martes, 14 de febrero de 2012

EMPATÍA


Antes de que el lector abriera el libro, los personajes amantes hicieron el amor apasionadamente en aquella noche de tormenta. Cuando llegó a la página ciento cuatro, brillaba el sol y el autor seguía soñando con los besos de ella.

60 comentarios:

tecla dijo...

Precioso poema, Liliana. Qué sutil y exquisito. Tan complicado y tan fácil a la vez.
Es u na virguería.

Liliana G. dijo...

Es lo que nos pasa cuando escribimos, Tecla, nos metemos tanto en el personaje, que vivimos a través de él, le hacemos cumplir nuestros sueños y le otorgamos una identidad que bien podría ser la nuestra...

¡Muchas gracias! :)

Besotes.

chus dijo...

Muy bonito. claro trasmites. un abrazo

apm dijo...

!Desde luego eso es meterse en el libro y en los personajes! (aquí en Sevilla decimos a ésto meterse en situación). Es un microrrelato delicioso Lili, y, una maravilla escribir y crear personajes que tengan una vida "medio" autónoma, ya sabes, unos personajes que respiren por sí mismos.
Hoy, además, es un día al que le van las historias de amor (vamos, las historias de amor van siempre, todos los dias !no faltaba más!, pero hoy es san valentín, y que quieras que no, es como un poquito obligado el evocar de amores... y a proposito, ¿en Argentina se celebra el sanvalentín?)

Millonazo de besitos gordotes

Carmen dijo...

Bonito final para una tormenta.

Feliz día de la amistad, Liliana.

¡Biquiños!

Juan Sin Nombre dijo...

Tu cuento transmite las emociones del autor con total claridad y convicción, supongo que la empatía entre este y sus personajes, es la clave del éxito.
Cuánto en tan pocas líneas. Maravilloso!!

Besos.

Juan Romero dijo...

Muy hermoso, pero, a veces, en empatizar demasiado nos hace alejarnos de la real realidad.

Abrazos.

Roberto dijo...

extremadamente bello
un saludo
Roberto

sigue mi estela....

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Chus, me alegra que este pequeño texto te haya gustado, pero mucho más que te parezca claro :)

Otro abrazo grande.

Liliana G. dijo...

Sería imposible dar forma a un personaje si no nos pusiéramos en situación, en la suya, claro. Allí es cuando quien escribe se quita su piel para cedérsela al otro mientras le da forma y describe una escena.
En cuanto a San Valentín, te diré apm, que en mi juventud no se festejaba aquí en Argentina, ni sabíamos de esta festividad, pero desde la globalización, hace unos cuantos años (y por el comercio) ahora se festeja como en todas partes. También se nos ha dado por festejar San Patricio, con un toque de color verde y a copar las cervecerías :)

Muchísimas gracias, dulce.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Las tormentas tienen esa magia, Carmen ;)

Muchas gracias y feliz día de la amistad.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

La empatía entre el autor y sus personajes es única, Juan, no podríamos escribir sobre ellos si no nos metiéramos en sus sentimientos.

¡Gracias!

Besos y cariños, querido amigo.

Liliana G. dijo...

Al escribir, tenemos que alejarnos de la realidad para dar lugar a la ficción, durante este acto somos y estamos metidos en esa ficción. El problema se presentaría si cuando dejamos de escribir siguiéramos inmersos en las fantasías que creamos a través de nuestra imaginación...

Otro fuerte abrazo, Juan R.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Roberto, me complace que este micro te guste.

Siempre sigo la estela de la literatura.

Abrazos.

KONCHA MORALES dijo...

Grandes y hermosos sueños dentro de un pequeño y bello poema. Un beso.

Charly T. dijo...

Impresiona tu poder de síntesis, el autor, el lector y el personaje, en apenas unos renglones.
Es imposible desdoblarse tanto, todo queda en mano de quien escribe. Las tuyas son estupendas.

Un beso, querida amiga.

Ramon Bonachi dijo...

Eso es leer intensamente hasta vivirlo , bello poemas mi querida amiga.
En cuanto a tu pregunta de intentar añadirte como seguidor , tengo el icono tuyo en agregados no se si es eso a lo que te referias ,
En todo caso tengo tu compañia eso ya me basta. un fuerte abrazo

Mary dijo...

