domingo, 2 de septiembre de 2012

IN EXTREMIS


Era apenas un aparato, o eso creía. Lo creyó hasta que un día, con su voz metálica, le dijo “te amo”. A partir de entonces le dedica más tiempo que antes, lo atiende, lo mima. Cada tanto se olvida de que el material reluciente con que está confeccionado no tiene tacto ni piel, que no siente las caricias que sin darse cuenta le prodiga. 
Y sin embargo, ese artilugio es el único que puede decirle “te amo” al hombre nuevo, al primero, después de aquel último día.

68 comentarios:

Giancarlo dijo...

un caloroso abbraccio...ciao

Marymar dijo...

Ufff, un cuento que me conmovió. Ante la falta de alguien que le prodigue amor, ese último hombre vive engañando al corazón. Da qué pensar, principalmente que nunca lleguemos a ese extremo.
Excelente, Liliana, siempre es genial leerte...

Besos

ZEDIECK dijo...

Hola Liliana, hacía mucho que no pasaba a leerte (estuve un tiempo de viaje) pero la calidad de tus trabajos siguen siendo tan buenos como siempre. Este cuento de ciencia-ficción electriza.
Me pondré al día con la lectura.

Felicitaciones. Buen comienzo de semana y un abrazo.

Esteban dijo...

Envidio tu capacidad de síntesis, Liliana. Ese "menos es más", es un arte que vos domináis admirablemente.

El relato es estremecedor, porque llegar a esa situación supone que ha sucedido una horrible tragedia mundial, pero tiene una gran puerta abierta a la esperanza, ¡y esa esperanza está es vos! Sana, fuerte, fundada y grande. Porque como decía Cervantes, si uno siente puede escribir, o pintar o bailar.... ¡Vos sentís! Es obvio. Y el mismo relato muestra la llave par evitar ese final, todos (o casi) tenemos necesidad de dar y recibir ternura, es más, todos (o casi) tenemos necesidad de dar incluso sin esperar nada a cambio.

A pesar de todo, hay más bueno que malo. Nos salvamos. Sodoma y Gomorra no se repetirán. ¡Gracias, Liliana!

Muchísimas gracias, por abrir una puerta en la flor de un manzano. No lo había imaginado, ni que la flor estuviese donde está.

¡Un beso y un fuerte abrazo!

PATSY dijo...

Tu lúcida interpretación de una escena surrealista lleva a plantearse qué es lo que hacemos los seres humanos para evitar los desastres y aprender a amar. Se me puso carne de gallina al imaginar la situación. Es lo que te digo siempre aunque te aburra con lo mismo, GENIAAAAA!!!!

Besos cargados de buenas ondas. Fuerza, Lili!!!!!

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Giancarlo, que sea un abrazo compartido.

Cariños. Ciao

Liliana G. dijo...

El tema es justamente ese, Marymar, no llegar al extremo de perder todo y conformarnos con apenas una ilusión...

Mil gracias :)

Un besote.

Liliana G. dijo...

Hola, ZEDIECK, es un gusto encontrarte nuevamente entre mis cuentos. No he publicado mucho últimamente pero aquí está todo para que puedas ponerte al día si te place. Gracias por el honor de seguir mis caminos.

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Querido Esteban, es verdad, yo siento, y desde ese sentir puedo darle forma a la idea para que buenos amigos como vos, disfruten con ella, y mejor aún, que saquen estupendas conclusiones como las que me has regalado.

La fuerza de la esperanza abre todas las puertas, incluso las del manzano :)

Gracias, de todo corazón por tu invaluable presencia.

Muchos besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

Si pensáramos un poco, Patricia, apenas un poco más, en nosotros mismos, en los demás, en nuestra casa (el mundo), creo que podríamos evitar muchas calamidades. Este es un microrrelato de ciencia ficción, pero la realidad está allí mismo, en el mensaje...

¡Gracias, Patsy!

Besotes.

MariCarmen dijo...

Querida Liliana, tu relato breve pero lleno de significado, admiro como con pocas palabras transmites tanto amiga.
Me inquieta pensar en el exterminio de nuestra especie o tal vez el exterminio del corazón de los hombres, que nunca lleguemos a eso. Que el hombre sea mejor y de buenos sentimientos.

Un abrazo amiga.

Rosario Robredo dijo...

Querida Liliana, cuanto trasmites con pocas palabras.
Esperemos que el corazón del hombre nunca pierda la capacidad del sentimiento.
Siempre es un placer leerte.

Un besazo

Cinarizina dijo...

