miércoles, 28 de abril de 2010

YO, LA MISMA

¡Imbéciles! ¡No tienen derecho! ¿O acaso creen que me aguantaré de escuchar cómo me difaman gratuitamente? Mi vida es mía ¿entienden? Y hago con ella lo que quiero, lo que siento y lo que necesito. No soy ni mejor ni peor que otra, soy… cómo decirles… digna, sí, eso mismo, digna.

Porque aunque soy una mujer pública también tengo sentimientos, disfruto y sufro como cualquiera. Es cierto que mi trabajo es, por lo menos, comprometido, pero alguien tiene que hacerlo y además yo siento un gran placer al ejercerlo… Si pudiera volver a nacer, sería nuevamente parte de este gobierno.

54 comentarios:

apm dijo...

Vaya una gobernante con poquita cintura... está bien que le guste su trabajo y se entregue a él lo mejor que sepa y pueda, nadie dice que sea fácil gobernar, pero mala cosa con esa prepotencia !muy mala cosa!, !muy mala!, !malísima!
¿tiene continuidad este relato?, porque es que intriga, eh Lili... sigue por fa.

Un besote gordísimo y sonoro

Linus dijo...

Me has engañado soberanamente, pues he creído que la dama se dedicaba al oficio más viejo del mundo, y luego me encuentro con que ejerce otro, que no es tan viejo, pero que es... muy poco digno para algun@s, jajajaja

Muy bueno, Lili, muy bueno.

Besos.

MAJECARMU dijo...

Liliana,veo en tu relato,que lleva una pequeña"trampa-enganche".Nos haces creer en la dignidad de la "mujer de la vida.."que tiene derecho a defenderse y a vivir..Después resulta que es una "gobernanta.."Que también ha de defenderse ante la crisi actual..
..Y es que las dos son mujeres públicas con cuerpo,alma y voluntad para dirigir su vida.
Un doble enfoque muy bien llevado,directo y mantenido con maestría hasta el final..!!
Mi felicitación y mi abrazo grande,amiga.
M.Jesús

Rodolfo Cuevas dijo...

Liliana:
¡Bueno, al junto de Linus, ya somos dos los confusos!; pues, en principio, yo también pensé que se trataba de una meretriz y resulta que no, que es una política perteneciente a esa raza, tan prepotente, inepta e ineficiente que, hoy en día, pululan en los gobiernos nuestros (perdón por el juicio de valor), en fin me enderecé y entendí muy bien el relato y, ciertamente, me gustó. Gracias, hermana Lili, por compartirlo con nosotros, recibe de mis tiernos abrazos.

Duna dijo...

Ya sea de una forma u otra, tanto una mujer de vida pública, como una gobernante, son dueñas de sus vidas.
Me gusta como has manejado el paralelismo entre una figura y otra.
Muchos besos amiga

Liliana G. dijo...

¿Verdad que sí, apm? Es que cuando alguien llega al poder, generalmente se convierte en otra persona de la que era, o a lo mejor ya era así y lo disimulaba... y como decimos por aquí "mostró la hilacha"...
¿Continuidad? No lo sé, jajajajaja

¡¡Muchas gracias!!

Besazos gordotes.

Liliana G. dijo...

Bueno, Linus, la trampa era justamente la sorpresa, y por lo visto dio resultado :)

Gracias, amigo.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Estoy despuntando el arte del "enganche", M. Jesús, y creo que lo estoy logrando :)
Pero yo haría una pequeña gran salvedad respecto de ambas mujeres. Las primeras, luchan por sus derechos, las segundas, hacen que el pueblo luche por los suyos, no siempre, pero el poder enceguece las voluntades. De allí la ironía.

Muchas gracias, querida amiga.

Un beso muy grande y un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Hola, querido Rodolfo, nadie mejor que vos para comprender la esencia del relato, y sí, ambos sabemos de lo que hablamos. "A buen entendedor, pocas palabras". :)

Gracias de todo corazón, hermano sudamericano.

Besotes.

Liliana G. dijo...

Querida Duna, sí, es cierto, ambas son dueñas de sus vidas, pero una, es dueña también de las nuestras, allí radica la nimia diferencia :)

¡Muchas gracias!

Besos.

Juan Sin Nombre dijo...

Jugar con las palabras, con la altura con que vos lo hacés, resulta maravilloso. El "engaño" inicial lleva a la sorpresa y es imposible no esbozar una sonrisa cómplice. Muy bueno, Li.

