viernes, 24 de febrero de 2012

PUNTO DE REFERENCIA

Alineó, parsimoniosamente, diez pequeñas piedras a su derecha y otras diez pequeñas piedras a su izquierda, que representaban diez dedos de cada lado, incluidos los de la mano y los del pie. Las veinte piedras graficaban la cantidad de peces que ese día debía llevar a la aldea para alimentar a su familia. Un pez -una piedra- cada dos personas; cuarenta personas unidas por lazos de sangre. Por cada pez que sacaba del agua, hacía desaparecer una piedra de la línea. Era tarea cumplida. Cuando pescó el número quince, quiso quitar la piedra número quince, pero sólo la presionó con el dedo. Era un acto reflejo primitivo, demasiado primitivo como para que él lo recordara, sin embargo, la memoria ancestral le susurró “Delete”, aunque jamás sabría que era una referencia “SQL”.

70 comentarios:

Marcos dijo...

Sobrecogedor e impactante micro, Lili. Cuando la memoria trae recuerdos de un pasado remoto donde la tecnología ya es historia, nos lleva a pensar que hubo un episodio que acabó con todo. En la rueda de la vida todo vuelve a empezar, pero en el camino se han perdido años de avance en la carrera suicida del hombre.
No dejás de asombrarme con tu magnetismo literario y con tu lucidez de ideas.
Besos.

Boris Estebitan dijo...

Excelente post, a mi también me pareció impactante

MariCarmen dijo...

La humanidad avanza en ciertos aspectos y en otros nos detenemos y repetimos los mismos hechos.
Siempre traes belleza literaria y lucidez de pensamiento.

Besos.

Magda dijo...

Muy sobrecogedor e impactante relato.
Saludos.

KONCHA MORALES dijo...

Estremecedora y alarmante narración. Para pensar, Liliana. Bsazo!

Liliana G. dijo...

Un cuento es un cuento, Marcos, más aún cuando es de ciencia ficción y lo imprevisible se hace historia. Aquí la idea es recalcar la involución a la que está expuesto el hombre, con tecnología o sin ella, con lo cual se infiere que una supuesta debacle se debe a él mismo y no a las cosas que ha creado.
Esta vez, Marcos, la lucidez fue tuya al interpretarlo.

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

Esa es la finalidad de un texto de ciencia ficción, Boris, el impacto hace que nos pongamos a pensar si puede pasar o no, y por qué razones.

Muchas gracias.

Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Así es MariCarmen, los avances tecnológicos no suplen a los avances humanos, por el contrario, el hombre repite errores que a la larga lo regresa a sus orígenes. Es para pensar y tratar de mejorar...

Mil gracias, querida amiga.

Un beso grande y feliz fin de semana.

Liliana G. dijo...

Gracias, Magda, ojalá el cuento siga siendo una ficción más y allí se quede.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Esa es la idea, Koncha, detenerse a reflexionar, mucho o poco no importa, lo importante es extraer alguna conclusión de valor.

Muchas gracias, amiga.

Un fuerte abrazo.

Roberto dijo...

...y cada una tiene su propia identidad...
roberto

Rosa dijo...

Siempre traes unos relatos que nos hacen pensar.
Besitos

Noris Capin dijo...

Me ecanto tu post, Liliana, tu imaginacion desnuda la sombra y la luz. Bello escrito, amiga, y gracias por tu visita.
Un beso,

Kasioles dijo...

Hola, soy kasioles, mi nombre seguro que no te dirá nada, pero a veces el destino nos trae alguna sorpresa y es por eso por lo que me tienes aquí.
Te cuento:
Hace unos días escribiste un comentario en el blog UNA EXISTENCIA BASADA EN EL CORAZÓN Y, como algo extraño, lo he recibido yo en mi correo lectrónico.
Cariños.
Kasioles
Paso a copiártela:


Liliana G. ha dejado un nuevo comentario en la entrada "Una existencia basada en el corazón":

No hay duda de que generamos lo que sentimos. Ojalá todos fueran conscientes de que podemos lograr un mundo mejor, aunque no hay que olvidar que todos los seres humanos no tenemos los mismos valores éticos, y supongo que aquellos que no tienen prácticamente ninguno, también generarán una energía negativa que se contrapondrá a la nuestra.
Los seres humanos somos tanto y tan poco que nos cuesta medirnos a nosotros mismos.

