miércoles, 28 de julio de 2010

UN DÍA MARAVILLOSO

Se despertó como todos los días, al amanecer. Su reloj biológico no se equivocaba, no importaba que fuera invierno, verano o estaciones intermedias, el ritual se repetía incondicionalmente.

Pensó que sería un día como cualquiera, tratando de convencerse a sí mismo. ¿Qué diferencia podría notar sabiendo de que hoy agregaría un año más a su vida? Ninguna, contestó su voy interior. Y era cierto.

Aún antes de levantarse repasó mentalmente su poco más de medio siglo de existencia, sus logros, sus pesares. Tenía una familia maravillosa, un trabajo que no le convencía demasiado, pero que muchos envidiaban. Repasó mentalmente. Había tenido un hijo, había escrito un libro -en realidad varios-, pero ¿había plantado un árbol? Seguramente que sí, aunque se enfadó consigo mismo por no recordarlo. Al lado de él, su esposa, el amor de toda la vida, aún dormía plácidamente. Era como tener un ángel al alcance de su mano.

Pensó que sería maravilloso plantar un árbol… Un año más para seguir aprendiendo de la vida era el mejor regalo de cumpleaños. Se sintió agasajado. Sí, el fin de semana, aunque ya lo hubiera hecho, se propuso que plantaría un árbol, esta vez lo recordaría para siempre.

36 comentarios:

Charly T. dijo...

Es cierto, cumplir años es un regalo de vida, saberlo y disfrutarlo es un don inapreciable. La metáfora "plantar un árbol", implica enraizarse para impulsarse hacia arriba, hacia los objetivos por alcanzar. Una imagen excelentemente plasmada en tu cuento, un cuento lleno de vida y esperanza.

Un beso, amiga mía.

Mary dijo...

¿pues sabes Lili?estoy totalmente de acuerdo con Charly T., así que no tengo nada más que decir, bueno sí, que como siempre es un gustazo leerte,y por ese motivo no pienso permitir que mis vacaciones me prive de semejante lujo,el portatil se va de vacaciones con migo jajajajaj.

Un besazo Reina de las letras¡!

TKM :o)

Marcos dijo...

El día del cumpleaños es un día maravilloso porque nos recuerda cuando comenzamos a caminar la vida y nos demuestra que seguimos haciéndolo. En otras palabras, es un homenaje a la vida.

Tu cuento es de una gran ternura y de una sensibilidad exquisita.

Besos, Lili.

Eurice dijo...

Cada cumpleaños es un gracias a la vida.
Saludos

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

precioso, niña; tienes una frmaespecial de dir y contar.
besazos

José Miguel Ridao dijo...

Yo siempre digo que eso del cumpleaños es una chorrada; al fin y al cabo sólo tienes un día más que ayer. Pero es una buena excusa para reflexionar. Me has alegrado el día, Liliana. Yo también quiero plantar un árbol (aparte de los pinos mañaneros).

¡¡Enhorabuena por lo de tu hijo!! Bien orgullosa estarás.

Un abrazo muy fuerte.

Liliana G. dijo...

Muy buena tu interpretación, Charly, creo que realmente es así. Poder disfrutar otro año de vida y hacerse cargo, es maravilloso.

Gracias, amigo.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Ya somos dos las que estamos de acuerdo con Charly, Marita :)

No me imaginaría jamás a Mary sin portátil, de modo que no me sorprendió, jajajja

¡¡FELICES VACACIONES MI REINA!!

Espero que me representes como la mejor de las secres, en el encuentro de La Posada... (ya me enteraré)

Gracias mil, nos vemooooooooos.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Eso es lo que yo misma interpreto, Marcos, de modo que va mi homenaje a nuestro nacimiento, en honor a la vida...

Muchas gracias.

Un abrazo de oso :)

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Eurice, opino lo mismo, por eso el cuento :)

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias Ma. Ángeles, me lo creeré :)

Un besote.

Alís dijo...