Besos.

Paloma Corrales dijo...

Ingeniosa ambivalencia, no tiene desperdicio, enhorabuena.

Besos.

moderato_Dos_josef dijo...

todos los gobernantes son un poco prostitutas no?
Besos.

Creatura dijo...

Les solicitamos artículos literarios, críticas literarias, reseñas
literarias, cartas literarias, poemas, relatos breves, cuentos, manifiestos
literarios, monólogos literarios, diálogos literarios, citas literarias
comentadas, sentencias o axiomas literarios, literatura oral rescatada,
documentos literarios antiguos desconocidos o poco conocidos,breves guiones
de teatro, breves guiones cinematográficos, epitafios
literarios...creaciones literarias de cualquier tipo, género o subgénero.
Incorporaremos Secciones, como la literatura infantil, la literatura de
trerror, la literatura de humor, la literatura rosa, la literatura de
ciencia ficción, la literatura erótica, la literatura de suspense, la
literatura histórica, traducciones literarias, etc, etc. Se trata de
conseguir un *órgano de expresión literario* de todos para todos.
*¡Consigámoslo
divulgando al máximo esta idea y participando en ella!*
G R A C I A S.

creaturamarmolejo@gmail.com

http://revistacreatividadyliteratura.wordpress.com

princesa_ dijo...

Lili, antes de caer en el error he tenido que leerte dos veces. Qué curiosamente has tejido esa tela de araña de manera que pensáramos que se trataba de ese viejo y antiguo trabajo.
Aunque..tienes razón. En ese aspecto los políticos tienen algo de putas y viceversa. Solo he encontrado algo que antes les distinguía:
Acá en España solía decirse "callada como una puta" por eso de que oían, veían y callaban.
Eso es lo que les hace falta a los políticos, a muchos de ellos, un poco del saber de una "puta" para hablar y callar a tiempo.
Un tema escurridizo muy bien tratado linda.
Siempre cerca, tu princesa_

Liliana G. dijo...

Es que las palabras están hechas para que juguemos con ellas, Juan, ¿quién dijo que la Literatura no es divertida? ;)

¡Gracias!

Besotes.

Liliana G. dijo...

Muchas gracias, Paloma, el desperdicio es escontrarse con "personajes" como este... :)

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Yo creo que sí, Josef, es muy raro que se salve alguno :)

Gracias, amigo.

Besos.

Liliana G. dijo...

Gracias, Creatura, pasaré a visitarlos para ver de qué se trata.

Saludos.

Liliana G. dijo...

¿Y las que tienen las dos profesiones? Jajajajaja
Me encantó tu comentario, Princesa, hay que ver cómo se ha perdido la discreción hoy en día. Las putas no tienen problemas en hablar de sus clientes, y las gobernantes, hablan tanto sin decir nada que no sabemos si lo hacen para perjudicar a los "clientes", o porque no saben qué decir...

Me ha hecho mucha gracia, lo que has dicho, porque me hiciste pensar cosas que no había pensado al escribir el relato :)

Muchas gracias, amorosa.

Besos y cariños.

Mary dijo...

Si esque no pude ser,cuando digo que eres la REINA eres la REINA, haces y desaces a tu antojo,nos ilusionas,nos haces soñar y ahora nos engañas,yo igualito que Linus,me has dejado flipando jajajajaj.

Un besazo¡!

Charly T. dijo...

Me dejaste maravillado con tu capacidad para enlazar la ironía con la incógnita del cuento, que recién se revela en el final. No sé si estoy demasiado sensibilizado por la realidad inmediata, pero este cuento me parece magnífico.

Besos.

Francisco Javier dijo...

Tu vida es tuya, que nadie te la robe tu eres la que dice lo que debe y no debe de hacer, besitos amiga, feliz finde.

Abrazos.

Kiki Nikon dijo...

Fina ironía, crítica social y una pizca de humor, definen este genial relato, todo resumido en muy pocas líneas.
Vengo de Bitácora de vuelo, y me maravilla la fluidez con que puedes pasar de la prosa a la poesía, manteniendo la misma fuerza en todos tus escritos.
Sí que vale la pena leerte.

Cariños.

medianoche dijo...

Hola Amiga, tiempo de no visitarte hoy te encontré en mi correo y decidí que quería saludarte, y leerte, me encuentro con un relato muy particular, envolvente, que al final no sería lo que creo todos pensábamos, muy bueno e irónico texto.

