.

Gracias, de todo corazón, querida amiga.

Besos.

Liliana G. dijo...

Lo sé, Carlos, sé de tu infinito cariño por lo que escribo. Desde aquel año que nos encontramos en "La Casa de los Sueños", compartiendo ese sueño de letras y poesía, siempre sentí que tu reconocimiento se mantendría con el paso del tiempo, y no me equivoqué.

¡Muchas gracias, amigo!

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

La esperanza y la ilusión no deben faltar en ningún texto, tiene que ser el norte que alumbre el camino del escritor vocacional, es eso lo que hace que la magia entre por los ojos del lector.

Muchísimas gracias, Cina, es un gusto contar con alguien de tu sensibilidad para que se paseen por mis letras.

Un abrazo inmenso.

ZEDIECK dijo...

La magia del cuento se queda adherida a los ojos porque fuiste pintando imágenes tan claras con tus palabras que se ven mientras se leen.
Y son hermosas!

Besos

Liliana G. dijo...

Gracias, ZEDIECK, y con palabras como las tuyas mis imágenes ensanchan su horizonte.

Un abrazo grande.

PATSY dijo...

Encontrar el camino siguiendo unos pasos misteriosos, descubrir la luz, completarse. Un cuento lleno de símbolos y de romanticismo.¡Qué precioso!

Muchos besos.

Marina-Emer dijo...

Te deseo un feliz fin de semana
Con todo mi cariño.
La alegría es el ingrediente
Principal en el compuesto
De la salud.
Un cariñoso abrazo.
Marina.
***Espigas del alma III***

Juan Sin Nombre dijo...

Este cuento me hizo recordar el prólogo de "Hacia mis estrellas" que te escribió Lila Duffau, y lo recuerdo porque siempre lo tengo a mano. Allí decía algo así como que eras "prolífica en símbolos, los que te son tan caros". Y no se equivocaba, al leerte esas palabras se confirman, en este caso con un gran despliegue de ternura.

Besos, Lili, y para mañana:

¡Feliz Día de la Madre! Con todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

No sería yo si no dejara aflorar el romanticismo de siempre, Patricia, cuando puedo siempre le hago un lugarcito :)

¡Gracias!

Besos y ¡¡feliz Día de la Madre para mañana!!

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Marina, lo mismo para vos, que tengas un gran fin de semana cargado de poesía.

Un abrazo grande.

Liliana G. dijo...

Querido Juan, me hiciste emocionar con ese comentario, no sabía que tenías tan presente aquel viejo y pequeño poemario mío.
Lila Duffau de Rabaudi fue mi madrina literaria, una benemérita mujer, docente, escritora, historiadora... su recuerdo me enternece muchísimo. La Junta de Estudios Históricos de San José de Flores, fue su segunda casa, la que honró con su presencia.

Mil gracias por recordar ese pasado que se me antoja glorioso.

Un beso inmenso.

P.D.: ¡Feliz Día de la Madre para Martha! De todo corazón.

//elojodelhuracan// dijo...

El alba o Alba, la esencia de la mujer revive la metáfora del nacimiento y se reviste de magia por obra de tu pluma. Un cuento bellísimo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Mil gracias, Jorge, la esencia de la mujer es la esencia de la vida, es cierto...

Un beso grande.

Marina-Emer dijo...

La verdad que lindo y fino este cortito relato ,supo a poco .
feliz semanay un abrazo fuerte ...
con cariño besos
Marina

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Marina, saber que te has quedado con ganas de más cuento es muy halagador :)

Un beso y feliz semana también.

moderato_Dos_josef dijo...

Bonito! Este micro encierra verdadera poesía.

Un saludo.

Liliana G. dijo...

Es cierto Josef, no se puede negar que es pura metáfora...

¡Gracias!

Un abrazo.