Me muerooooooooo¡¡¡¡¡precioso precioso, hay una foto que colgué hace poco que viene a decir que después de cada libro siempre quedan sentimientos, pufffff precioso de verdad.

ERES UNA GENIA¡¡¡¡

CHUIC X1000

Antonio Misas dijo...

El autor es un creador, pone un pequeño dios en el narrador, el lector vive un génesis. Todo eso lo haces tú con la distancia necesaria. Maravilloso Liliana.

Besos

PATSY dijo...

Realmente hermoso. Supongo, porque yo no escribo, que el autor se mete tanto en sus escritos que llega a ser parte de ellos. El lector lo percibe, y de eso doy fe.

Excelente!!!
Cariños.

Isabel Martínez Barquero dijo...

¿Qué decirte, estimada Liliana? Para mí, los personajes son más reales que muchas personas que conozco. Vivo sus vidas, sus temores y alegrías... Sueño con ellos, los veo moverse... Existen, claro que existen, quizá en otro plano de la realidad, pero para el autor forman parte de su memoria sentimental.
Un abrazo.

MAJECARMU dijo...

Liliana,gracias por tu visita.Ultimamente voy muy lenta y me cuesta llegar a todos...
Esa empatía de la que nos hablas en el micro,no sólo es necesaria para escribir y meterse en los personajes,también es la clave para la buena comunicación en la vida,como tú sabes...El autor vive la vida de sus criaturas y el lector adivina el alma del autor a través de la vida de sus personajes.
Mi felicitación por esta "joyita"que nos dejas,amiga.
Mi abrazo inmenso y feliz fin de semana,Liliana.
M.Jesús

Antonio Misas dijo...

No me queda otra que volver para decirte un poco más, para completar lo anterior, para personalizar un poco más.
He tenido la suerte, ya hace muchos años, de conocer el mundo literario profesional desde dentro. Conozco a unos pocos editores, críticos, escritores/autores, todos de renombre, y lectores editoriales. nunca he sido, no soy, nada de esto y tampoco pretendo enseñar nada a nadie. De ese mundo, ya hace muchos años también, estoy alejado.

Decirte primero, que siempre me sorprende tu bondad, y después, que me asombra, también siempre, tu capacidad como lectora y narradora, el dominio tremendo que ejerces sobre este asunto, en esta materia.

Muchas veces, sin embargo, me he quedado con ganas de decirte que escribas algo que rompa con las reglas que te impones, con la técnica pulcra y distante, algo que vaya más allá, que entre en la trastienda de la vida, pero de forma más directa, a través de los personajes, si, pero sin contenciones. No midas, no empatices, deja que te duela, que nos duela, abre heridas, aquí no hay jueces, ni reputación que valga, puedes gritar, decir que hay en el camino, en el pan nuestro de cada día...
ya te lo he dicho, ya me he quitado las ganas. Sé que me entenderás.

Con todo mi respeto.

Muchos besos y abrazos.

Rosa dijo...

Es curioso como mientras uno escribe, puede visualizar exactamente lo que está escribiendo y sentirse protagonista de esa historia aunque tan solo sea producto de la imaginación y los personajes terceras personas totalmente ajenas a él.
Besitos.

Liliana G. dijo...

Lo sueños de un escritor dentro del libro que ha escrito. La maravilla que hace la literatura :)

Muchas gracias, Koncha.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Es cierto que la síntesis cuesta mucho más que las parrafadas, pero a fuerza de lidiar con ella, la voy domando. A veces lo logro, otras, me doma a mí :)

¡Gracias, Charly! Me da gusto que el micro te haya parecido bueno.

Besos.

Liliana G. dijo...

Leer y escribir intensamente, es vivir lo que se lee y se escribe, algo mágico.

¡Gracias, Ramón!

Un beso.

Puede ser eso, Ramón, que no pueda anotarme entre tus seguidores porque ya estoy como "agregada", no sabía que existía esa opción. No hay de qué preocuparse, no te perderé el rastro :)

Liliana G. dijo...

Yo creo que sí, Mary, incluso mientras se leen, los libros generan sentimientos página por página, y estos se ensanchan hasta el final que a veces nos duele por el sólo hecho de desprendernos de él.

Sabía que te gustaría este micro ;)

¡Gracias, amorosa!

Besazos.

Liliana G. dijo...

