lunes, 24 de agosto de 2009

UN DÍA, EN UN PARQUE...


Me había sentado plácidamente a leer un libro en un banco del soleado parque. De lejos me llegaba la algarabía de los niños jugando en el arenero y hamacándose despreocupadamente, mientras algunos gritos maternos llamaban la atención de alguno que otro diablito.

En la zona donde me encontraba la arboleda había formado un techo de ramas y era una delicia poder disfrutar de la lectura bajo esa bóveda natural ya que a esa hora había muy poca gente. Pasó un tiempo que no puedo determinar, pues me había abstraído tanto con mi libro que el tiempo se hizo astillas entre mis manos, lo cierto es que cuando volví al mundo circundante me di cuenta que un anciano se había sentado a mi lado y me miraba con atención. Le sonreí por cortesía, pues su edad avanzada merecía esa sonrisa y muchas más.

El hombre me devolvió la atención de la misma manera, y como si me conociera desde siempre me preguntó:
-¿Qué tal van sus escritos? –Confieso que quedé descolocada y tal vez mi expresión fue la que a modo de contestación percibió el anciano, pues sin más, continuó diciendo: -No se asombre, aún con un libro en la mano cualquiera se da cuenta que usted puede escribir uno, sus ojos se pierden entre los renglones como yo me pierdo cuando salgo a la calle. –Y con una nueva sonrisa festejó él mismo su propia humorada.

Dirigí la vista al libro que estaba leyendo sólo para cerrarlo, fue una fracción de segundo, cuando volví a levantarla para entablar conversación con el anciano, comprobé con asombro que ya no estaba a mi lado. Lo busqué con la mirada, pues no podía estar muy lejos. No lo encontré, ni a él ni a nadie en los alrededores, pero cuando iba a recoger mi bolso que había quedado sobre el banco de piedra, ya dispuesta a marcharme, encontré un papel amarillento con la siguiente leyenda: “Los ojos del alma son los ojos con los que se siente la presencia de la Inspiración. Nunca los cierres”.

Me levanté despacio, cavilante, aquí no se podía hablar de un sueño. Aún hoy, después de veinte años, conservo el papel amarillento entre las hojas de uno de mis libros de poemas.

38 comentarios:

Rosario dijo...

¡Muy bonito Liliana! A veces los sueños se hacen realidad, pero no todo el mundo que se queda ensimismado leyendo, es capaz de escribir un libro, tú, eres una priviligiada. Enhorabuena.
Un abrazo fuerte Rosario

i am... dijo...

Una bella historia, un hermoso sueño y un revelador encuentro.

Me alegro de que aun conserves ese amarillento papel, por si un día dudas de tu capacidad para hacernos llegar a través de las letras una parte de ti misma.

Mil besos querida amiga (Volvi ya de mis vacaciones)

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Rosario, el cuento en sí mismo es una metáfora que encierra la pasión por la lectura y por la escritura, sin inspiración no puede haber ni una ni otra.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

¡¡Bienvenida IAM!! Se te extrañaba...

Ese papel amarillento debe estar adentro de cada libro que abramos para leer y de cada página que nosotros mismos escribamos. Acunemos esa inspiración para que no se nos pierda nunca...

Gracias, amiga. Un gran cariño.

Fiamma dijo...

Maravilloso Liliana, hasta que no leí tu comentario de que el cuento es una metáfora, pensé que era una historia real, es muy hermosa!

Besitos preciosa!

Linus dijo...

Un relato francamente delicioso mi querida amiga, simple, transparente, dulce, nostálgico... ¿Qué más se puede pedir? Felicitaciones y un abrazo de corazón.

mari dijo...

HAY LILI,QUE BONITO,ME PARECE PRECIOSO POR UN MOMENTO YO ESTABA EN ESE PARQUE LEYENDOTE...CUANDO YO ME ADENTRO EN UN LIBRO SIEMPRE VEO Y PERCIBO LA SONRISA DE MIS PERSONAJES,PERO NO POR ESO YO PODRIA ESCRIBIR UN LIBRO...ESO LO DEJO PARA GENIOS COMO TU.

UN BESAZO!!!!

MAJECARMU dijo...

Esa presencia mágica.. fue todo un presagio para tu inagotable inspiración y tu ánimo, que nos lleva donde te propones..!

Me encanta, me estimula y veo ese papel amarillento.. como un talismán, que conservas con todo cariño.

Felicidades, una gozada leerte.
M.Jesús

Liliana G. dijo...

Jajajaja Gracias Fiamma, es un gusto que me lo digas, pues ese fue el propósito, que pareciera real.

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Creo que más de lo que te pareció, nada Linus, e incluso me parece que es demasiado...

Muchas gracias por sentirlo de esta manera.

Muchos cariños.

Liliana G. dijo...

