miércoles, 5 de agosto de 2009

CAPITULO II: ISOLDA Y LAS VOCES


¡Virgen Santísima! ¿Acaso es la voz de don Alfonso la que escucho?
No, no debo ilusionar mi alma por el loco desvarío que la conciencia me juega. Es seguro que el eco de otras voces retumban dentro mío con el engañoso sonido de la distancia embozada en el sentimiento que me corroe las entrañas cuando en mi caballero pienso.

¡Ay de mí! Prisionera soy de mis recuerdos, más los barrotes de mi celda claman por el carcelero de capa y espada, mi Señor…
Tiempo ha que no le veo y tiempo ha que sufro y peno. ¿Puede el amor cegar la razón y obnubilar mis sentidos? ¿Amor…? ¿Qué digo? Mi boca habla a través de mi corazón traicionando mi secreto… ¡Callad insensata! Los muros escuchan y en el aire se escapan mis murmullos hacia oídos que están esperando ávidos para dar la estocada. ¡Callad boca mía! Dejad que los rosales escondan sus espinas cuando mi corazón late con la fuerza de un huracán, no sea que desgarren mis sentimientos y ahoguen en sangre mi clamor…


Pero ¿Qué revuelo es el que se ha desatado en el Patio de Armas? Los soldados vienen escoltando una noble figura apeándose de su corcel negro, tan negro como la larga noche que me acompaña en mi desdichado pasar.

¿No es acaso don Alfonso quien caminando con bravura hacia los almenares se dirige? Tal vez sea la magia negra que el infante don Juan Miguel me envía por su agorera creyendo que cederé a sus apetitos sin librar lucha… ¡Válganme los cielos que seré hierba de camposanto antes que doblegar mi honor bajo las garras del infame!

¿Quién viene a estorbar mis pensamientos en momentos tan desolados?
¿Sois vos Isabella?
¡Podéis pasar mi doncella! ¿Quién os ha enviado? ¡Decidme!

26 comentarios:

José Miguel Ridao dijo...

Vaya, Liliana, me ha parecido estar leyendo a Zorrilla. Podías hacer el drama entero, esto promete.

Enhorabuena, y un abrazo.

Liliana G. dijo...

Jajajaja, es un sano ejercicio éste José Miguel y me encanta.
En eso estoy a pedido de algunos amigos nostálgicos. Todo comenzó en el blog que comparto con un grupo de tus compatriotas, allí comenzaron los monólogos y me los he traído, además estoy continuando la historia. Verdad que me encanta.

Un gusto encontrarte así de sorpresa Ridao. Un cariño grande.

PS: Zorrilla es demasiado halago para esta humilde servidora..

Nirvana dijo...

¡Aaaaay Lili! Ya estaba extrañando la continuación de los monólogos. ¡Los adoro!
¿Este capítulo no está en la hostería, verdad? No lo recuerdo.
Sencillamente romántico. Espero que los publiques más seguidos.

Un beso grande.

MAJECARMU dijo...

Liliana,estoy lejos de casa,pero paso a saludarte,amiga.

Buen post,que nos retorna al pasado..que es ya eternidad..!!

Un abrazo y gracias por tu buen hacer.
M.Jesús

mari dijo...

AHYYYYYYYYYYYY ME MUERO Y TU LO SABES...COMO DICE NIRVANA,NECESITO QUE LOS PUBLIQUES MAS SEGUIDOS...CUANTO DOLOR,CUANTO DESASOSIEGO,CUANTO ROMANTICISMO, CUANTO AMORRRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!!

SIGUE POR FAVOR...LILI,MUCHISIMAS GRACIAS DE TODO CORAZÓN,CUANDO TENGO NOTICIAS DE ISOLDA ME TRASFORMO Y MI CORAZÓN PUFFFF.

GRACIAS!!!!!

UN BESAZO.

i am... dijo...

Me encanta el texto y me encanta el modo en que usas el castellano antiguo. También yo me apunto al carro de la espera de nuevas entregas.

Un enorme beso amiga.