Muy de acuerdo, Antonio, el dios particular de cada autor genera su propio mundo en cada historia, el lector vive en ella y a través de ella, a veces, otras, cambia de dios :)

La distancia es el único camino que separa al autor de la locura...

Mil gracias, Antonio.

Besos.

Liliana G. dijo...

Suponés bien, Patricia, el autor es parte mientras escribe, esto queda claro, no más de allí (como le decía a Antonio). Tampoco me caben dudas de que el lector se da cuenta cuando esto es así o se convierte en un mero ejercicio de bolsillo :)

Muchas gracias.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Ese es el gran desafío del autor, Isabel, conferir a sus personajes una identidad propia y que sea empática con el lector (y con él mismo), ardua tarea por cierto.
Mi reconocimiento hacia esos magníficos autores que me hacen "vivir" sus novelas, en otras palabras, que me dejan entrar en su mundo. Menuda magia la de la literatura.

¡Muchas gracias, Isabel!

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, María Jesús, es casi imposible no darse cuenta de quién es el autor y cuáles son los sentimientos que le animan, al leer sus textos. Estos hablan por él con el lenguaje mudo de las emociones que genera la lectura. Muchas veces, entre renglones, hay más palabras de las que se ven a simple vista. Es magnífico.

Muchas gracias por tus cálidas palabras. Un beso enorme y feliz fin de semana.

Liliana G. dijo...

Antonio, primero quiero agradecerte soberanamente por esa "bondad" que me has atribuido, no sé si soy merecedora de ella, palabra, pero si te sorprendo y te asombro, me quedo hecha unas Pascuas :)

No tenía idea de que frecuentabas desde tan adentro y desde esas alturas permitidas a unos pocos afortunados, el mundo de la literatura, en rigor de verdad no sabemos quiénes somos más que a través de lo que leemos, eso nos da una aproximación de juicio pero no el CV. Con lo cual, mi querido Antonio, si siempre acepto sugerencias, viniendo de alguien que sabe sobre el tema, resultan un honor.

No sé si me impongo reglas, si es así será en forma inconsciente, tal vez me he estructurado a la medida de las necesidades propias o ajenas, qué decirte. Todos los micros que publico en esta página, han sido escritos y enviados a diferentes concursos y bajo diversas pautas, temas, cantidad de palabras, etc. etc. y para mí constituyen un verdadero ejercicio.
Quizás el hecho de no escribir para que duela, tiene que ver con el trabajo opuesto que he realizado durante diez años de mi vida, tratando de que a otros nos les duela su propia vida, de allí que intento llevar siempre un mensaje esperanzador. Sé lo que vale. Pero te digo algo, Antonio, los desafíos me encantan y no dejo pasar ninguno, el tuyo no será la excepción :)

Ah, y no te calles nada, lo bueno es bueno sólo cuando se compara con lo que no lo es tanto.

Mil gracias y mil besos.

Liliana G. dijo...

Una curiosidad mágica, Rosa, porque nos hace transponer todos los umbrales, los permitidos y los prohibidos. Por fortuna no hay fronteras para la imaginación ni para los sueños...

¡Gracias!

Besotes.

Diana Profilio dijo...

Aunque no todo lo que uno escribe es autobigráfico, ni crea los personajes según su imagen y semejanza, siempre "se filtra" algún rasgo, algo de la personalidad o algún deseo consciente o inconsciente. ¡Muy bueno, me gustó, Liliana! Un beso grande!!!

MariCarmen dijo...

Me encanto este micro y te diré querida Liliana, me pareces muy autentica y una persona con gran bondad, por ello siempre llevas esperanza y proporcionas ilusión a quien te lee.

Un beso enorme.

//elojodelhuracan// dijo...

Esa simbiosis universal que se da entre autor-personaje-lector, queda maravillosamente plasmada en un texto de apenas un par de líneas. Hay buena madera detrás de una pluma como la tuya. ¡Felicitaciones!
Besos

Alejo Z. dijo...

De esa magia que guardan los libros...
Un abrazo

Kiki Nikon dijo...

Bellísimo cuento que acaricia los sentidos. Esa comunión entre el autor y el personaje es la que intuimos cuando tenemos un libro entre las manos.
Qué arte para decirlo en tan pocas palabras!!
Besos querida Liliana.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Diana, es imposible desprenderse completamente de uno mismo al escribir, los textos siempre hablan de su autor en alguna forma.