Con toda tu sensibilidad a cuestas yo creo que si te pusieras, podrías Marita. Mientras tanto que conformo con que te guste lo que escribo.

¡Gracias!

Besos y cariños.

Liliana G. dijo...

¡Muchas gracias M. Jesús! Siempre tenés la palabra justa, cariñosa y noble a flor de piel, eso se siente y se disfruta.

Muchos cariños amiga.

Nirvana dijo...

Tu magia está en lo cotidiano, en lo de todos los días, en esas pequeñas cosas que hacen que te broten palabras ante el más mínimo estímulo.
Me ha encantado este cuento, es muy cálido.

Besos.

Laury dijo...

Que bellas palabras amiga Liliana, un abrazito para vos y buen dia, Laury

cristal de uma mulher dijo...

Los sueños muchas veces san realidad como en un subconciente que nunca adormece...Felicitaciones amiga y beso

Mundo Animal. dijo...

./’´’´’\
.//^ ^\\
(/(_♥_)\)_______¡HoLa!
._/”*”\_
(/_)^(_\)
QUE LINDAS PALABRAS AMIGA NO DEJEMOS DE SOÑAR Y DE VIVIR
SALUDOS Y BUEN MIERCOLESSSS..
MUNDO ANIMALLL

Liliana G. dijo...

En lo cotidiano cobran vida todas las manifestaciones del arte, sólo que muchas veces no tenemos tiempo de detenernos para verlas.

Gracias Nirvana, un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Laury, que tengas un día súper, amiga.

Cariños.

Liliana G. dijo...

En el momento en que estamos soñando, los sueños se erigen en realidades aunque luego se desvanezcan entre nuestros manos...

Gracias, cristal de uma mulher y bienvenida.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola Chris! No, no dejemos de soñar...

Gracias por tu saludo y por el pichicho, es una dulzura.

Besotes y excelente día.

cecylya dijo...

Que Relato mas Hermoso...sin lugar a dudas hay que mirar con los ojos del Alma para ver poder mirar todo en su real esplendor...Me acabo de encontrar con tu Blog y ha sido un agrado...Saludos.

Charly T. dijo...

Todo lo mágico se hace creíble a través de tus palabras. Cada imagen cobra vida propia, se siente y se disfruta.
Un cuento dulce como vos misma.
Un beso grande, amiga.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

intimista, bien narrada, me he metido de lleno en la historia; precioso.
Un besote... ah, ya he vuelto a mis blogs

Marcos dijo...

Soñar junto a vos, es hacer de la realidad un mito. Ser partícipe de ese mito, es poder comprenderte y admirarte.
Precioso relato.
Besos.

Liliana G. dijo...

¡Bienvenida Cecylya! Muchísimas gracias por tan cálidas palabras. Esta puerta estará siempre dispuesta a recibirte.

Un beso muy grande.

Liliana G. dijo...

Gracias Charly, me encanta que así lo creas y lo manifiestes, me hace sentir estupendamente.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

¡Hola Mª Ángeles! Se te extrañaba amiga.
Muchas gracias por tus palabras.

Un besote grande.

Liliana G. dijo...

Guuaauuu Marcos, has estado profundo y divino. ¡Mil gracias!

Muchos cariños.

Juan Sin Nombre dijo...

Tu cuento tiene calidez, encanto y una pizca de misterio, lo he disfrutado. Cariños.

Liliana G. dijo...

Me alegra que haya sido así, Juan.

Muchas gracias. Un fuerte abrazo.

Paco Alonso dijo...

Los sueños se hacen realidad, siempre que se persigan con mucho empeño, creo que ese ha sido tu secreto

cálido abrazo

Liliana G. dijo...

Ha sido mi secreto y lo sigue siendo, Paco, cuando se persiguen los sueños, casi siempre se alcanzan.

Muchos cariños.

Charo dijo...

¡Tu conservas esa magia! dentro de ti amiga!!! mi reina, pensé que ya te había dejado un comentario, si efectivamente estuve leyendo tu precioso texto y no deje el comentario...perdona!!!
Un gustazo leerte siempre!!

Un besazo

Liliana G. dijo...

Mi querida Charo, me basta con que estés presente entre los renglones de mis cuentos o los versos de mis poesías. Cómo perdonar si debo agradecer...

¡Muchas gracias!

Besotes.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

Simplemente.. hermoso. Me encantó el final

Un saludo y un abrazo

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Francisco, me siento halagada.

Un fuerte abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Muy linda tu historia. Ella me habla de ti, de tu pasión por la lectura y la escritura y de que tus ojos están abiertos a las luces de la belleza y de la magia. Lo he disfrutado mucho. Besitos:
Tadeo

Liliana G. dijo...

Mil gracias Tadeo, las letras te han dicho lo que soy y lo que siento, las palabras no mienten, llevan nuestra verdad en cada sílaba...

Un cariño grande, amigo.