Liliana G. dijo...

No Nirvana, este capítulo está en medio de otros que sí publiqué en la hostería, es que pretendo darle continuidad a la historia, veremos cómo sale...

Gracias por tanto aliento.

Besotes.

Liliana G. dijo...

¡Gracias a vos M. Jesús! Ya que estando lejos de casa aún así te has tomado el tiempo para pasar por mis blogs.

Un beso muy grande amiga y que disfrutes de tu estancia por otros lares.

Liliana G. dijo...

Jajajajaaaa Mari es una delicia "escucharte". Es imposible no hacerte caso, así que:

LOS MONÓLOGOS DE ISOLDA VAN DEDICADOS A VoS MARI...

Es lo que te merecés por ser la primera seguidora de esta saga.

Besos y más besos.

(Ya sé que te morís, jajajaja)

Liliana G. dijo...

¡Bienvenida a los monólogos I AM! Los seguiré amiga, en honor a todos ustedes...

¡Mil gracias!

Un beso inmenso.

Linus dijo...

Veo que mi niña ha vuelto con los monólogos... Enhorabuena.
Es bueno volver a paladear estas historias de amores torturados de aquellas épocas. Lo verdaderamente extraordinario es que los escriba alguien que ha nacido a diez mil kilómetros de España.

Tú vales oro, como ya te lo he dicho.

Besos.

Fiamma dijo...

Me encanta Lili, es una obra digna, de una calidad literaria que merece ser premiada. Magia, hay magia en tus hermosas letras.

Besitos querida amiga

Nirvana dijo...

Espectacular!! Mi corazón aún late por las incertidumbres que vendrán. Espero con ansia la continuación de la historia. Bravo, maja!!!!

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Linus por tu apoyo. No hay nada de extraordinario querido amigo, no te olvides que soy García...

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Guaaauuuu Fiamma ¡Gracias! Ojalá haya algún juez por allí que piense lo mismo que vos...

Mágicos cariños.

Liliana G. dijo...

Jajajaja Te pegó fuerte Nirvana, ¡me encanta! La incertidumbre te tendrá unos días en vilo hasta el próximo capítulo.

Gracias nena.

Un besote.

Marcos dijo...

¡Bravo Lili! Parece mentira pero hasta yo estoy prendido en estos monólogos, jajajaja Será la reminiscencia de la hostería...

Besos amiga divina.

Liliana G. dijo...

Mi querido Marcos, cuando quieras pasar por la hostería, las puertas ya están nuevamente abiertas de par en par con nuevos aires de por medio.

Gracias por estar, amigo.

Besos y abrazo de oso.

Charly T. dijo...

Amiga querida, acabo de pasar por Bitácora y me he llevado la sorpresa de tu tan merecido galardón. Hay premios que no defraudan porque son otorgados a las personas que se lo merecen, en este caso vos.

¡FELICITACIONES!

En cuanto a los monólogos, yo sigo esperando las entregas como los demás, por favor, que la historia continúe...

Con todo mi cariño y aprecio.

(Ya pasé por la hostería, felicidades una vez más)

Liliana G. dijo...

Hola Charly, te agradezco de todo corazón que siempre estés tan cerca mío y me alientes.

Seguiré Dios mediante con los monólogos y con la hostería...

Un beso grande.

Juan Sin Nombre dijo...

Un texto prolijamente ambientado, atrapa.
Felicidades.

Saludos

Ana María dijo...

De paseo por tu blog quedé encandilada con tu prosa.
Un abrazo.

Liliana G. dijo...

Bienvenido Juan Sin Nombre y gracias por tu comentario, me siento halagada.

Abrazos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias por tu calidez Ana María, un cariño para vos.

BELMAR dijo...





«Cada rincón de un minúsculo florecer se hace cotidiano tras la palabra hasta habitar lo des-habitado como infante frente a la hoja en blanco.»

BELMAR

Liliana G. dijo...

Me gusta lo tuyo BELMAR, me gusta...
Gracias por dejarme tu palabra en este rincón.

Un abrazo.