Besos

Estrella Altair dijo...

Buenísimo.. no puede ser mas cierto..

Esta bien el simil..

No se si esas mujeres publicas son tan felices como otras.. creo que en estos momentos el poder les roe las entrañas y se nota...

no hay formación emocional en politica y el reptil salta en hombres y en mujeres.

Un saludo

Liliana G. dijo...

Esa es la idea, Mary, sin suspenso no hay emoción... todo va bien hasta que en el final ¡zás! el golpe de gracia :)

Muchas gracias, dulce.

Besazos.

Liliana G. dijo...

Creo que todos estamos sensibilizados "con la realidad inmediata", Charly. La ironía puede desnudar muchas situaciones, no lo dudes, pero también puede ser un arma de reflexión.

Gracias, amigo.

Un cariño grande.

Liliana G. dijo...

Claro que sí, Francisco, todos somos dueños de nuestras vidas y podemos hacer de ellas lo que se nos venga en gusto y gana... mientras no molestemos o torturemos a los demás :)

Gracias, querido Frank, buen fin de semana.

Besos mil.

Liliana G. dijo...

Muy agradecida por tus palabras, Kiki, mi pasión es escribir, no importa si es poesía o prosa, hago lo mejor que puedo, siempre tratando de aprender.

Gracias por captar el significado del texto de forma tan animosa.

Besos.

Liliana G. dijo...

Hola Medianoche, me encanta que vengas cuando "te da la gana", ese es el verdadero valor de la visita y el que realmente tiene sentido.

Gracias por tus palabras y por tu franqueza, las aprecio mucho.

Besotes :)

Liliana G. dijo...

Lo has captado de maravillas, Estrella Altair, es que cuando el poder se sube a la cabeza de alguien, no tiene límites que lo contengan...

Bienvenida, es un gusto encontrarte en este espacio.

Cariños.

**Andrea** dijo...

Lili, vengo súper emocionada de tu otro blog luego de leer tu poema y me encuentro este genial microrrelato que me arrancó una sonrisa cómplice :)
Hay algun@s gobernantes que aún no saben cuál es su verdadera profesión ;)

Besos, me encanta leerte.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

LILI LA PALABRA GOBIERNO ME PONE LOS PELOS DE PUNTA, ULTIMAMENTE ESTOY FUERA DE SI... CONTINUA EL RELATO, POR FA

salvadorpliego dijo...

Vaya ingenioso y sorpresivo cierre. Bueno, me fui con el engaño al principio.

Un gran abrazo para ti.

Liliana G. dijo...

Hay profesiones para todos los gustos, Andrea :)

Gracias por leerme con tanto cariño.

Un besote grande.

Liliana G. dijo...

A mí me pasa exactamente lo mismo, María Ángeles, hay que ver cómo tengo mis propios pelos, jajajajaja
Bueno, con eso de seguir el cuento, no lo había pensado, pero como ya sos la segunda persona que me lo pide, lo pensaré :)

Muchas gracias, amorosa.

Liliana G. dijo...

Con que me digas que el cierre te pareció ingenioso, Salvador, ya me doy por halagada. A veces la Literatura nos permite jugar con las palabras y con la sorpresa :)

Muchas gracias.

Un fuerte abrazo.

Nirvana dijo...

Liliiiii, pasé varias veces por tu blog para ver si habías publicado algo nuevo, y recién me doy cuenta de que no te dejé comentario :(

Por supuesto que he leído el relato, y no pude menos que esbozar una sonrisa... hay que vivir aquí para darle al cuento la connotación que se merece. ¡Me encantó!

Ahora sí, me voy tranquila :)

Besos

Liliana G. dijo...

Ya me parecía a mí, que siendo siempre unas de las primeras (junto con Mary), esta vez no hubieras "aparecido" ;)

Gracias, Patri. Ahora fuera de broma, lo importante es que me lean, no que me dejen comentarios obligadamente, aunque ellos, por lógica, me gratifican y me alientan.

Besotes.

Marcos dijo...

Un cuento con sorpresa, siempre es un buen cuento, por lo menos cuando lo escribís vos. Está muy bueno, Lili, sobre todo porque tenemos grandes ejemplos en la misma situación en la vida real. Uno se siente identificado.

