lunes, 12 de abril de 2010

TIEMPO MUERTO


-Por cierto, ¿hoy es domingo? -Y sin esperar respuesta agregó-. Parece mentira pero ya no recuerdo ni el día en que vivo… menos mal que hoy es domingo.

Su interlocutor lo miró de soslayo, asintiendo sin ganas. Luego cerró con llave la puerta del pequeño cuarto y salió del pabellón número cuatro.


-Pobre tipo -pensó-, no soporta ningún otro día que no sea el domingo, por suerte, aquí siempre es el día que uno quiere que sea.

Había terminado su turno y se disponía a caminar hacia la parada del autobús. No veía la hora de llegar a su casa. El hospicio daba para todo.

48 comentarios:

Juan Sin Nombre dijo...

La famosa "razón del loco", quizás más razonable que otras... ¿Por qué no?

Una realidad que muchas veces queremos tapar.

Muy bueno, Lili.

Mundo Animal. dijo...

HOLAAAAAAAAAAA AMIGAA ESTA GENIALL TU ENTRADAA ESPERO ,QUE TENGAS UNA BUENA SEMANAAA ABRAZOS Y QUE ESTES BIEN, BUENAS NOCHES
CHRISTIANNNNNN

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

CIERTAS REALIDADES QUE NO DESEAMOS VER...
BESOTES

El alegre "opinador" dijo...

A veces me gustaría que todos los días fuesen sábado... Pero hoy es martes. Conciencia de la realidad, le llaman. Genial microrrelato. ¡Cómo me gusta leerte!
Besos.

Liliana G. dijo...

Es verdad ¿quiénes son los locos? ¿No taparemos la realidad por miedo a que lo seamos nosotros?

Gracias, Juan.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola Chris! Recién te leo, así que... buenos días :)

Gracias, querido amigo.

Besazos y excelente semana.

Liliana G. dijo...

Y aunque no deseemos verlas, M. Ángeles, allí están, para recordarnos que son parte de la vida.

Gracias por pasar, amorosa.

Besotes.

Liliana G. dijo...

A mí también me gustaría que todos los días fueran sábados, lástima :)
Para colmo hoy es martes... 13, por aquí la superstición popular lo toma como día nefasto, y el dicho es: "martes 13, no te cases ni te embarques". Pero como no estoy dispuesta a hacer ninguna de esas cosas, no corro riesgo, jajajajaja

¡Gracias Opinador!

Besos

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana:
Mi saludo, hermana-amiga. Impactante relato este en que plantea la cruda realidad de la vida. Según dicen algunos, los siquiatras y loqueros (enfermeros de hospitales siquiátricos), de tanto bregar con ellos, se tornan aún más locos que sus pacientes... «Como el humano que soy, nada humano me es ajenos.» Comparto plenamente tus preguntas: «¿Quiénes son los locos? ¿No taparemos la realidad por miedo a que lo seamos nosotros?.» Además, yo me pregunto: ¿cuál sería el papel del cuerdo en un mundo de locos...?
Un gran abrazo querida hermana.

MAJECARMU dijo...

Tu post nos lleva a la conciencia de nuestros límites humanos a esa humildad,que nos facilita el aprendizaje y la cercanía empática a los demás..
Acabo de ver un video,que habla de conciencia y amor universal,de que todos somos uno y hemos de despertar amando y cuidando a los demás,unidos a la naturaleza,que es espíritu y nos requiere para llevar a cabo su inminente evolución.

Tu post es una llamada de atención,de comprensión y acercamiento al otro,porque somos responsables y estamos interrelacionados.

Mi gratitud y mi abrazo grande Liliana.
M.Jesús

Charly T. dijo...

La verdad que este cuento es impactante. Mostrás una realidad que habitualmente está tapada por la hipocresía de la sociedad, pero lo hacés de una forma serena que llama a la reflexión y que deja un sabor a ternura.
Felicitaciones una vez más, Lili.

Muchos cariños.

gaia56 dijo...

Hay muchas rejas que encierran los lunes, los martes, los...
Buen relato.
Un beso.

i am... dijo...

Paso a saludarte tras un tiempo de retiro.
Por cierto hoy es martes?...No me contestes que sí, no me des la razón como a los locos, ningún loco la queremos.

