sábado, 16 de julio de 2011

PROFESIONALISMO

Ella sabrá lo que hace, ya es adulta y responsable de sus actos. O así debería ser. Por más que le insisto en que cambie de empleo, sigue firme en su decisión. Desde que se rompió los meniscos tratando de frenar, a su manera, al delantero centro contrario en un partido amistoso contra el Atletic, ha dejado de ser la misma, ni siquiera puedo acercarme al área grande de su portería, con lo cual resulta imposible meterle un gol.

34 comentarios:

Rosa dijo...

La experiencia es un grado, ahora está siempre alerta.
Besos.

Marcos dijo...

Con una mujer así no hay gol posible, habría que probar desde el tiro de esquina, jajajaja
Muy bueno, Lili, me encanta la sutileza de tu humor.

Besos, que tengas un excelente fin de semana.

Mary dijo...

Para poder meter un gol hay que ser muy astuto y hay muchos que no saben que cuando ellos van hay otras que han ido y vuelto 20 veces jajajajaj,...Muy bueno GENIO QUE ERES UNA GENIO¡!

Chuic x 1000.TQM.

MariCarmen dijo...

Muy buen humor!
Querida Liliana, como de costumbre.....Genio y figura, hasta la sepultura.

Me encanto, un fuerte abrazo.

Charly T. dijo...

Para poder acercarse, el marido debería ser el árbitro y sacarle tarjeta roja, jajajajaja
Estupendo micro ¡qué versatilidad la tuya!

Besos de domingo.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Rosa, la experiencia vale más que todas las teorías :)

Muchas gracias.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Habría que probar, Marcos...
Hay mujeres en todas las disciplinas de la vida, afortunadamente, pero claro, algunas nos dan cierta "ventaja", jajaja

¡Gracias!

Besos.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Marita, a veces con hacerse la distraída basta y sobra para ir y volver en un santiamén :)

Gracias, reina, tu entusiasmo es siempre contagioso.

Mil besos.

Liliana G. dijo...

¡Hasta la sepultura! Claro que sí, MariCarmen, sin humor la vida sería un aburrimiento total ¿verdad? :)

¡Muchas gracias!

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Esa es una buena alternativa, con una mujer así, todo el ingenio es poco :))

Gracias, Carlos, más besos domingueros, que comiences bien la semana.

**Andrea** dijo...

¡Al banco de suplentes! Jajajaja Me encantó, apenas unas líneas y me alegraste la lectura :)

Besos!!!!!!

Buen comienzo de semana!!!

//elojodelhuracan// dijo...

Estupenda tu chispa, Lili, hasta lo más sencillo se hace grande ante tu inventiva.

Un beso y un abrazo divertidos.

Liliana G. dijo...

Esa es la idea, Andrea, que la lectura también arranque una sonrisa. Gracias por dedicarme la tuya :)

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

Lo más sencillo, casi siempre, es lo más grande, querido Jorge, no hace falta que yo lo haga...

¡Muchas gracias!

Besotes.

(Eso sí, la chispa es mía, jajaja)

Marymar dijo...

¡Muy bueno! El humor y la literatura hacen un cóctel maravilloso, los lectores... agradecidos.

Besitos

Linus dijo...

Tan molesta situación se solucionaría con un penalty, las consecuencias serían menos "graves" (creo).

Derrochas poder de síntesis y buen humor. Enhorabuena, Liliana.

Recibe un gran abrazo.

Ricardo Miñana dijo...

Seguramente la quisieran tener muchos equipos aquí en España,
que tengas una feliz semana.
un abrazo.

Liliana G. dijo...

Eso es verdad, Marymar, la literatura puede convivir con el humor, armónica y bellamente.

Muchas gracias.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Mil gracias, Linus, no sé cómo se las arreglará un hombre con una mujer futbolista, pero el tema da para más de un entredicho risueño.

Besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

En España y en la Argentina también, Ricardo, es una lástima que no promocionen un poco más a las jugadoras de fútbol.

Gracias, amigo.

Besos.

Juan Sin Nombre dijo...

Meterle un gol es cuestión de maña y paciencia, jajaja
Muy bueno, el humor al servicio de la literatura siempre se disfruta.

Besos, Li.

Liliana G. dijo...

Gracias por tu propio buen humor, Juan, compartirlo es estupendo.

Besotes.

esteban lob dijo...

Hola Liliana:


¿Quién arbitraba "el partido?
Temo que los penales resulten inatajables.
¿Hubo algún autogol previo?
¿Los partidos duran también 90 minutos? Uff.
¿Hay tiempo complementario en caso de empates?
¿Concurren espectadores?


Cariños.

PATSY dijo...

Jajajaja Después dicen que el fútbol es cosa de hombres. A ver cómo se la arregla el susodicho.
Simpatiquísimo micro, con toda el humor que te caracteriza.

Mil besos.

(¡Había dejado un comentario y se me borró!)

ZEDIECK dijo...

Complicado no quiere decir imposible, de tanto patear al arco algún gol tendrá que hacer el pobre.
Me causó mucha gracia tu micro, Lili, voy de sorpresa en sorpresa con tus geniales salidas.

Besos.

Liliana G. dijo...

No creo que estos partidos sean de 90´, Esteban, y menos que haya espectadores, jajajajaja
Las otras preguntas las podrían contestar los miembros del equipo :)

Gracias por aportar tu humor, es genial.

Un beso grande.

Liliana G. dijo...

¿Y quién dijo que la literatura es aburrida? Hay veces, como esta, que me gusta salir de lo pautado y divertirme (y divertir) con estas pequeñas cosas que nos alegran la lectura.

¡Gracias, Patri!

Besotes.

(Sí, Blogger funciona bastante mal, a mí también se me borraron varios comentarios.)

Liliana G. dijo...

Me alegra que te hayas divertido con el cueno, ZEDIECK, esa es la finalidad, que llegue de una forma u otra :)

Muchas gracias, amigo.

Besos.

El Sentir del Poeta dijo...

Liliana vengo del blog de Santiago y me encanto el tuyo, bellas letras, buen humor, te sigo si me lo permites.
besitos para ti, que Dios te bendiga.

Liliana G. dijo...

¡Hola, El Sentir del Poeta"!

Muchas gracias por tus cálidas palabras y bienvenida a este rinconcito. No sólo te lo permito sino que me enorgullezco de que hayas llegado :)

Un besote.

Kiki Nikon dijo...

La única contra es que la pobre se rompió los meniscos, porque es un trabajo como cualquiera ¿o no? El gol ya llegará, paciencia :0)
Me gusta tu humor!!

Besos

Liliana G. dijo...

Claro que es un trabajo como cualquiera, Kiki, tenemos los mismos derechos ¿verdad?

Muchas gracias.

Un beso.

Antonio Misas dijo...

A veces es mejor cambiar de profesión y no aferrarnos al lugar a la cosa donde fracasamos o nos hicieron fracasar, en definitiva, donde perdimos. Dicen que una retirada a tiempo es una victoria. No hay por qué seguir sufriendo.

Muchos besos Liliana.

Liliana G. dijo...

Exacto, esa es la actitud, Antonio, no persistir en quedarnos donde nos empujan a perder. Quizás no debamos cambiar de profesión sino solamente de trabajo... Por mi parte, no pienso seguir sufriendo, ya fue suficiente ;)

Muchos besos más para vos, Antonio.