Hola Liliana...tu relato es impactante...es terrible la carrera de la humanidad hacia la deshumanización, al punto de tener que conformarse con un robot programado para decir te amo...El amor está extinguiéndose...¡Qué triste! Es un placer leerte, recibe un fuerte abrazo.

Charly T. dijo...

Tus cuentos de ciencia ficción son realmente buenos, Liliana, es una faceta que se te da con facilidad, incluso dentro de lo acotado del microrrelato. No es fácil decir tanto, emocionar tanto y conmover tanto en pocas palabras.
El "artilugio" es un símbolo de la frialdad que el hombre tuvo para ser el último.
Felicidades querida amiga, y como siempre, mi incondicional apoyo.

Besos

tecla dijo...

Liliana, pues a mi mi ordenador me dice te quiero muchas veces.
Creo que es por eso por lo que estoy tan enganchada a él,
Preciosa entrada.

Antonio Misas dijo...

Lo único que tenemos y sabemos es quién nos lo dijo en el pasado y quién nos lo dice o no, en el presente.

¿Quién nos lo dirá en el futuro?

Te amo es un recurso necesario.

Dentro de tu aparato,estamos cada uno de nosotros, in extremis, diciéndote, de alguna manera:
Te amo.

Muchos besos querida Liliana.

Campanilla dijo...

Escuchar un "te amo" será necesario para seguir viviendo, por los siglos de los siglos... Aunque las palabras salgan de un humanoide metálico. Ojalá nunca tengamos que llegar a esto.
Te envío un "te amo, amiga" pero sale desde mi corazón para darte toda la energía positiva de la que dispongo.

MICHAELANGELO BARNEZ dijo...

Dear Liliana... Excelente narración, en mensaje y síntesis. Me gustó tanto que ya me hice uno mas de tus seguidores.
Saludos

Juan Sin Nombre dijo...

Impresionante. Síntesis y mensaje en unas pocas líneas que nos llaman a la reflexión sobre la capacidad de autodestrucción del hombre...
Un excelente microrrelato, Lili.

Besos

stella dijo...

Interesante Gladys, me ha gustado muchisimo
Un abrazo
Stella

Liliana G. dijo...

El hombre sabrá escapar a tiempo de este cuento, MariCarmen, hay mucha gente buena en el mundo :)

Muchas gracias, querida amiga, es un placer encontrarte entre mis letras.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Mientras haya poetas y gente que los lea, habrá conciencia y sentimientos, querida Charo, estoy segura...

Muchas gracias, amiga, de todo corazón.

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Es cierto, Cina, he buscado impactar como una forma de destacar el mensaje. La Humanidad corre a ciegas, pero de cualquier modo el amor no se acabará nunca, es la esencia que se opone a ese mal del que ya estamos hartos.

¡Gracias, querida amiga!

Un beso grande y cariñoso.

Liliana G. dijo...

Para poder concursar con temas de "ciencia ficción" debí desarrollar esta faceta mediante el trabajo y el esfuerzo, Charly. Cualquiera puede escribir sobre un posible futuro, el caso es hacerlo dejando un mensaje que se comprenda y tienda a evitar la posible "catástrofe". Soy consciente de que no es un tema que me atrape sino un desafío que puedo cumplir :)

Gracias, Charly. Estás siempre cerca.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Creo que todos nosotros escuchamos ese "te quiero" del ordenador, Tecla, por eso lo mimamos a cada momento y no nos despegamos de él :))

¡Gracias, amorosa!

Un beso grande, grande.

Mary dijo...

A algo tan frio como el metal eres capaz de sacarle lo mas calido, increíble, ME ENCANTO, GENIAL¡¡¡¡

Chuic x 1000

//elojodelhuracan// dijo...

Este cuento es endiabladamente impactante!! Por favor, digamos "te amo" mientras estemos a tiempo.

¡EXCELENTE!

Besos, Lili, cada día escribís mejor.

Liliana G. dijo...

Nada más cierto, Antonio, si hemos sido afortunados en el pasado o en el presente, un "te amo" tendrá el sabor de un nombre inolvidable. Espero que el futuro se quede en el cuento :)

¡Gracias, querido Antonio, sos un sol!

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

Así es Campanilla, el amor mueve al mundo, mueve a la vida, ojalá siempre haya un corazón como el tuyo que regale esas palabras mágicas.

Muchas gracias, querida amiga, las recibo complacida y feliz.

Un beso enorme.

Liliana G. dijo...

¡Bienvenido MICHAELANGELO! Es un gusto encontrarte en Cuentos...
Mis disculpas por tardar tanto en contestarte, pero ya está subsanado :)

¡Gracias! Nos seguimos ambos.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Juan, me da mucho gusto que el cuento haya colmado tus expectativas...