Excelente post, Adri, como siempre, a la cabeza de la buena onda :))

Mil besos y feliz fin de semana.

Publicar un comentario.

Anular suscripción a los comentarios de esta entrada.

Publicado por Liliana G. para DESCUBRIENDO NUESTRO INTERIOR a las 25 de febrero de 2012 11:52

Campanilla dijo...

No creo que sea ciencia ficción, desgraciadamente. Tu originalidad me fascina Liliana. Dejas en vilo... Besos.

Charly T. dijo...

Tu cuento se eleva por sobre la reflexión misma, es maravilloso cómo has podido plasmar una imagen tan patente de ese futuro retroactivo.
¡Excelente, Liliana!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Así es Roberto, está en los genes y en los actos del hombre...

Gracias.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Y me encanta que dé resultado, Rosa, si hay algo para pensar quiere decir que hubo palabras suficientes para poder expresarme :)

¡Muchas gracias!

Un beso.

Liliana G. dijo...

Luces y sombras son parte de la vida, desnudando a ambas desnudamos el alma del hombre, del escritor, del poeta, del hombre común... de todos.

Muchas gracias, Noris.

Otro beso.

Liliana G. dijo...

¡Hola, Kasioles! Tu nombre me dice mucho porque lo he visto en varios blogs amigos que compartimos con nuestros comentarios. Es cierto que este encuentro es una sorpresa, por lo menos así, de este modo. Pero como a mí me encantan las sorpresas, me alegra que hayas llegado hasta aquí.
¡Bienvenida!

Cariños :)

Liliana G. dijo...

Por el momento, por lo menos, el cuento se queda en cuento, Campanilla, espero no ser testigo de nuestra propia debacle ;)

¡Muchas gracias!

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Ya sabemos que la imaginación no tiene límites, Carlos, y si a esa imaginación la regamos con enormes dosis de realidad, el resultado nos dejará asombrados más de una vez.

Gracias, querido amigo.

Besos.

MAJECARMU dijo...

Liliana,nos dejas un cuento,donde el primitivismo instintivo del hombre está impreso en su mente y ha de controlarlo continuamente...El hombre ha de ser consciente de su dualidad interior y saber lo que hace y dice en cada momento.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer,amiga.
Te dejo mi ánimo y mi confianza de que todo irá bien,...Ahí estaré muy cerca de ti.
FELIZ FIN DE SEMANA,AMIGA.

tecla dijo...

Impactante y genial Liliana.
Creía que te había comentado este post. Te estaba encontrando a faltar.

Antonio Misas dijo...

¡Qué grande eres Liliana! con unas piedras y unos peces te sacas un cuento de ciencia ficción, además bíblico.
Si en el anterior resaltaba tu inteligencia creadora y lectora, aquí, vuelvo con lo mismo, insisto. Es más, el tema y el argumento me parecen perfectos para realizar un cortometraje de premio.

Muchos besos

stella dijo...

Maravilloso Liliana, lo he leído doa veces y laq segunda aún me ha movido más que la primera vez
Un gran abrazo
Stella

apm dijo...

!Ay que escalofriante Lili!, pero sí, como sigamos por el camino que vamos, la ciencia ficción va a dejar de ser ciencia ficción y se va a convertir en realidad: y nos vamos a ver luchando por el solo sustento diario, como primitivamente, aunque en el recuerdo nos quede algo de tecnologia inservible absolutamente para comer o pescar.
El relato es impactante y lo has transmitido maravillosamente bien... deberiamos reflexionar sobre toda esta locura, porque ¿de verdad sabemos dónde vamos a parar?

Mil besitos gordotes

ZEDIECK dijo...

Da escalofríos pensar un futuro de esta naturaleza, avanzar tanto para nada es una pérdida de tiempo.
Este cuento es fenomenal, Liliana, es tan claro y tan convincente que apabulla.
Felicitaciones!
Un beso.

Lapislazuli dijo...

Original e impactante. Un abrazo

Mary dijo...

Aunque no lo creas hasta hace poco yo utilizaba esas piedrecitas,viejas costumbres que nunca fallan.

Muy bueno.

chuic x mil

Ramon Bonachi dijo...