¡Muchas gracias!

Otro gran beso.

Liliana G. dijo...

Querida MariCarmen, cuando un texto surge naturalmente, sin restricciones, dando lugar a que el sentimiento se derrame entre los renglones, es cuando marca el estilo de cada uno, ni mejor ni peor que otros, sino diferente. Es cierto, a mí me gusta crear ilusión a través de mis cuentos y de mis poemas, por eso también la disfruto yo :)

Gracias, de todo corazón.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Ya que hay "mucha madera", podríamos "contruir una balsa para ir a naufragar" :)
Me la dejaste picando, Jorge, no pude con mi genio, además me hiciste acordar de aquellos años estupendos.
Chiste aparte, te quiero agradecer tanto elogio, tanta calidez y tanta cercanía.

Un cariño muy grande.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Alejo, el eterno encanto de los libros nos nutren de magia y de sueños.

¡Gracias!

Un gran abrazo.

Liliana G. dijo...

No me cabe dudas de que el lector intuye los sentimientos del autor, los puede ver reflejados aún en un libro de ciencia ficción, no importa el género, lo que importa es cuánto transmiten.

Muchas gracias, Kiki.

Un beso grande.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis cariñosos saludos, Lili querida:
Extraordinariamente fantástico, sencillamente hermoso, querida amiga y hermana Lili. Me encantó.
Besos y abrazos muuuy tiernos, querida hermana, y que tengas siempre muy felices y saludables días.

Marymar dijo...

La perfecta armonía entre el autor y su obra se reconoce cuando maduran sus frutos. Tu cuento da fe de ello.
Bellísimo Liliana!!

Besos

Mª Carmen dijo...

Precioso amiga, me ha encantado.Feliz día Besitos.

ZEDIECK dijo...

Ese antes y ese después, se mantienen en el tiempo para que autor y sus personajes hagan de la obra un texto para que el lector no lo olvide. Un microrrelato para disfrutar y para reflexionar. Una joyita para el recuerdo.
Besos

Linus dijo...

Un relato donde todos somos los protagonistas y nos vemos reflejados. Leer una obra implica hacerse uno con la historia y con el historiador. ¡Magnífico!

Un beso, querida Liliana, sí que eres especial.

Liliana G. dijo...

Hola Rodolfo, mil gracias por tu entusiastas palabras, me da mucho gusto recibir ese honor de tu parte.

Un beso grande, querido amigo. Que tengas un excelente fin de semana.

Liliana G. dijo...

Y cuando los frutos se comparten es cuando mejor se les siente el sabor del encuentro.

Muchas gracias, Marymar.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Hola M. Carmen, es un gusto encontrarte y poder compartir con vos, este atisbo de letras :)

Besos, y feliz fin de semana.

Liliana G. dijo...

Esperemos que el recuerdo sea sólo del cuento y no de una realidad que ha traspasado los renglones para hacerse cargo de una realidad que nadie desea...

Muchas gracias, ZEDIECK.

Besos.

Liliana G. dijo...

Esa comunión entre el autor y el lector se percibe desde el momento en que uno comienza a escribir y el otro comienza a leer.

¡Gracias, Linus!

Un beso grande.

mj dijo...

Total, es el futuro de uno y el pasado del otro. Es el tiempo circular, no líneal...
Un saludo
mj

Liliana G. dijo...

El tiempo lo ha inventado el hombre, por lo tanto es él quien tiene la potestad de hacerlo curvo o recto :)

Gracias, mj.

Cariños.

Garla Kat dijo...

Siempre digo que los personajes tienen vida propia y nosotros somos sólo sus sirvientes. Cada vez que vengo me cuesta marcharme, y sigo leyendo y pasan las horas. Muchos saludos mi estimada dama.

Liliana G. dijo...

En un punto es cierto, los personajes adquieren vida propia y el autor no lo sabe, sigue creyendo que es él que los maneja...

Es un gran placer que no quieras marcharte de este rincón. ¡¡Gracias!!

Besos, mi estimado caballero.

Elda dijo...

Un poema tan precioso que acaricia sutilmente los sentidos del lector.
Una belleza Liliana.
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Elda, es un gusto "escucharte" :)

Besos.