Besazosssss guapisima

moderato_Dos_josef dijo...

espectacular y agobiante. ya no sé si odio o temo a los domingos...
Besos!

Mary dijo...

¿quien determina la locura de un loco?,¿la cordura de un cuerdo?...creo que ni los locos son tan locos ni los cuerdos son tan cuerdos,así que vivamos el momento independientemente de que sea sabado,domingo o lunes,¿que más dá?,solo hay que vivirlos.

GENIAL REINA DE LAS LETRAS:)

Liliana G. dijo...

Querido Rodolfo, tuve oportunidad de pasar seis meses, cursando psicosis, en un loquero. Te puedo asegurar que fue una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Algunos no se distinguen siquiera a sí mismos lo que son, otros, tienen una inteligencia maravillosa, o una capacidad artística encomiable. Es de ver los poemas que me han recitado, si era para echarse a llorar de la belleza que trasuntaban...
Deberíamos abocarnos a valorar ese mundo como corresponde, allí también hay seres humanos como nosotros.

Gracias, amigo mío.

Besos.

Liliana G. dijo...

Comparto plenamente tu razonamiento, M. Jesús, como le contaba a Rodolfo, hay que estar en contacto con estos seres humanos incomprendidos y aislados, para saber que sienten, temen y aman como cualquiera de nosotros. Allí dentro, en el hospicio, también hay alegría y arte, pero mucho más, miedo y dolor. Los gobiernos, no se ocupan de los "loqueros", para ellos son una carga en lugar de una responsabilidad. Es muy penoso.

Muchísimas gracias, querida amiga.

Un beso inmenso.

Liliana G. dijo...

Como bien has dicho, Charly, la hipocresía de la sociedad es tal, que en lugar de ayudar, tapa la realidad. No podría haberlo contado de otra forma, amigo mío, hablando de ellos, la ternura me rebasa.

Gracias, muchas gracias.

Liliana G. dijo...

Es cierto, gaia56, son las rejas del egoísmo...

Muchas gracias y... ¡Bienvenida!

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

¡Hola, I am! Te diré que sí, que es martes, pero no para darte la razón de los locos, sino porque es la razón de todos nosotros, los eternos locos :)

Muchas gracias, amorosa.

Besos.

Liliana G. dijo...

¿No sería mejor que los disfrutes, José? :)

Gracias mil.


Besotes.

Liliana G. dijo...

Muy cierto, Marita, somos todos humanos y algunos tienen el derecho de ser diferentes. La palabra "loco", la ha inventado alguien que no sabía que detrás de cada persona hay un mundo único.

Muchas gracias, reina.

Besazos.

Nirvana dijo...

Lili, este cuento me impactó mucho porque recordé todas y cada una de las situaciones que pudimos observar, durante el curso del Borda.
Conocer el hospicio por dentro nos abrió las puertas (valga el contrasentido), a una nueva manera de enfocar el tema.
Una ternura, tu relato, me encantó.

Muchos besos.

Duna dijo...

Me parece genial que se pueda elegir el día.
¿Quién es el que es felíz, él o el que sale?
Los afortunado pueden elegir.

Liliana un placer leerte.
Besos amiga.

**Andrea** dijo...

Qué tristeza me dan estas personas, sumidas en su propio mundo y aisladas del resto. Tu relato es muy conmovedor y lo has manejado con suma delicadeza.
Muy bien desarrollado, pocas palabras, pero justas.

Besos.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Patri, fue una experiencia muy movilizadora, la sensibilidad le abrió paso a la sorpresa y al descubrimiento de esta realidad olvidada...

Gracias, amiga mía.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Estoy de acuerdo con vos, Duna, poder elegir es un privilegio que a los "cuerdos", muchas veces nos está vedado. La felicidad del "loco" radica en que se ha inventado un mundo de acuerdo a sus necesidades y que es únicamente suyo. Sabe que allí está a salvo.

Muchas gracias :)

Besos mil.

Liliana G. dijo...

Es cierto, es una tristeza, pero más que por su condición, lo es por la incomprensión de la sociedad y la falta de políticas de Estado que implementen su tratamiento y contención...

Gracias, Andrea.