Bellas palabras que esconden un significado que a mi me costo pillar, pero es que yo estoy siempre un poco en off.mi cerebro le da demasiado a la tecla delete, besos

Liliana G. dijo...

Así es, María Jesús, el hombre es su propio predador y no tiene ni idea de lo que está fraguando cuando aprieta un botón o un gatillo. El cuento es fantasía, desde luego, pero nos invita a leer entre líneas.

Muchísimas gracias, querida amiga.
(Sé que estarás cerca y eso no tiene precio sino en las arcas del corazón.)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

No te preocupes, Tecla, a mí me pasa cada dos por tres. Es tan amplio este universo que a veces nos perdemos por el camino :)

¡Muchas gracias!

Pilas de cariños.

Liliana G. dijo...

Antonio, eso del corto sería genial, no se me había ocurrido, tampoco eso de que resultó un cuento bíblico. En verdad que las opiniones desde afuera son un verdadero oasis de sugerencias y de interpretaciones, el icor de los dioses literarios. Las tuyas, me pueden...

Necesitaría un puñado de Antonios y sería famosa :)

¡Mil gracias!

Besos y cariños.

P.D.: Mi ego te da las gracias por los cumplidos, y a mí, por no descuidarlo.

Liliana G. dijo...

Stella, que me leas es maravilloso, que me releas, es un honor.

Muchas gracias, de todo corazón.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Lo que creo, apm, es que no queremos saber hacia dónde vamos a parar, somos como el avestruz que esconde la cabeza convencido de que no le ven. La ignorancia nos hace partícipes necesarios de cualquier final, pero por suerte, en el mundo no hay blancos absolutos ni negros absolutos, todos los grises tratan de equilibrarse para quedar a la vista, espero que sigan lográndolo.

Gracias, amorosa.

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

No sé si avanzamos tanto como creemos, ZEDIECK, caminamos dos pasos hacia adelante y luego, diez hacia atrás, cuanto más convencidos estamos de nuestro avance es cuanto más retrocedemos a fuerza de codicia y soberbia.

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Lapislazuli, es un gusto compartir tu fidelidad lectora :)

Un beso.

Liliana G. dijo...

Sí que me lo creo, Mary, al fin y al cabo, las piedrecitas hacen lo que nosotros queremos que hagan y no lo que la máquina les ordenan :)

Gracias, reina.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Menos mal que existe la tecla "Delete", Ramón, todos tenemos días en que estamos en off y la necesitamos más que nunca ;)

Gracias, querido amigo.

Besos.

mj dijo...

Hay una gran sabiduría en cada post que publicas y por eso me gusta venir a leerte.
El hombre está lleno de actos mecánicos. Repetimos y repetimos...

Un saludo
mj

Liliana G. dijo...

En Argentina tenemos un refrán que dice "el diablo sabe por diablo, pero más sabe por viejo" :)

Muchas gracias por tamaño cumplido, mj.

Un fuerte abrazo.

Juan Sin Nombre dijo...

Impresionante. Tu capacidad de síntesis y tu precisión en la narración hace que la imagen generada se vea. ¡Excelente!
Un beso.

Marina-Emer dijo...

muy curioso lo de las piedras y los peces ...me ha gustado mucho
gracias por tus palabras y te dejo un beso
Marina

Isabel Martínez Barquero dijo...

Sí que es ciencia ficción.
Acabaremos todos grillados con las teclas, jajaja.
Un abrazo, estimada Liliana.

PATSY dijo...

Es escalofriante pensar que puede pasar algo así, aunque no imposible. El cuento es una genialididad por la idea y la forma en que está escrito.
Sigo pensando que te superás día a día.
Besos.

Mª Carmen dijo...

Una entrada muy interesante y sorprendente,grande tu imaginación y originalidad.Me ha encantado.Besitos.

Kiki Nikon dijo...

Wow!! Tu creatividad no tiene límites, Liliana, tu micro da por tierra con los tópicos del género y se posiciona como una pequeña gran obra. ¡Sorprendente!

Besos.

Scarlet2807 dijo...

Muy buen micro, hay veces que la memoria nos hace sentir que estamos viviendo un Dejá vu...
Besitos en el alma
Scarlet2807

Cinarizina dijo...