Cada día deberíamos proponernos algo digno de recordar, aunque no siempre lo logremos. Y, desde luego el día del cumpleaños es ideal para dar gracias y cumplir el propósito.
Bonito cuento, Liliana

Besos

Liliana G. dijo...

¡Hola José Miguel! Bueno, era hora de que sea yo quien te alegre el día, ya que siempre es al revés.
Además de reflexionar, el cumple, también es para estar contento, Ridao, lo demás ni fu ni fa.

Vaya, jamás contaría con tus pinos como un objetivo de vida. Cuando plantes un árbol que sea de otro tipo, una sequoia por ejemplo, jajaja

Muchas gracias Ridao, es cierto, estoy orgullosa y exaltada :)
Ya te tocará a vos, crecen tan rápido...

Besazos forestales.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Alís, deberíamos recordar hasta lo aparentemente intrascendente que nos pasa, de este modo atesoraríamos la trascendencia de la vida :)

Gracias, amorosa.

Besos.

gaviota dijo...

nacemos ese dia prefijado ennuestro destino en el cada dia es un dia en que contamos fechas y dias sentimientos y partidas un dia mas en nuestra vida besitos gaviota

Juan Sin Nombre dijo...

Muy buen cuento, la maravilla de vivir se resume en tus mismas palabras:

"Un año más para seguir aprendiendo de la vida era el mejor regalo de cumpleaños..."

Creo que ese es el verdadero objetivo de vivir. Tus ideas son claras y así las expresás.

Un beso y buen fin de semana, Liliana.

apm dijo...

Muy bonito tu relato, Lili... me encanta que el prota, decididamente dedique parte de su fin de semana a plantar un árbol, plantarlo es algo singular -lógico-, porque la gente no va por ahí plantando árboles todos los días, pero lo más chulo es verlo crecer, de verdad que sí, cuando llegas después de un tiempo y lo ves un palmo más arriba, te da emoción, de verdad, es un sentimiento de satisfacción y de ternura y de emoción.

Un besote gordisísimo, y, muy buenas vacaciones, corazón.

//elojodelhuracan// dijo...

Me gusta cumplir años, me gusta que me llamen mis amigos y familiares por teléfono, lo disfruto. Para mí sí es un día maravilloso...
Tu cuento me pareció fantástico porque me sentí identificado. También me dieron ganas de plantar un árbol.

Un gran cariño, Liliana.

Liliana G. dijo...

Claro, Gaviota, y "ese es nuestro día", el día en que vimos la luz y aprendimos a disfrutarla.

¡Gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Me parece fantástico que puedas interpretar mis palabras, Juan, cuando escribimos, esperamos justamente eso, aunque no siempre se da...

Muchas gracias, amigo.

Besos y buen fin de semana.

Liliana G. dijo...

Es verdad apm, es hermoso ver crecer el árbol que plantamos desde pequeñín, nos sentimos un poco sus padres y le dedicamos una mirada diferente del resto, eso por lo menos es lo que me pasa a mí :)

Mil gracias, amorosa.

Un besazo y buen finde.

Liliana G. dijo...

No te pierdas la oportunidad de plantar un árbol, //elojodelhuracan//, es una sensación maravillosa. Si disfrutás el día de tu cumple, también disfrutarás ver crecer el árbol que plantaste con tus propias manos, te lo puedo asegurar...

Gracias, amigo.

Un beso.

Linus dijo...

Un cumpleaños es motivo de festejo y de reflexión. Repasar errores y logros sólo para saber que seguimos vivos y para donarle a la vida nuestras horas.
Tu cuento emociona. Mira, he plantado ese árbol y se me ha quedado prendido en el alma.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Cuánto me alegro, Linus, si el árbol que plantaste, ha echado raíces en tu alma, seguramente sus flores serán bellísimas.

Gracias, amigo.