Cariños.

Linus dijo...

Dos vidas que se cruzan, se interrelacionan, y viven de diferentes manera. Ambos comparten una porción de ese hospicio, a pesar de que ninguno de los dos quisiera estar allí.
Dos vidas, dos mundos...

Muy buen relato que lleva a la reflexión, querida amiga. Como siempre, es un placer leerte.

Besos.

Persis dijo...

...los borrachos y los locos...
¡Yo me siento "lunes" de marzo a diciembre y no lo puedo avitar!
Besotes!!!!

Persis dijo...

"evitar", quise decir...

Liliana G. dijo...

Dos vidas que se tienen que unir por lo más fino del cordel, Linus, y que seguramente se nutrirán mutuamente de alguna forma impensada.

Gracias querido amigo.

Un abrazo inmenso.

Liliana G. dijo...

Ese es el karma de todos los docentes, Persis,
Por lo menos, enero y febrero te sentirás domingo... o eso creo :)

Gracias, amiga.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Se entiende, Persis, se entiende... :)

Marcos dijo...

Estoy maravillado de la naturalidad y la ternura con que has tocado un tema que aún hoy es tabú. A través de tus relatos, lo obvio, se hace dúctil al razonamiento social.
En tan pocas líneas se adivina una historia inmensa.

Felicitaciones, Lili, sos "la Gardel" de las Letras, cada día escribís mejor.

Besos.

Liliana G. dijo...

Uy, Marcos... ¿No será demasiado? Pero no importa, me encantaron tus palabras, las disfruté, y me las quedo, la humildad también pasa por saber dar las gracias y sentirlas con el corazón...

Besos y cariño, querido amigo.

esteban lob dijo...

Me recuerda, Liliana, los tiempos en que yo animaba el programa "Saludando al día".
Todos los lunes invocaba: "¿Desganado, atormentado porque usted cree que comienza la semana laboral?
Mentira, hoy es viernes. Arriba el ánimo".

Por cierto nadie me creía, pero igual los auditores se animaban.

Un beso.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola Liliana G.!
Cosas del Humano/a.

Saludos de J.M. Ojeda.
P.D. Menos mal que hoy es Sabado.
Buen fin de Semana.

Liliana G. dijo...

Jajajajaja Esteban ¡sos genial! Cómo no se iban a animar con tal deliciosa muletilla. A mí de sólo leerla se me iluminó la cara :)

Gracias por compartir tus historias, no sabés cuánto las disfruto.

Besos.

Liliana G. dijo...

¡Hola, José Manuel! Es verdad, si no fuéramos Humanos, no nos pasarían ciertas cosas.

Estoy de acuerdo ¡menos mal que es sábado! ;)

Muchas gracias y buen fin de semana.

Abrazos.

Rosazulyoro dijo...

Conmovedor. Una realidad sacada a la luz con maestría. Puedo ver que eres una gran observadora de la Vida (acabo de leer tu último poema).
Cariños

Rosario dijo...

Qué tristeza!! tu entrada, tenemos que dar todos los días gracias a Dios por vivir en una família y en una casa normal.
Un abrazo desde mi librillo.

Liliana G. dijo...

Si no observara, no podría escribir, Rosazulyoro. La ficción se nutre de la realidad y se adorna con la fantasía...

Gracias y bienvenida.

Cariños.

Liliana G. dijo...

Es verdad, Rosario, es un tristeza. La vida es un poco tristeza y otro poco alegría, escribir sobre ambas es escribir sobre ella.

Gracias, de todo corazón.

Besotes.

Charo dijo...

Hermosa entrada amiga!!!
Buen día.

Besos

Liliana G. dijo...

¡Hola Charo! Muchas gracias, amorosa.
Tu visita siempre es un gran gusto.

Besos :)

Rosario dijo...

Hola Liliana, tu entrada es todo realidad, las politicas, hablan, se reunen, vuelven a hablar y al final no solucinan nada...
Gracias por comentar mis páginas y un abrazo fuerte desde mi librillo.

Liliana G. dijo...

Hola, querida Rosario, perdón por mi contestación tardía, recién veo tu comentario.
Gracias por estar y por compartir tu punto de vista.

Besazos :)