Un beso grande y todo mi agradecimiento por estar tan cerca.

Liliana G. dijo...

Gracias, Stella, a veces nos salimos de nuestros propios parámetros para seguir aprendiendo. Escribir siempre supone un aprendizaje mayúsculo.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Como vos, Mary, siempre un paso adelante en tu reconocimiento y en tu cariño :)

¡Gracias, reina!

Muchos besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

Sí, Jorge, sigamos pronunciando las palabras mágicas que nos hagan feliz, un "te amo" siempre es oportuno :)

Muchas gracias, querido amigo.

Un beso enorme.

Mary dijo...

¿Te he dicho FELIZ CUMPLEAÑOS, NO????? no quiero dejar ningún rincón por donde tu pases sin felicitarte.
Hoy es el día que una gran poeta nació para regalarnos su cariño en forma de letras FELIZ CUMPLEAÑOS CARIÑO, QUE LO PASES DE LUJO.

MUUUUUUUUUUAKKS¡¡¡¡¡ <3

Liliana G. dijo...

¡¡GRACIAS, MARY!! UNA AMIGA QUE ME REGALA TANTO AMOR Y CARIÑO, OCUPA UN ESPACIO ESPECIAL EN MI CORAZÓN...

UN BESO ENORME Y LLENO DE GRATITUD, REINA.

esteban lob dijo...

Hola Liliana:

Como siempre tu inagotable imaginación, nos permite ponernos en situaciones límite...y sufrir por ello.


Un beso.

Marcos dijo...

Excelente manejo de la síntesis, Liliana, los conceptos se manifiestan abiertamente en este caso que sacude. Felicitaciones!!
Es un gusto volver a encontrarte.

Besos

Liliana G. dijo...

¡Hola, Esteban Lob!
Es verdad, querido amigo, intento llegar a los límites con una narración, pero es para resaltar las alegrías y miserias de lo cotidiano mediante metáforas.

Muchas gracias!!!


Un fuerte y cariñoso abrazo.

Liliana G. dijo...

Las letras nos dan la posibilidad de manejarlas y de darles la forma de nuestras ideas, eso nos hace escritores :)

Gracias, querido amigo.


Besos

Abuela Ciber dijo...

Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

"Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

Cariños

Linus dijo...

Un cuento que nos da pie a pensar en un futuro negro si seguimos transitando un presente sin escrúpulos. Muy logrado!!!

Besos Liliana y muchas energías.

Preste Juan dijo...

Tan inquietante como real y cercano...Demasiado cercano.

Flor dijo...

Excelente Lili!

Besitos
Flor

Alma Mateos Taborda dijo...

Impecable e impactante. Un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Dificil de entender , liliana, pero, bueno me gustó el relato.

Es como si estuvieses hablando de un robot o algo así, ¿no?

Saludos, hacía tiempo que no me pasaba por este blog.

Rodolfo Cuevas dijo...

Mi saludos, apreciada Lili:
Es éste un microrrelato que parece ser, o no, no que parece ser, que es atinadamente profético...

Besos, abrazos y mucho cariño para ti, hermana y amiga querida. Que el Supremo Creador del universo te colme de inmensas bendiciones, de bellos sueños realizados, pero, y sobretodo, de muy óptima salud, en este 2013 que casi recién se inicia.

MAJECARMU dijo...

Mi querida Liliana,no te olvido,amiga...Estos días estoy en el pueblo con mi padre y he tratado de contestar a todos.Me alegra mucho recibir tus letras y saber que sigues siendo una mujer entrañable y luchadora...Ahora mismo tengo una vela encendida y mis oraciones,que elevo al cielo por todos y también por ti,compañera y amiga.
Mil gracias por acordarte de mi.Espero que el nuevo año te regale salud,alegría e inspiraciòn para seguir adelante con todos nosotros.
Te dejo mi abrazo inmenso en la distancia y muchos besos por tu generosidad,tu entereza,tu arte y tu amistad.
Te quiero,amiga...Gracias por este regalo,que hoy me has dado y que te agradezco en el alma.
Que Dios te bendiga y te dé mucha fuerza,compañera y amiga.
Hasta pronto,Liliana.
M.Jesús

Giancarlo dijo...

Ti auguro un 2013 che inizi bene, prosegua come desideri e che termini con grandi soddisfazioni.
Ti auguro di camminare su una strada chiamata vita, di inciampare in una pozza chiamata fortuna, di cadere in un abisso chiamato felicità.
Ti auguro un amore sincero accanto a te che sappia comprenderti e guardarti nel cuore con amore
per ciò che sei.