Hola Liliana...tus microrrelatos son excelentes...por mucho rato me quedé pensando en las tantas veces que he sentido la sensación de estar frente a mi memoria genética...
Te felicito con un fuerte abrazo.

**Andrea** dijo...

Si seguimos el camino de la apatía vital, olvidándonos de nosotros mismos, sería muy posible que el cuento dejara de serlo. Impactante Lili, un llamado a la reflexión.
Besos

Garla Kat dijo...

Seguramente que este caballero en vidas pasadas tenía un blog. Ahora escribe sus poemas en la arena donde el viento y el mar también guardan sus palabras.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mis saludos tiernos para ti, querida Lili:
"Sucede que, de vez en cuando, la realidad suele superar a la ficción", es posiblemente lo sucedido en este caso, si recordamos que ya los incas usaban el Quipu y el Ábaco fue la primera computadora usada por el hombre. Me encantó este relato con sabor a ancestral tecnología; muy bueno como todos los que tú produces, mi muy estimada hermana Lili.
Besos, abrazos y mucha salud para ti, querida Liliana. :-)

Carmen dijo...

Hola Liliana.
Da mucho que pensar.
Esperemos, como bien dices, que solamente se quede en eso, en ficción.

¡Biquiños!


Carmen

Liliana G. dijo...

El tuyo es un gran cumplido, Juan, que me alienta a seguir el mismo camino que me he trazado.

Muchas gracias.

Un beso.

Liliana G. dijo...

A veces siento que es necesario correrme un poco de tema y estilo, es así cuando surgen cuentos como este :)

Gracias, Marina.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Menudo destino el nuestro, Isabel, aunque de verdad creo que ya estamos grillados a las teclas, pues cuesta cada vez más alejarse del computador... ¿a que sí? :)

Un beso querida amiga.

Liliana G. dijo...

El ser humano es un animal de costumbres, y como tal, las lleva hasta las últimas consecuencias. Espero que el cuento se quede en cuento y podamos seguir pulsando "Delete" por mucho tiempo :)

¡Gracias, Patri!

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, M. Carmen, es un placer saber que te ha gustado el cuento...

Besotes.

Liliana G. dijo...

Tu entusiasmo sí que no tiene límites, Kiki, y es el que me impulsa a seguir escribiendo e intentando ser cada día mejor para no defraudar.

¡Muchas gracias!

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Es verdad, esperemos no ser nosotros el Déjà vu de un futuro aciago como el del cuento, donde el hombre debe volver a empezar...

Muchas gracias, Escarlet.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Y es justamente esa memoria genética que arrastramos, muchas veces, sin darnos cuenta hacia nuestro propio desconcierto.

¡Gracias, Cina!

Otro abrazo muy apretado, amiga.

Liliana G. dijo...

Espero que el cuento se quede en cuento pero que a su vez arranque una reflexión, esto último motiva a seguir escribiendo con cariño y a cultivar la lectura "entre líneas".

Muchas gracias, Andrea.

Besos.

Liliana G. dijo...

Seguramente, Garla, y lo que no sabe es que soy yo quien se queda con sus palabras intentando transmitir su mensaje...

Un beso.

Liliana G. dijo...

Sin lugar a dudas, Rodolfo, la realidad siempre supera a la ficción y nos desconcierta con su crudeza, a tal punto que hay cosas que nos parecen imposibles. El hombre tiene que haber aprendido de sus ancestros para no terminar desapareciendo como ellos.

Muchas gracias, querido amigo y hermano, de todo corazón.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Es bueno que pensemos, Carmen, es la única forma de no equivocarnos tanto :)

Muchas gracias.

Besotes.

Juan Romero dijo...

Genial y muy brillante. De lo mejor que he leído en mucho tiempo.

Saludos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Juan, es un gran halago que el cuento te haya producido esa impresión.

Un fuerte abrazo.

Cecylya dijo...

de tanto en tanto entró a tu blog, la ingeniosa forma en que armas de manera corta y precisa tus cuentos siempre me asombra, tienes un precioso don y has sabido cultivarlo, gracias por compartirlo... un cálido abrazo!

Liliana G. dijo...

Soy yo quien te da las gracias por transitar mis letras con tanto cariño, Cecylya, tus palabras me alientan a seguir superándome para no defraudar.

Otra gran abrazo.