Besos.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi querida hermana del Sur:
Muy bello y aleccionador este relato; creo, Lili, que todos los seres humanos, para sentirnos plenamente realizados, deberíamos plantar arboles, pues es mucho el daño que hacemos al planeta con nuestras nefandas acciones y tal sería una forma de resarcirlo. Yo como, el buen sembrador, que soy, en ara de reforestar, planto flores, arbustos y hasta hierbas. ¿Sabes algo, hermana?, el ministerio de medio ambiente de mi país invita a personalidades a celebrar su cumpleaños plantando un árbol.
Me fascinó este relato, Lili.
Sean para ti mis mejores besos y abrazos.

Kiki Nikon dijo...

Encantador cuento, donde el concepto de aprendizaje pasa por la cantidad de años vividos, pero sobre todo, por la trascendencia que se le adjudica a la vida.
Plantar un árbol es un símbolo de permanencia y fecundidad.

Realmente bueno. Un beso.

Liliana G. dijo...

Hola querido Rodolfo, es cierto, plantar lo que sea, pero plantar, conlleva una gratificación única. Me encantó el proyecto de tu gobierno de incentivar la plantación de árboles en el día de los cumpleaños, lástima que debería ser extensivo a todas las personas, no solamente a las personalidades, luego que cada quién elija si los planta o no.
Yo plantaría uno todos los años. Si ya lo hubiera hecho, a esta altura, tendría un bosque ;) (bueno, un bosquecito)

Gracias, hermano, siempre es maravillosa tu compañía.

Besos grandes.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Kiki, hay símbolos indiscutibles que hacen que la vida y la poesía vayan de la mano.

Gracias, amiga.

Un beso.

Duna dijo...

Plantar un árbol es seguir de forma firme estando en la vida. Es crecer cada día y florecer, aunque se caigan las hojas.

Muchos besos amiga.
Desde mis vacaciones te vengo a visitar.

Liliana G. dijo...

Así es Duna, enraizarnos en la vida nos permite seguir creciendo...

Muchas gracias y felices vacaciones ;)

Besotes.

Patricia 333 dijo...

Fijate Lili que yo hice lo mismo hace ya tiempo en un cumpleaños mio sali y plante un arbol que hoy esta enorme aqui afuera de mi casa que es la tuya , lo contemplo y las lagrimas salen con los recuerdos tan bellos de esos dias que fueron maravillosos al lado de mi esposo pero que hoy solo son eso recuerdos ya que el no esta a mi lado

Gracias Lili por este escrito

Liliana G. dijo...

No son "sólo recuerdos", querida Patricia, son los mejores recuerdos que podés atesorar. El árbol que plantaste y que hoy ves robusto y lozano, es el fiel reflejo de un pasado que no se irá nunca, porque es parte de tu vida, y que aún en la ausencia, sigue creciendo...

Gracias por compartir tus vivencias y hacerme partícipe de ellas. De todo corazón.

Un beso inmenso, amorosa.

Olga i Carles dijo...

Un año más...
Un año menos...
Pero siempre a nuestro favor.
Escribir el libro de tu vida, contiene toda la información de una saludable reflexión y orientación.
Plantar un arbol es la analogía de tener los pies bien firmes en el cielo y la cabeza bien dirigida hacía el cielo. Signífica establecer contacto con la Madre y Padre para no perderse. Que las raices y la copa mantengan siempre el equilibrio.


Gracias.

Liliana G. dijo...

Es como lo has dicho, Olga, esa analogía constituye el todo armónico de nuestras vidas.

Gracias, amiga.

Un cariño.

Antonio Misas dijo...

Un cuento maravillos Liliana. A mi me deja un sabor agridulce por esa necesidad que tiene el ser humano de perdurar, por ese momento de consciencia, de que el camino ya se no viene acortando, por ese olvido que con los años se nos viene encima para robarnos los recuerdos y por querer proponernos cosas cada nuevo año que al poco tiempo olvidaremos o nos dejaran de importar.
Magnífico cuento.

Besos

Liliana G. dijo...

Es verdad, Antonio, el tiempo es implacable, pero los recuerdos se preservan en la memoria para siempre, es como el disco rígido de una PC, la información se pierde solamente si está dañado :)

Gracias, Antonio.

Besos.