jueves, 9 de julio de 2009

LA ESPERA


Espero…
Y mientras espero veo pasar la vida como quien ve pasar el tren de la mañana, todo ilusión, que se va diluyendo a lo largo del día para morir por fin en brazos de la noche.

Gente que va y que viene con sus historias a cuestas, algunas cargando su cruz, otras caminando sin que la levedad de sus pies le permitan tocar el frío asfalto de este invierno porteño. Amalgama imposible de definir en sus rostros multifacéticos, en sus ojos tornasolados por el crisol de las razas y el tiempo.

Es bueno esperar. Es bueno mirar y ver…
Detener la marcha es un privilegio en una ciudad devoradora de hombres y de esperanzas. Aprovechar ese privilegio es caminar agotando la inmovilidad de un momento único y esquivo, tratando de que se quede prendido como un abrojo a la memoria de las Letras.

Hasta que la espera termina, como todas las cosas a las que estamos acostumbrados. El tren está próximo a mancillar la estación del ocaso con su avasallante transitar de penas. Y yo aquí, olvidando la espera que se me ha escapado de las manos con la nostalgia de las cosas perdidas, que mañana serán sólo el recuerdo de este día en que me pude detener e igualmente seguí viviendo.


24 comentarios:

mari dijo...

DETENERNOS , PENSAR ,SEGUIR ADELANTE , RETROCEDER O...¿QUIZAS LANZARSE? Y CARGAR CON LAS CONSECUENCIAS...QUIZAS ESA CARGA SEA POSITIVA, ASI QUE COJAMOS ESE TREN Y NO ALARGUEMOS MAS LA ESPERA...

SIMPLEMENTE MARAVILLOSO!!!!
BESITOS MI REINA.

≈♦ Estrellita ♦≈ dijo...

Que bello tu escrito hoy, ganas de seguir ese trem para ver que camino nos lleva, siempre el camino el camino es insierto pero hay ue arriesgarno, un besito y buenas tardes

Marcos dijo...

Me gusta mucho esta prosa poética y reflexión. Se lee espontánea y real. Lo cotidiano se vuelve importante por la fuerza de la palabra.

Un beso grande.

Nirvana dijo...

Es cierto Lili, poder parar un momento es un privilegio en Buenos Aires. A veces la fuerza de las circunstancias nos obligan a detenernos. Ojalá todos los que pueden detenerse un momento lo hicieran con tu arte.
Ves poesía hasta en una espera. ¡Genial!

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Muy buena deducción Mari, hay quienes siguen adelante, quienes retroceden y luego se arrepienten y quienes se lanzan y asumen las consecuencias. Todo es cuestión decisiones... por allí pasa la vida.

Gracias, amiga querida.

Un beso inmenso.

Liliana G. dijo...

¡A seguirlo entonces Estrellita! Si no lo abordamos nunca sabremos qué nos espera, la emoción está en el misterio...

Muchas gracias y muchos besos.

Liliana G. dijo...

Y es cotidiano, Marcos, no lo dudes. Lo escribí realmente mientras veía a la gente seguir con su vida. Una fascinación al alcance de la mano y que muchas veces no vemos por nuestros continuos apuros.

Gracias por darte cuenta.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Gracias Nirvana. En realidad hay poesía en cualquier lado en que queramos verla, hasta en lo que nos parezca imposible, todo depende con los ojos con que se miren las cosas.

Un beso grande.

Magah dijo...

Lili, el cuento es tuyo?

Mas allá de eso, ha sido un placer leerlo. Muchas veces nos convencemos de que deterse nos convierte en muertos-vivos.
Darnos el placer de detenernos a la contemplación es la una de las máximas expresiones de que estamos vivos.

Un abrazo

Magah

Fiamma dijo...

Un instante para ver la vida pasar y a quienes pasan con ella, levantarse y volver a empezar.

Besitos amiga, un plaacer leerte!

Liliana G. dijo...

Sí Magah, el cuento es mío. Ahora me doy cuenta que la referencia de abajo puede tomarse como sacado de algún libro.
En realidad, esperaba a Daniel (amigo escritor) quien recién llegado a Buenos Aires no calculó las distancias y viendo que llegaba tarde me mandó el sms que está encomillado. Jajajajaja

Esta vez fue un placer esperar, por eso le doy las gracias.

Y ahora te las doy a vos por haber pasado por aquí dejándome tus reflexiones.

Un besote, amiga.

Liliana G. dijo...

Sí, es un placer tomarse ese instante, lo he disfrutado, amiga.

Muchas gracias Fiamma.

Un beso grande.

Charly T. dijo...

Me siento completamente identificado con tu prosa Lili. Es verdad, esta ciudad devoradora de hombres no te permite una tregua y cuando te la da, es un privilegio disfrutarla...

Mirar y ver la gente es mirar y ver la vida en sí misma. Eso es saber disfrutarla.

Un beso, amiga.

manzas dijo...

Passando para sorver e saborear
Cada letra, palavra, frase, poema ou poesia…
Para ler e ver, este jeito e modo de vida,
O do universo das palavras!
Pensamentos que aludo!
Porque ler, sentir e sonhar
Para muitos… pode dizer nada!
Para outros… o nada pode dizer tudo!

Um fim-de-semana
Cheio de momentos e palavras
De amor e alegria!

-MANZAS-

MAJECARMU dijo...

Liliana,a veces sentada en la estación..también he mirado el ir y venir..las caras de las gentes..que quizá nunca volveré a ver y he sentido una inmensa tristeza..Era la vida que pasaba ante mí..y no la conocía..!!

Enhorabuena por tu relato-reflexión.

Un abrazo,amiga
M.Jesús

Liliana G. dijo...

Así es Charly, es increíble lo que puede un momento de sosiego en comunión con uno mismo y con el resto.
Y es algo tan sencillo... uno tiene que reparar en ello y nada más.

Gracias amigo. Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola Manzas! Es un placer encontrarte en este espacio, querido amigo y de la mano de tus cálidas palabras.

Y vos, como yo, sabés "leer, sentir y soñar" porque para nosotros es todo.

Gracias de todo corazón. Un fuerte abrazo y excelente fin de semana.

Liliana G. dijo...

El tema M. Jesús, es mirar y ver con otros ojos, despojarse de la rutina por un momento y aprehender la esencia de ese momento. Verás que no es triste, es mágico.

Muchas gracias por compartir conmigo tu propia reflexión.

Un beso grande.

Linus dijo...

Sólo las almas grandes miran para ver al prójimo. Eres un ángel, mi niña, y se nota en cada uno de tus escritos, no importa el tema que toques, allí estará tu corazón.

Para ti niña, todo mi cariño.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Linus, tus palabras siempre son un impulso y un aliento para que me siga esmerando.

Un beso grande amigo mío.

Charo dijo...

Precioso como siempre Liliana, es un deleite para el alma tu lectura amiga!!!
Hermoso fin de semana.


Un besazo

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Charo, y tus palabras son un abrazo en sí mismas.

Un beso gigante y excelente fin de semana, querida amiga.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Que agónica es la espera, qué triste y qué real.

Deseo que tu espera se vea recompensada.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Ya fue recompensada Javier, fue gracias a ella que me pude detener para ver pasar la vida frente a mis ojos... triste, agónica, alegre, simpática, pero siempre real.

Muchas gracias.

Un cariño grande.