Cariños.
(No está mal eso de seguirlo, como te piden algunas chicas)

Alberto Hugo Rojas dijo...

LINDO SIEMPRE LEERTE.
BESOS DEDE LA OTRA PARTE DEL MUNDO DONDE UNO SINTE TU ORILLA. PUES DE ALLI ME LLEGAN MUY BUENAS COSAS.

caminante dijo...

Me has sorprendido, ¿o no?

Un gran abrazo y mis felicitaciones

Liliana G. dijo...

Es que vivimos de sorpresa en sorpresa, Marcos, en realidad, un cuento con sorpresa no debería sorprender :)

En cuanto a seguirlo, no lo sé aún, no tuve tiempo de pensarlo...

Gracias, amigo.

Besazos.

Liliana G. dijo...

¡Hola Alberto! ¡Muchas gracias! Sos un cariño.

Besos y abrazos.

Liliana G. dijo...

Espero que sí, Caminante, es como jugar un poquito a las escondidas con las palabras. La Literatura también puede ser divertida :)

¡Gracias!

Un besote grande.

Marucha dijo...

Liliana,que me atrapas con tus relatos.
y tal vez el de la mujer que vende su cuerpo sea más digno,porque da algo de si,algo íntimo,y la persona que llega al poder,se convierte en un pulpo,que pide y pide,y si no,pues ya encontrará un modo desde las alturas para arrebatar.

recibe un abrazo y muchos besos.

Liliana G. dijo...

Que te atrape con los relatos es el mejor cumplido, Marucha :)

Estoy completamente de acuerdo con vos, la dignidad no pasa por el cuerpo si no por el corazón, y a decir verdad, los que se hacen con el poder, no tienen ni lo uno, ni lo otro, lamentablemente.

Gracias de todo corazón, amorosa.

Besos y cariños.

Margarita dijo...

Liliana, que hasta que no leí la última línea yo pensaba que esta mujer se dedicaba a otra cosa. La foto tampoco ayuda, hay que ver los prejuicios cómo se las gastan; puede ser política y así de sexy, pero lo das por sentado. Ingenioso el engaño :). Un placer leerte. La carta de la entrada anterior es simplemente soberbia. Me ha dejado sin palabras. Un gusto visitarte.

Un abrazo,

Margarita

Liliana G. dijo...

Hola Margarita, bienvenida, es un placer encontrarte en este espacio.
En cuando al cuento, me he divertido con esta travesura del final, las palabras también pueden ser un juego :)

Me da mucho gusto que te hayan impactado ambos relatos, este y el del post anterior.

¡Gracias!

Otro abrazo.

Olga i Carles dijo...

Cada uno tiene derecho a su própia vida.
Siempre ha sido parte de la humanidad, el hablar gratis de los demás, haciéndose su història, que la mayoría de las veces, nada tiene que ver con la realidad.
Es una insentatez pero no lo vamos a detener.
Seamos simplemente de ese tripo de amenazas, disfrutando de la vida y amandolola, de esa manera lo demás se desvanecerá.


Gracias.

Liliana G. dijo...

Hola, Olga, bienvenida. Claro que cada uno hace de su vida lo que se le antoja y con todo derecho. Este es sólo un cuento irónico, un juego literario y una denuncia social a quienes ostentan el poder político de turno. Lo social, somos todos, allí sí podemos opinar.

Gracias :)

Rebecca dijo...

hola Liliana,
apenas entro a tu blog, y siento una fuerza y un brote de energía. No conozco el precedente, pues empiezo ahora a leerte. Pero seguramente hay una razón para ese brote de energía.

Te felicito que tomes las cosas con esa seguridad y confianza.

Hasta pronto...
En mis blogs!

con carino^^
Rebecca

Liliana G. dijo...

Bienvenida Rebecca. No hay precedentes, ni razones especiales para mis "brotes de energia", yo soy así, jajajaja
Quiero decir, que cualquier empresa que comience, por mínima que sea, me gratifica de tal manera que me impulsa a poner a su disposición la energía que pueda. Es que creo que el resultado de un emprendimiento, depende en buen grado de la actitud con que se lo encare. ¡Palabra!

Me da muchísimo gusto de que te hayas percatado de eso, porque de esta forma, intuyo que mi energía está bien encaminada :)

Por supuesto que pasaré por tus blogs, no me lo perdería ...

Muchos cariños, esta puerta queda abierta para cuando gustes pasar :)