MariCarmen dijo...

Amiga, me pregunto por tí y como estás, de ti he aprendido mucho en este mundo de la blogosfera y en verdad te extraño.
Espero todo vaya bien con tigo, de ti no me olvido y guardo en mis oraciones.

Tu amiga que te extraña y quiere lo mejor para tí.

MariCarmen.

Anónimo dijo...

holap..
Espero estés bien.
Un dia te deje un comentario y me leiste, no sé si recuerdes..
vivo muy lejos de tu planeta pero leo tu blog y te admiro.
y deseo estés muy bien.
todos los días me asomo a ver si estás.. regresa pronto por favor.
muaaa..! que diosito te cuide.

alis.

Ana dijo...

El lector se asoma al vértigo de un futuro desolador, virtual pero posible. El peligro está ahí. Unas pocas líneas son suficientes para sembrar la zozobra en nuestro interior. La zozobra y la reflexión. La buena literatura es capaz de estas cosas. Enhorabuena, Liliana. Por cierto, la nueva fachada de tu "Bitácora" es muy 'lilianera". Con eso queda dicho todo.

princesa_ dijo...

Tu manera de resumir, de concretar esos mil pensamientos que se entretejen en tu interior y que siempre sabes cómo hilvanar es el motor de mi envidia hacia tus escritos. Ese talento que posees para resumir, para llegar, para decir tanto...en tan poco.
Un beso, Lili.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Abuela ciber, siempre es un gusto compartir tus reflexiones.

Besos

Liliana G. dijo...

Mis disculpas, Linus, por la tardanza en contestar, pero a veces las circunstancias nos obligan a establecer prioridades, más aún cuando se trata de salud.
La ética nos llevará a un futuro promisorio, la falta de escrúpulos a la gran debacle...

¡Gracias!

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Tanto como la vida misma Preste Juan...

Gracias por leerme.

Cariños

Liliana G. dijo...

Mil gracias por apreciar mis pequeños cuentos, querida Flor.

Un beso enorme y todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Alma, tu opinión siempre es bienvenida y cargada de cariño.

Un gran abrazo.

Liliana G. dijo...

Sí, Amapola, el cuento es una metáfora: el hombre está completamente solo en el mundo, porque el resto de los humanos lo ha destruido, por eso no le queda más remedio que hablarle de amor a un robot...

Gracias,amorosa.

Un besote.

Liliana G. dijo...

Querido Rodolfo, espero de corazón que este cuento quede en la fantasía, dejemos lo profético para cosas más alentadoras :)

Gracias, de corazón, por tus hermosas y cariñosas palabras, es un halago recibirlas.

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Gracias, de todo corazón, querida María Jesús por tu cariñosa y cálida acogida. Extraño también, no estar aquí con la asiduidad de antes, pero confío en que amigas como vos, mediante su oración, puedan hacer el milagro de la vuelta. El amor todo lo puede, M. Jesús, y éste, traducido en tus buenos deseos, hará que la realidad sea más amigable.

Gracias, una vez más. Con todo mi cariño y admiración, te mando un beso enorme.

Liliana G. dijo...

Muchísimas gracias, Gianfranco, por tus buenos y prometedores augurios. Que el 2013 sea un año de amor, éxitos y salud.

Un gran abrazo, amigo.

Liliana G. dijo...

MariCarmen querida, a veces la vida nos obliga a dejar algunas cosas para ocuparnos de otras, y cuando esas otras son la salud, no nos da derecho a réplica. Yo también te extraño y confío en poder volver pronto.

Gracias por tu cariño y por tenerme en tus oraciones.

Muchos besos!!!

Liliana G. dijo...

Hola, Alis, claro que te recuerdo y recuerdo tu blog, pero como decía en el anterior comentario, hace tiempo que me he alejado del ciber espacio por motivos de salud. Me gustaría conocer tu mundo, parece prometedor ;)

Ya nos encontraremos. Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Ana, a veces es necesario producir una zozobra útil, una que nos haga pensar qué estamos haciendo mal los seres humanos, y a través de ella tratar de reducir los riesgos.

Gracias, querida Ana, por desglosar este cuento con tu maravillosa lucidez literaria.

Todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

Querida Princesa, tus palabras son un mimo al alma y a la pasión que pongo al escribir, un regalo que se nutre de sentimientos.

¡Gracias, Princesa!

Besos y abrazos, querida amiga.

tecla dijo...

Dios, cuanta profundidad en tus entradas, Liliana.
Qué gustazo.

Liliana G. dijo...

¡Gracias, Tecla! El gustazo de que me leas es mío.

Un abrazo apretado.